“A Fernández Miranda le silenciaron. El tiempo le ha dado la razón”

“Jamás pensé que yo sería la persona que escribiera su biografía”. Juan Fernández Miranda (Madrid, 1979) escuchaba fascinado de pequeño las historias sobre su tío abuelo Torcuato Fernández Miranda, el hombre que diseñó el desmantelamiento desde dentro del Franquismo y que legó a España la ansiada democracia. Ahora, sin haber cumplido aún los 40 años, ya es redactor jefe de España en ABC. Cuando su tío abuelo Torcuato murió en Londres en un viaje de vacaciones él tan solo tenía un año. Era 1980 y la Constitución Española había sido un éxito. 35 años después, el periodista escribió la biografía de su tío abuelo y el rey Juan Carlos, alumno de Fernández Miranda, se ofreció a escribir el prólogo.

El desconocido protagonista de la Transición

Pregunta: ¿Por qué se animó a escribir El Guionista de la Transición: Torcuato Fernández Miranda?

Respuesta: Creo que la Transición está muy bien contada, pero faltaba un relato divulgativo que permitiera a quienes no vivieron aquella época acceder a lo que realmente sucedió. La figura de Torcuato Fernández Miranda está reconocida por su gran obra, la Ley de Reforma Política (1977), pero faltaba contar cómo él había llegado a ese momento y había resuelto el dilema de pasar de una dictadura a la democracia. Además, creí que debía ser un periodista quien lo contara, precisamente por la capacidad que tenemos de explicar las cosas para el común de los mortales.

P: ¿El libro ha ayudado a mostrar la verdadera relevancia que tuvo Torcuato en la Transición?

R: Esa es la clave. Yo siempre tuve clara que la importancia de su obra no estaba totalmente reconocida a pie de calle y en las nuevas generaciones. El objetivo del libro era dar a conocer esta figura a las personas que no vivieron la Transición. También es cierto que él renunció a un papel protagonista, él consideró que era más útil actuando entre bambalinas.

“Con todo el dolor de su corazón, Torcuato renunció a ser presidente el gobierno”

P: Torcuato Fernández Miranda renunció a ser presidente del Gobierno, ¿por qué?

R: Él entendió que su papel en las Cortes era más importante que el de presidente del gobierno. Era necesario que se aprobaran las leyes necesarias para llegar a la democracia y no había nadie con su conocimiento del reglamento de las Cortes y de las personas que integraban. Con todo el dolor de su corazón, porque era una ambición política legítima, tuvo que renunciar. Luego el rey emérito se lo reconoció con el Toisón de Oro. Creo que la Transición, que fue un milagro, no hubiera salido tan bien. Había un deseo de libertad que había que saber cómo encauzar.

P: ¿Por qué Torcuato eligió a Adolfo Suárez como presidente del Gobierno?

R: Hizo un estudio muy a fondo de toda la clase política y Suárez era el hombre que necesitaba. Era joven y asumía el plan del Rey. Fraga o Areilza también querían la democracia, pero tenían sus propios planes. Es verdad que, una vez llega la democracia, cuando Torcuato ya ha cumplido con su responsabilidad, él y Suárez se distancian.

Reformar la Constitución: ¿cómo?

P: ¿Cómo abordó Torcuato el problema territorial en España?

R: En la legislatura constituyente (1977-1979), Torcuato Fernández Miranda estaba en el Senado: participó en el debate sobre el artículo 2 de la Constitución y rechazó el texto en el que se reconocían las nacionalidades históricas. Él pensaba que el problema territorial de España debía resolverse fuera de la soberanía. Si tú introduces la cuestión de la soberanía en 1977, en 2017 pasa lo que está pasando ahora. Él creía en la descentralización, lo triste es que no se le hizo caso, se le silenció. Ahora el tiempo le está dando la razón.

P: ¿Estamos a las puertas de una segunda transición?

R: Soy muy crítico con esta expresión, creo que es pretenciosa. Quienes la anuncian tratan de afrontar un problema que no existe. La Transición fue ejemplar: el paso de una dictadura a una democracia. Hoy podemos debatir sobre los problemas, pero yo parto de la base de que es una democracia plena. Quienes quieren canalizar la indignación desde todos los partidos a través de su necesidad de liderar una segunda transición están pensando más en sí mismos que en  los ciudadanos. La diferencia entre la dictadura y la democracia es que la segunda está en permanente remodelación, no necesita ninguna transición.

“Cataluña tiene unas competencias que los escoceses ni se imaginan”

P: ¿Hay solución al problema catalán?

R: Sí: la lealtad institucional.  Solo a partir de ella se pueden conjugar perfectamente todos los sentimientos que hay en Cataluña. Hay que actualizar la Constitución, pero preguntándose para qué; hay cosas que están obsoletas y otras que no han funcionado. Particularmente creo que hay que revisar el Estado autonómico, aunque no es un problema de competencias. Ahora mismo España es un Estado cuasi federal, Cataluña tiene unas competencias que los escoceses ni siquiera se imaginan. Lo que hay que hacer es que el Estado descentralizado funcione correctamente. Solo tengo una duda: la educación. Hay que tenerla más uniforme en toda España porque es fuente de conflictos a medio y largo plazo.

P: ¿Cómo hubiera actuado Torcuato Fernández Miranda como presidente desde 2012?

R: En la ejecutoria de Torcuato Fernández Miranda hay un elemento común: el respeto al Estado y a las instituciones. Por supuesto, se habría mostrado totalmente en contra del proceso soberanista, especialmente dese el pasado mes de septiembre cuando el parlamento catalán apruebó una legalidad paralela.

(Con información de Nazaret Moris)

(Visited 70 time, 1 visit today)

About Nicolás Rein

Estudiante de 4º Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*