“Volví a nacer a mis 55 años”

ictus

Teo se va de viaje al País Vasco y se ha levantado antes para ir al cuarto de baño. Ve que tiene más tiempo y se vuelve a la cama. Hacia las 6 y media se levanta precipitadamente porque observa que se ha dormido más de lo que debía. Siente un fuerte mareo que le hace apoyarse en el suelo. Habla a su mujer y le dice “te quiero” mientras le tira besos con la mano.

El ictus es la segunda causa de muerte en España

Llegó al Hospital La Paz y el neurólogo entra en su despacho con los familiares. “Teófilo ha sufrido un ictus. Vamos a intentar disolver un posible coágulo causante del accidente pero corremos el riesgo de que se le produzca una hemorragia cerebral”, explica. Los familiares se miraron desconsolados mientras se daban las manos. Su mujer cogió el bolígrafo temblando y firmó el consentimiento para seguir adelante.

Esta es la situación que uno de cada seis españoles va a vivir a lo largo de su vida. Ya se ha convertido en la segunda causa de muerte en españoles y en la primera de las mujeres. Sin embargo, a pesar de la alta frecuencia con la que se produce, muchas personas aún no saben qué es ni cuáles son sus causas.

La mayoría de los casos aparecen en personas mayores de 65, pero un 15% se producen en menores de 45 años

El ictus es la principal causa de Daño Cerebral Adquirido (DAC). Se produce por la interrupción del flujo sanguíneo en alguna zona del cerebro, que provoca la pérdida de alguna capacidad asociada a esa zona del cerebro. Según datos recientes, el ictus puede ser mortal en un 20% de los casos y, origen de una discapacidad grave en el 44% de las personas que sobreviven a uno. Las personas más propensas a sufrirlo son las mayores de 65 años, pero un 15% se produce en menores de 45.

Llega sin avisar pero se puede prevenir

Esta hemorragia cerebral suele aparecer de forma brusca y repentina, aunque en ocasiones es resultado de una serie de hábitos de vida poco saludables. Destacaría la obesidad, el colesterol, el consumo de alcohol y drogas y la hipertensión arterial. También existen otros factores importantes como la edad, el sexo y los antecedentes familiares.

Por cada década que cumplimos, el riesgo de padecerlo se dobla

Los hombres sufren con más frecuencia un ictus salvo entre los 35 y los 44 años porque es más frecuente en la mujer. Aunque el riesgo de padecerlo se dobla en ambos sexos por cada década que cumplimos. Teo cuando sufrió este daño cerebral estaba dentro de todas las estadísticas: era hombre y con una edad superior a los 45 años. Esa mañana del 3 de junio le cambió la vida. “Tenía 55 años cuando me sucedió y solo han pasado tres años. Desde ese momento mi cumpleaños lo celebramos el día que tuve el ictus. Fue una nueva oportunidad, volví a nacer”, confiesa Teo.

(Visited 323 time, 1 visit today)

About Marta González León

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U

Deja un comentario

*