“Me costó mucho anteponer los estudios al baloncesto profesional”

Chema Gil fue uno de los integrantes de la selección española sub-20 que conquistó el oro en el Europeo de Bilbao en el año 2011. Compartió vestuario con jugadores que ahora son de talla mundial, como Mirotic, Hernángomez o Joan Sastre , entre otros. A pesar de ser uno de los jugadores más prometedores de su generación siempre tuvo claro cuáles eran sus prioridades, y es por eso que antepuso los estudios a su prometedora carrera. Aunque no se arrepiente de ello sí que cuenta con nostalgia cómo fueron sus días en el baloncesto de élite.

Pregunta: Muy buenas tardes, Chema, cuéntenos, ¿Cómo es su nueva vida, alejado del baloncesto profesional? ¿Con menos presión?

Respuesta: La verdad es que algo menos de presión sí que hay, sobre todo en comparación a cuando estaba en el Real Madrid, acostumbrado a entrenar tanto por la mañana como por la tarde, a muchos viajes, a muchos partidos, y la verdad es que esa vida es incompatible con el trabajo. Entonces en ese sentido sí que noto una menor presión, ahora sigo jugando, aunque ya no a ese nivel, con entrenamientos por la tarde, y esa presión de tener que viajar cada fin de semana y de entrenar por la mañana y por la tarde ya no la tengo.

P: Actualmente milita en el Real Canoe NC, ¿cómo se siente en su nuevo equipo?

R: Es mi primer año en este club, es un equipo recién ascendido a categoría LEB plata, con mucha gente nueva, entonces aún estamos conociéndonos, viendo qué es lo que cada uno puede aportar al equipo, hay muy buen compañerismo en el vestuario, creo que tenemos buenos jugadores y que podemos hacerlo bien, aunque no hayamos arrancado de la mejor manera posible ya que nos está costando adaptarnos un poco a esta categoría. Pero la verdad es que me siento cómodo y muy contento.

La aventura irlandesa

P: El año pasado estuvo estudiando un  Máster de Economía en Irlanda, pero somos conscientes de que militaba en un equipo irlandés. ¿Cómo fue esa experiencia?

R: A mí me surgió esta oportunidad a través del baloncesto, allí la liga no es muy competitiva en comparación con España, y la manera que tienen de atraer a jugadores de otros países es ofreciendo becas. Entonces me puse en contacto con un entrenador de un equipo de la primera división irlandesa, y lo que me ofrecían era estudiar con una beca de un máster, en una universidad con la que tenían un convenio, y al final fue por eso por lo que me fui a Dublín, un poco para perfeccionar el inglés, para hacer el máster y para seguir jugando al baloncesto, eso sí, a un nivel muy distinto al que había en España, porque el baloncesto no está tan desarrollado como lo está aquí.

P: Nos consta que fue valorado en más de una ocasión como MVP. ¿Fue su paso por el Real Madrid la causa de que estuviera  un peldaño por encima del resto de jugadores de la liga Irlandesa?   ¿Era muy bajo el nivel de la liga?

R: Sí, desde luego el haber jugado en el Madrid me hacía estar un poco por encima, no tanto porque yo hubiese entrenado muchísimo en el Madrid, que también, sino porque, como dices, el nivel de la liga irlandesa es bastante bajo, es probablemente una de las peores ligas de Europa. Para que te hagas una idea el nivel es similar al de la cuarta división de aquí de España. (Entre risas) Si que es cierto que recibí algún titulillo a nivel personal, pero eso es algo anecdótico, porque ya te digo, había bastante diferencia de nivel, y el jugador europeo se aprecia muchísimo en Irlanda, porque el baloncesto irlandés tiene mucho que aprender, está en desarrollo y les satisface que haya jugadores españoles o europeos que vayan allí a jugar.

“Cuando llegué al Madrid apenas tenía experiencia jugando al baloncesto”

P: Llegó a ser considerado uno de los jugadores con mayor proyección y futuro del Real Madrid, ¿cómo valora su paso por el conjunto blanco?

R: Fueron unos años muy buenos, en los que aprendí un montón, yo llegué con 16 años, apenas había jugado al baloncesto, casi ni siquiera con mis amigos, llegué muy verde por decirlo de alguna manera, y consiguieron sentar las bases, gracias a las cuales me he podido dedicar al baloncesto, fue una etapa extraordinaria, aprendí mucho, y ha servido para que yo haya podido jugar en otros clubes y haya sido considerado un jugador de renombre.

P: Jugaba en el segundo equipo del Real Madrid y con muy buen rendimiento, ¿no se llegó a plantear un posible ascenso al primer equipo? ¿Cree que de haber continuado en el equipo lo hubiera conseguido?

R: Bueno, al tratarse del Real Madrid, el paso del segundo equipo al primero siempre es complicado porque al final el club dispone de muchos recursos económicos, y siempre va a acabar tirando de dinero antes que de cantera, porque al final al Madrid le interesa ganar títulos y en ese sentido tiene un poco menos de paciencia con la cantera. Es complicado. Yo tuve la suerte de entrenar con el primer equipo, como has dicho antes fui considerado promesa de mi generación, pero al final lo intentaba compaginar con la carrera universitaria, siempre di más prioridad a la carrera que al baloncesto, porque era consciente de que el baloncesto llega un momento en el que se acaba, y yo quería tener asegurado un futuro para después del baloncesto, y eso fue lo que hizo decantarme, y que no quisiera dar ese salto de profesionalidad entrenando más para dedicarme al baloncesto profesional, porque hubiera supuesto dedicarme en cuerpo y alma y consideré que iba a ser incompatible con los estudios.

“Cuando mi entrenador me dijo que me había convocado la selección pensaba que me tomaba el pelo”

P: Llegó a ser convocado varias veces a las categorías inferiores de la selección nacional, ¿qué sintió en la primera convocatoria? ¿Y en el debut?

R: La primera vez que me llamaron me lo dijo mi entrenador del Madrid, pensaba que me estaba tomando el pelo  porque yo llevaba pocos años jugando a un nivel medio profesional y lo veía completamente inviable, no consideraba que tenía un nivel suficiente, por lo que fue una sorpresa, una alegría, ya te puedes imaginar. Jugar con la selección para mí era lo máximo a lo que podía aspirar en el baloncesto, y sobre todo no me lo esperaba para nada. En el primer partido no me podía terminar de creer que estuviera jugando con España, disfruté mucho cada partido en el que tuve la oportunidad de representar a España y la verdad es que guardo con mucho cariño esa experiencia.

P: En la selección española  compartió vestuario, al igual que en el Real Madrid, con gente que hoy en día está jugando en grandes ligas como la NBA o la ACB, ¿nunca ha pensado que de haber seguido jugando, habría llegado a jugar  también en  una gran liga?

R: Sí, desde luego es algo a lo que le das bastantes vueltas, porque como dices tengo compañeros, a los que considero amigos también, que están jugando en la ACBincluso en la NBA. Cuando ganamos el oro tuve la oportunidad de engancharme a la posibilidad de ir a algún equipo bueno, porque en ese momento estábamos muy bien considerados y entonces siempre se te queda ese pensamiento de que ahora mismo podría estar en el lugar de mis compañeros. No me arrepiento de haber antepuesto los estudios pero siempre va a estar presente en mi cabeza la pregunta de qué hubiera pasado si…

“Ganar un título con España es lo mejor que me ha pasado en el baloncesto”

P: En el año 2011 se proclamó campeón de Europa sub-20 con la selección, ¿es quizá su mayor logro en el baloncesto?

R: Sí, la verdad que totalmente, era mi tercer año con la selección El primer año no tuvimos suerte en cuanto a medallas, el segundo año conseguimos un bronce, y el último año, que además era mi último año con la selección, teníamos un muy buen equipo. El Europeo se jugaba en Bilbao, jugar delante de nuestra gente  era un plus de motivación y desde luego ha sido mi mayor éxito sin ninguna duda. En el Madrid no tuve la oportunidad de ganar un título de dimensiones similares, y además fuimos el primer equipo en conseguir un europeo sub-20 con España. Y desde luego sí que ha sido lo mejor que me ha pasado en el baloncesto.

Una dura decisión

P: Siempre tuvo claro que iba a dar prioridad a sus estudios antes que al baloncesto. A pesar de eso, ¿fue dura la decisión de abandonar el baloncesto profesional? ¿Se ha arrepentido alguna vez de esa decisión o le ha dado alguna vuelta?

R: Sí, totalmente, al final por mucho que me hubiera hecho a la idea de anteponer los estudios y de que el baloncesto era secundario, era un hobby, un complemento, algo con lo que desconectar, al final son muchos años jugando a un gran nivel, a nivel profesional, entrenado todos los días, con viajes, partidos, y al final decidir poner punto y final a todo eso siempre cuesta. Ahora estoy jugando en el Canoe, no a ese mismo nivel, pero soy consciente de que llegará el momento en el que no pueda compaginarlo con el trabajo y tenga que dejarlo. Arrepentido no, pero vueltas le he dado muchas, por lo que te decía antes, que bastantes compañeros con los que he jugado en el Madrid y en la selección estén jugando ahora mismo en grandes equipos y estén viviendo muy bien y ganando buen dinero, todo hay que decirlo. Lógicamente me hace darle muchas vueltas, me hace dudar, pensar en lo que hubiera pasado, pero luego cuando me paro a pensarlo fríamente, llego a la conclusión de que hice bien en su momento, además hoy en día el baloncesto en España está complicado, hay que esforzarse mucho, nada te asegura que vayas a llegar, y, bueno, siempre he preferido tener la seguridad de contar con una carrera, un máster, ahora estoy trabajando, y la verdad es que prefiero esta seguridad.

(Visited 203 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.