“He erradicado una enfermedad hereditaria en perros”

Manuel Villagrasa es uno de los pocos veterinarios oftalmólogos en España y de los más reconocidos tanto fuera como dentro del país. Ha conseguido erradicar enfermedades, ha sido pionero en distintas actividades veterinarias… Villagrasa cita a este periódico en su clínica, situada en la calle Goya, en Madrid. Se encuentra atendiendo a unos pacientes, y nos deja pasar a la consulta con ellos. Se puede observar que su consulta cuenta con una gran tecnología y atiende muy bien a sus pacientes, incluso hablando de temas fuera de lo profesional. El veterinario mira  y directamente dice que ama su profesión y que le gustaría escribir sobre todo lo aprendido y vivido. Al irse los pacientes comienza la entrevista.

Pregunta: Bueno, lo primero de todo, empecemos desde el principio, desde su infancia. ¿La vivió rodeado de animales?

Respuesta: No, aunque mis padres habían tenido perros de pequeños, ellos decían que no, que Madrid no era un sitio, en aquella situación, para tener perros. Te estoy hablando de hace 55 años más o menos.

“Con seis años ya tenía claro que quería ser veterinario”

P: Y entonces, ¿por qué animales?

R: Con seis años ya tenía claro que quería ser veterinario. En principio quería hacer vacuno. Empecé a estudiar la carrera, fui un pésimo estudiante hasta que empecé la carrera, ahí comencé a estudiar de verdad. Cuando acabé la cerrera fuimos a hacer unas prácticas a Asturias y estuvimos un mes de prácticas con un veterinario y dije “lo mío no son las vacas y me dedicaré a otra cosa”. Al acabar la carrera, con el servicio militar fui destinado primero a Camposoto (Cádiz), y luego a Ceuta, en regulares. El veterinario que estaba de reemplazo, que se encontraba con el capitán veterinario, se licenciaba y me ofrecieron quedarme en su lugar. Más tarde me mandaron a Remonta, en la frontera de Marruecos, y estuvimos trabajando y de ahí me pasaron a veterinaria y me empezaron a gustar los perros. Cuando vine a España me compré un oftalmoscopio, tenía claro que me gustaba la oftalmología.

P: Estudió en la Complutense, pero también es diplomado, entre otras, en la universidad de Toulouse. ¿Hay mucha diferencia en cuanto a la enseñanza en Francia con España?

R: Sí, porque  Francia tiene cuatro facultades nada más. La formación es mucho más concienzuda en Francia  que en España. Hay excelentes veterinarios en ambos países. El aprendizaje en Francia es más fácil, pero el estudio es más complicado, de hecho hay universidades de aquí, privadas, que reciben estudiantes de Francia, porque allí no tiene posibilidades de cursar estudios. Son muy exigentes con la gente que entra.

“He erradicado una enfermedad hereditaria recesiva en perros”

P: Ha dado conferencias y cursos en muchos países. ¿Qué me puede contar de eso?

R:  Siempre me ha gustado mucho la docencia, de hecho soy el profesor encargado de oftalmología en la universidad de Alfonso X el Sabio.

P: Es de los pocos oftalmólogos en España. (Interrumpe y añade: “Bueno, quizás el más viejo de los actuales”). ¿Por qué cree que esta especialización no abunda tanto como otras?

R: Es difícil, requiere mucho “aparataje”, mucha afición, requiere una serie de condicionantes que no todo el mundo está dispuesto a invertir, a aprender… requiere mucho esfuerzo. Siempre estás aprendiendo en esta especialización, hay que estar al día, estudiando, leyendo mucho…

P: Es muy afamado en su profesión, ¿qué diría que le hace tan considerado?

R: No sé si seré muy considerado pero pienso que hemos estado un poco en la avanzadilla, fuimos los primeros que hicimos un cirugía de cataratas, fuimos los primeros que pusimos una lente intraocular, los primeros en hacer una ecografía ocular con ecógrafo… Tenemos el único premio español en Europa al “mejor trabajo científico publicado en Europa”, pero fundamentalmente por la afición y las ganas de buscar.

La espera mereció la pena

P: Me ha parecido escuchar cuando estaba con los clientes que ha erradicado una enfermedad. ¿Cómo fue el proceso?

R: Sí, una enfermedad hereditaria recesiva, lo que en humanos se conoce como anirídia. Cuando ves a dos perros de la misma raza que tienen la pupila dilatada y no la contraen y no tiene iris, piensas “esto tiene algo que ver”. Lo interesante de esto fue que cuando fui a la facultad, no me hicieron mucho caso, y yo con los datos que tenía mandé un fax al profesor Aguirre (explica que es un veterinario que consta en las editoriales de las mejores revistas de oftalmología humana). No me contestó y al cabo de los meses, me llaman de Estados Unidos, que acaban de descubrir en una pila de cartas sin abrir, una mía que le interesaba muchísimo. Él cogió vacaciones para recoger sangre de estos perros y durante diez años hemos mandado sangre a analizar, y el hizo el estudio genético de todo esto.

“Mi mayor orgullo no ha sido ganar premios, sino que uno de los mejores profesores contara conmigo”

P: Es poseedor de varios premios de AVEPA (Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales) y FECAVA (Federación Europea de Asociaciones Veterinarias de Compañía), debe ser un orgullo para usted que se reconozca tanto tiempo de estudio y dedicación.

R: Fíjate, mi mayor orgullo no ha sido ese, ha sido  que un veterinario que me enseñó oftalmología, el profesor de la facultad de Toulouse, me invitó con los mayores profesionales del mundo, me pidió a mí hablar de su tema favorito. Eso sea quizás mi mayor reconocimiento personal.

P: ¿Cómo diría que es el nivel en España en cuanto a oftalmología con el resto de Europa?

R: Cada vez mejor, es muy bueno. Con el resto de Europa está casi al mismo nivel, en algunas cosas podría estar menos, pero en algunas estamos más.

El reto de encontrar trabajo

P: Ya como última pregunta, ¿cómo ve el futuro de la especialidad tanto en España como en la Unión Europea?

R: En España lo veo más complicado porque la cantidad que hay de licenciados no es posible.  Cuando hay tanta marabunta, muchos profesionales se han salido. Hay muchos veterinarios, ya diplomados por el Colegio Europeo, que trabajan fuera porque no pueden trabajar aquí porque no hay sitio. Es la única forma de seguir prosperando, y seguro que sigue avanzando, pero cada vez es más difícil. Mantener un aparato tan gordo, o lo mantienes porque tienes dinero, o porque es un vicio… Muchos aparatos no se pagan, los pago yo porque me lo paso muy bien, pero no tiene justificación económica.

(Visited 226 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*