Saúl Craviotto: cuatro años en 32 segundos

Saul Craviotto

El piragüista olímpico español Saúl Craviotto descubre, en su última firma de libros en Madrid, lo que nadie ve detrás de la gloria de una medalla olímpica. “Al final la gente solo ve los 32 segundos que dura la competición y no sabe las miles y miles de horas que hay de entrenamiento, los inviernos que pasamos, el meterte en el agua cuando hay hielo en el embarcadero, las lesiones…”

“Tengo 4 medallas olímpicas pero sigo trabajando en el Cuerpo de Policía para ganarme la vida”

La vida de un deportista profesional no solo está llena de selfies en Instagram, casas de ensueño y vidas perfectas. Muchas veces el deporte no te da lo suficiente como para vivir únicamente de él. “No creo que merezca la pena centrarse en un deporte y dejar de lado los estudios. Yo tengo 4 medallas olímpicas y tengo que seguir trabajando en el cuerpo de Policía para ganarme la vida”, declara Craviotto. “Tengo varios compañeros que se han retirado con 30 años y no tienen estudios ni han cotizado en su vida. Prácticamente no saben hacer nada que no sea darle a la pala y eso es un problema. Siempre hay que tener un plan B”, continúa diciendo.

El piragüista olímpico, a pesar del esfuerzo que conlleva su preparación deportiva, nunca ha dejado de lado que es su otro sueño: ser policía. Comenzó a prepararse con 18 años y a los 20 juró su cargo. Comenzó regulando el tráfico y haciendo los controles rutinarios. Sin embargo, desde su entrada en Masterchef Celebrity y tras su logro en los JJOO de Río, su comisario y él decidieron cambiarle de puesto. Actualmente se dedica a la “participación ciudadana en la que se dirige a los colegios para dar charlas a los jóvenes y niños acerca de temas como el bullying, redes sociales y drogas.

“La vida la puedo resumir en esfuerzo, constancia y sacrificio”

Cravitto salió de su ciudad con 15 años y entró directamente al Centro de Alto Rendimiento Joaquín Blume. “Venían a darlos clases y eso siempre lo agradecí. Siempre hay que tener un plan B“, admite. Sin embargo, nunca ha dejado de prepararse desde niño para cumplir su verdadero sueño. “Siempre hago lo mismo con mi vida: analizo mis sueños y los planifico. Si veo que tengo ilusión y motivación para cumplirlo, decido ir hasta el final”, declara Craviotto.

“A veces se te pasa por la cabeza tirar la toalla porque se sufre mucho”

Desde la televisión solo se ve el momento de la competición. Hay ocasiones en las que se retransmiten los segundos previos pero a eso no se le suele dar importancia. La otra cara de la moneda la viven los olímpicos. Ellos ven pasar los entrenamientos y el esfuerzo que conlleva por su cabeza. “Se sufre muchísimo, tienes muchas presiones. Te juegas muchas becas que es por lo que prácticamente podemos llegar a la siguiente competición”, cuenta Saúl. “Cuando ya has conseguido el éxito y eres campeón olímpico, se te pasa tirar la toalla porque piensas que no te compensa sufrir tanto“.

“Esos 200 metros me los sabía de memoria, tengo la estrategia en la cabeza”

En una final olímpica hay poco que pensar, solo tienes que poner todos sus esfuerzos en esos minutos. “No hay tiempo para pensar, ya tenemos el movimiento automatizado. Sé que en la decimocuarta palada tengo que bajar el ritmo y que en la siguiente tengo que coger ritmo medio. Me sabía esos 200 metros de memoria. Tengo la estrategia en la cabeza”, declara Craviotto.

El catalán cuenta que su secreto consiste en intentar meterse en una burbuja pero, sobre todo, haber hecho los deberes. “Solo tengo miedo antes de una competición cuando siento que me he descuidado”. Nuestro medallista está a punto de cumplir los 35 años y pretende conseguir su 5º medalla en Tokio. “Ahí cuelgo la pala, no voy a estar remando toda la vida“, termina diciendo.

About Marta González León

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U

Deja un comentario

*