“No me convencen ni el joven Rufián ni el veterano Rajoy”

Nacho Hernando

Nacho Hernando Serrano fue nombrado por sorpresa director general de Comunicaciones y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha un 4 de julio de 2015. Con apenas 24 años, el recién investido presidente regional Emiliano García-Page, decidió contar con él, convirtiendose así en uno de los altos cargos más jóvenes de la historia de España.

“Nunca me conformé solo con quejarme”

Desde entonces, el también secretario general de las Juventudes Socialistas de CLM ha respondido ante un cometido de tal envergadura con trabajo duro, incontables horas de dedicación y ganas de hacer de su comunidad un lugar mejor. Sin embargo, ante elogios y críticas (sobre todo ante estas últimas), Hernando responde siempre con su característica sonrisa, esa que todo el que pasa cinco minutos a su lado conoce. La sonrisa de quien se siente satisfecho día a día por cumplir su sueño: mejorar la vida de la gente.

P: Mucha gente le conoce por televisión, por ruedas de prensa o por los actos a los que va, pero… ¿Quién es Nacho Hernando? ¿Cómo se ve a sí mismo como político?

R: Soy un chaval normal de 26 años, como cualquier otro. Quienes me conocen saben que a nivel personal no he cambiado por tener ahora una mayor responsabilidad. Incluso te puedo confesar que, por mi forma de ser, soy una persona que encaja mejor la crítica que los halagos. Yo me veo como un joven más que estando harto dio un paso adelante para intentar cambiar las cosas. Lo hice en un momento en el que jóvenes estábamos pagado los platos rotos, sin tan siquiera haber tenido la oportunidad de sentarnos a la mesa que tomaba las decisiones.

Del anonimato a las ruedas de prensa

P: ¿Qué le impulsó a meterse en política? ¿Hubo algún hecho en concreto?

R: Desde que era un adolescente nunca me conformé con solamente quejarme, siempre me metía en toda clase de complicaciones para cambiar lo que me resultaba injusto o desigual. Creo que nuestra generación no puede conformarse con la posibilidad de que vivamos en peores condiciones que nuestros padres. Tenemos la obligación moral de levantarnos del sofá, porque no se consigue avanzar desde el banquillo ni desde la protesta, se progresa aplicando con valentía nuestras ideas.

P: Pasar a ser portavoz del Gobierno regional fue un gran paso. ¿Cómo supo que contaban con usted? ¿Qué estaba haciendo en el momento en que se lo comunicaron?

R: Emiliano me lo soltó el día de su toma de posesión el 4 de julio de 2015. En esos momentos apenas nos conocíamos, se la jugó apostando por un joven para ser la cara y la voz de su Gobierno. Mi nombramiento nunca lo he considerado como una apuesta personal del presidente, siempre lo he visto como una apuesta por toda una generación de jóvenes que íbamos a ser testigos y partícipes de la reconquista de los derechos y de las oportunidades perdidas.

La política joven, en alza

P: Hablando ya de ‘nuevas caras’, ¿qué le recomendaría a un joven que quiere llegar alto y hacer carrera en la política?

R: No creo que exista una receta del éxito ni tampoco creo que consista en llegar a lo más alto. Yo por ejemplo valoro mucho más la labor que en su conjunto hacen los cientos de alcaldes y concejales, que ponen dinero de su bolsillo, para mejorar la vida de sus vecinos y vecinas; les tengo mucho respeto y admiración a esos grandes políticos de pueblos pequeños.

“No aspiro a asaltar los cielos”

Lo que sí que le puedo recomendar en general a toda aquella persona que se acerca a la política con ganas de ayudar son ‘las tres Es’: estudiar mucho, esforzarse mucho y empatizar mucho. Hay que estar preparado, hay que estar dispuesto a sacrificar tu vida personal, y hay que ponerse siempre en la piel de los que peor lo están pasando. Lo que nunca se puede hacer en este trabajo es levitar, nunca puedes despegarte del suelo. Yo no aspiro a asaltar los cielos, soy plenamente consciente de que quedan muchas soluciones por forjar en la tierra. Lo que sí que me obsesiona es elevar el suelo de la dignidad de la gente con mayores necesidades. No me interesa mi techo político cuando el suelo de algunas personas está en el sótano.

La edad, ¿cuestión de partidos?

P: Sebastian Kurz, el joven líder del PP austríaco, es la gran sensación en la política europea. Dejando de lado la ideología, ¿es un espejo donde mirarse?

R: No lo creo. Para mí es imposible dejar a un lado sus planteamientos políticos a la hora de evaluarle. Ostentar una gran responsabilidad con poca edad no te otorga nada, en todo caso lo que te exige es el doble para ganarte el respeto y la confianza del resto. Yo siempre digo que me resultaría todo más fácil si en lugar de tener 26 años tuviera 26 canas. No creo que todo lo nuevo simplemente por el hecho de serlo es bueno. Podemos y Ciudadanos vinieron a decir que eran buenos porque eran nuevos; lo malo de decir eso es que cada día que pasa son menos nuevos y por esa lógica menos buenos. Cada persona es un mundo y hay jóvenes y veteranos que valen mucho, al igual que hay jóvenes y veteranos que no valen para mejorar la vida de las personas, no me convencen ni el joven Rufián ni el veterano Rajoy.

Fotografía de José Ramón Márquez//JCCM

(Visited 90 time, 1 visit today)

About Marcos H. de la Morena

Estudiante 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*