“El peor antisemitismo lo encontramos en las redes sociales”

El abogado experto en casos de delito de odio Ricardo Ruiz de la Serna trató en una sesión con los alumnos de 2º de periodismo del Centro Universitario Villanueva los orígenes y evolución en la historia del antisemitimos. Su explicación demostró la existencia de esta discriminación en nuestros tiempos y cómo, con el paso de los años, ha ido evolucionando, pasando por la España de los Reyes Católicos hasta la dictadura franquista, donde la propaganda contra los judíos llegó a estar contralada por la embajada alemana en Madrid.

Una de las figuras a la que dio más importancia fue Joseph Hans Lazar, un diplomático austriaco que acabaría siendo el líder de la propaganda antisemitista en nuestro país al acabar la Guerra Civil en 1939. Su explicación también abordó las principales formas de discriminación que se utilizaban ya a finales del siglo XIII con la reconquista de Granada y la expulsión de los judíos.

Pregunta. ¿En qué situación se encuentra el antisemitismo en España?

Respuesta. España no es un país antisemita, pero en el que hay personas antisemitas. Y a veces encontramos casos de discurso antisemita en el contexto del discurso de odio. Sobre todo, en nivel más simbólico, en la utilización de símbolos históricos del pueblo judío; por ejemplo, en la deslegitimación, la demonización y el doble rasero. Donde sin duda más lo encontramos es en las redes sociales, donde no hay una edición ni una aplicación de criterios periodísticos o profesionales a la hora de presentar la información.

P. ¿Cómo se manifiesta en las redes sociales?

R. Principalmente en dos planos, en la selección del vocabulario, en cómo se habla de los judíos, de Israel y en cómo a veces el odio histórico del antisemitismo se ha trasladado al odio a Israel. Esto es lo que Pierre André Targuieff llama “el nuevo antisemitismo”, que es la traslación del odio que históricamente se usaban contra el pueblo judío al Estado de Israel, la demonización del Estado de Israel y la aplicación del doble rasero al Estado de Israel. Y, en otro plano, en el uso de los recursos gráficos como fotografías, caricaturas o memes.

P. En relación con esto, en el Informe sobre Antisemitismo de 2015- 2016 cuentan que, en Antena 3 Noticias, el presentador Alvaro Zancajo habló de la influencia del “lobby judío”…

R. Pero aquí hay dos selecciones de palabra; por un lado, la expresión lobby judío y por el otro el trasfondo que tiene la idea de que los judíos controlan el mundo, y que forma parte de lo que Normal Cole llamó el mito de la conspiración judía mundial, y que son los mitos antisemitas más antiguos.

P. Pero sí es cierto el control de industrias como el cine de Hollywood.

R. Es más la apariencia que uno tiene desde fuera que la realidad de cómo funciona el mundo del cine. Por ejemplo, esta industria se maneja más con lógicas de negocio que con lógicas identitarias judías. Yo no diría que controlan la industria del cine. Fue una industria que se estaba formando cuando la emigración judía llegó a EE. UU. Y los judíos entran en una industria que están haciendo, que necesita puestos de trabajo y que necesita muchas de las habilidades que muchos de los que emigraron llevaban; muchos eran, por ejemplo, escritores, periodistas, comunicadores; y son buenos guionistas, son buenos redactores de diálogos, son buenos comediantes (gran parte del humor de Hollywood viene de la tradición teatral judía). Entonces, desde el punto de vista de control de la industria, me parece excesivo.

“La libertad de expresión en general se influencia de la utilización del discurso para promover el odio”

P. ¿Dónde se encuentra la delgada línea roja entre delito de odio y libertad de expresión?

R. Hay varias líneas rojas, la primera de ellas tiene que ver con la motivación que inspira el delito de odio. Es decir, la libertad de expresión en general se influencia de la utilización del discurso para promover el odio, la hostilidad, la violencia o la discriminación sobre una persona. Incluso diría que hay cierto elemento técnico; no es lo mismo presentar información o contenidos de forma eminentemente persuasivo que hacerlo de una manera más informativa. Hay que distinguir caso a caso, no hay reglas absolutas. Pero sí podemos encontrar criterios y de hecho la jurisprudencia los encuentra a la hora de distinguir de un uso legítimo de la libertad de expresión y la incitación al odio.

P. ¿Qué relación la religión judía en España con los medios de comunicación?

R. Esto lo puede responder mejor la Federación de comunidades judías de España. Creo que hay un interés por parte de los medios en la historia judía de España, que hay un interés creciente por los aspectos culturales; pero para hablar de su relación con los medios no estoy tan cualificado.

P. ¿En qué argumentos se basan los antisemitistas para justificar su pensamiento?

R. Argumentos lo que son argumentos no hay, no es algo racional. Tiene más que ver con las reacciones y con las pulsiones, el resentimiento, la falsa victimización, cierto afán de ganar una identidad propia acosta de odiar a alguien. Esto lo decía Jean Paul Sartre en las “Reflexiones Sobre La Cuestión Judía”. Ser antisemita para una persona que tiene una vida vacía y sin horizonte, le da una identidad muy fuerte. La identidad de que él es quien odia a otro. Una idea muy fuerte.

“Hubo españoles que salvaron judíos y el nombre de España para la posteridad”

P. ¿Ser antisemita se atribuye directamente al nazismo en la comunidad judía?

R. Yo no estoy en condiciones para hablar por la comunidad judía. Históricamente ha habido antisemitas que eran nazis y antisemitas que no lo eran. Hubo antisemitismo en la Rusia de los zares y no era nazi. Hubo un antisemitismo medieval y no era nazi…

P. ¿Pero es un error que se comete ahora, de identificar a un antisemita con un nazi?

R. De alguna manera, el nazismo ha tomado una gran presencia en este discurso. Ha habido formas de presencia del antisemitismo que no eran nazis que eran letales y terribles. Se sabe que no solo los nazis fueron antisemitas. Hubo otros que incluso colaboraron con los nazis, pero no lo eran.

P. ¿Cuándo cree que se superará y acabará con los delitos de odio, no solo contra los judíos, sino también contra musulmanes o cristianos?

R. Me pides una afirmación casi profética. Yo creo que llegara un día en que los hombres harán de sus espadas arados y de sus lanzas podaderas. ¿Cuándo?, no lo sé; probablemente tenga que ver con la condición humana, con cómo somos lo seres humanos. La historia del antisemitismo es también la historia de sus límites. Los nazis consiguieron convencer a todos y hubo personas que salvaron judíos, por eso debe contarse su historia, porque son la prueba de que se podía obrar de otra manera. Hubo españoles que salvaron judíos y que salvaron la dignidad y el nombre de España para la posteridad. Se habla de Ángel Sanz Briz, el ángel de Budapest, pero hubo muchos más; entonces hay que tenerlos en cuenta porque la historia de la propaganda antisemita es también la historia de sus límites y demuestra que no pudieron convencer a todos.

(Visited 38 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*