“Escribo para divertirme y superar la angustia, no para realizarme”

Luis Alberto de Cuenca, ensayista, crítico literario, editor, político y poeta, entre otras cosas, confiesa que la poesía profesional le interesa muy poco, y que ésta le sirve como vía de escape. Luis Alberto fue director de la Biblioteca Nacional de España hasta el año 2000. Es también académico de la Real Academia de la Historia y académico correspondiente en Madrid de la Academia de Buenas Letras de Granada. En una entrevista concedida a cuv3 por e-mail, explica su particular concepto de la poesía.

Pregunta: Usted puede representar diferentes personajes: ensayista, poeta, editor, político, traductor, crítico literario… ¿Quién es exactamente Luis Alberto de Cuenca?, ¿qué faceta considera más emocionante?

Respuesta: Sobre todas esas facetas sitúo la que acompaña a la creación poética. Me considero poeta en primer lugar. Y luego todas las demás cosas. En cuanto a la emoción, debo decir que es un elemento fundamental en poesía: sin emoción no existe la poesía.

P: Usted aclara en una entrevista que le gustaría ser aprendiz de humanista, ¿sigue teniendo la misma curiosidad que cuando tenía veinte años?

R: La misma. Tanto a los veinte años como a los sesenta y seis recién cumplidos.

“La curiosidad es necesaria, y hasta imprescindible, a la hora de vivir una vida que merezca ser vivida”

P: Dice que se considera un poeta amateur. Después de obtener el Premio Nacional de Poesía, ¿no cree que esa definición le viene pequeña?

R: La condición de amateur me parece más apetecible que la de “profesional”. La poesía profesional me interesa muy poco. Escribo para divertirme y superar la angustia, no para realizarme “profesionalmente”.

P: Hoy por hoy, mucha gente se considera poeta, publican líneas que persiguen ser poemas modernos, recitan, suben vídeos con escasos versos… ¿cree que estamos cayendo en la regla de un “todo vale”? Y siguiendo con la pregunta, ¿el poeta nace o se hace?

R: Eso es lo que yo llamo “parapoesía”. Lo mismo que existe la parapsicología respecto de la psicología, existe una parapoesía respecto de la auténtica poesía. Ese “todo vale” es, por desgracia, el signo de nuestro tiempo. A tu otra pregunta te respondo sin pestañear:

“El poeta nace, no se hace”

Es una cuestión genética lo de la poesía. Puede haber, eso sí, poetas de nacimiento que luego no escriban un solo verso. Ser poeta es mirar el mundo de una determinada manera; no es necesario publicar libros de poesía para serlo.

La política, parte sustancial del hombre

P: Su poesía ha llegado a un amplio espectro de la sociedad: bachilleres, periodistas, políticos, cantantes como Loquillo… ¿Cuál cree que es la causa de esa admiración general por su obra?

R: No creo que exista esa admiración general, pero en cualquier caso pienso que, si tengo lectores, es porque mi poesía resulta útil en su claridad a quien se acerca a ella. Me considero un mero portavoz de las inquietudes de todos.

P: Mencionando a Loquillo, que cantó su poema “Political incorrectness”,  que tanto gusta a Esperanza Aguirre, ¿piensa que la poesía podría ser un medio de difusión política?

R: La política forma parte sustancial del ser del hombre. Todo es, lato sensu, político. También la poesía. En ese poema que citas se denuncia una de las peores lacras que aquejan hoy a la sociedad occidental: la corrección política. Ojalá contribuya o haya contribuido a abrir los ojos de alguien en ese sentido.

Luis Alberto señala que la corrección política está dejando una gran cicatriz en el país, al hablar del divorcio entre España y Cataluña. “No es tan fácil cargarse una unidad de destino común que lleva tantos siglos a las espaldas” señala al preguntarle qué piensa de la situación actual; “España se encuentra en un momento complicado, sobre todo por la crisis secesionista de Cataluña. Pero saldremos adelante”.

“Sin la mujer mi poesía no existiría”

P: Volviendo a la pregunta anterior, los políticos ya no se preocupan de que sus discursos dejen huella, ¿considera que estos deben ser hombres de letras, humanistas o por lo menos formarse más en éste ámbito?

R: Hay políticos humanistas. Mi maestro Antonio Fontán, que en paz descanse, entre ellos. No es necesario ser un humanista para ser un buen político, pero haber leído a los clásicos siempre ayuda a quien practica esa costumbre, sea o no político.

P: Usted, que es amante de los libros, qué sintió cuando le nombraron director de la Biblioteca nacional. ¿Lo podría considerar como su paraíso terrenal?

R: Borges, en efecto, imaginaba el paraíso bajo la especie de una biblioteca. Lo recordé allá por 1996, cuando tomé posesión de la dirección de la Biblioteca Nacional, en las palabras que dije entonces. Ahora sigo muy de cerca la marcha de nuestra primera Biblioteca: desde 2015 soy el Presidente del Real Patronato de la misma.

Finalmente se podría definir a Luis Alberto como poeta  romántico, él mismo pone a la mujer como primicia de sus poemas, cuenta que abandonó la carrera de derecho tras enamorarse de una chica y que  finalmente terminó su carrera de filología clásica en la Universidad Autónoma de Madrid. Como hombre de letras menciona una frase de Goethe que resume a la perfección, según dice, su idea de la mujer: “El eterno Femenino nos conduce hacia arriba “ señala.

(Foto: José del Río Mons)

(Visited 489 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*