Estambul: el paraíso capilar

trasplante

10.000 las personas viajarán este año a Turquía, pero no para visitar la Basílica de Santa Sofía, ni tampoco para conocer a fondo el Gran Bazar. Su objetivo principal es realizarse un trasplante de pelo, como hacen ya 5.000 personas al mes.

No hay duda de que las operaciones estéticas están a la orden del día pero si alguna intervención destaca entre los hombres es implante capilar. Cada vez son más los españoles que deciden trasladarse a 3.500 kilómetros de distancia para quitarse ese complejo que tanto les persigue.

Ponerse pelo en Turquía cuesta 3.000€

“Lo primero que hacía por la mañana era mirarme al espejo y sentir que tenía cien pelos menos”, asegura Juan Antonio González. En noviembre del 2016 viajó a Turquía con un sueño que finalmente cumplió satisfactoriamente. “Estuve mirando clínicas en España pero me di cuenta de que, aunque tuviese que trasladarme, la operación salía cuatro veces más económica ahí“, continúa diciendo.

“Turquía ofrece un ‘todo incluido’: operación, hoteles de cuatro estrellas, traslados en taxi y traductor”

Son varios los métodos que se emplean para el trasplante capilar pero el empleado en Estambul es la técnica FUE. “El pelo te lo extraen de la cabeza, a mí me lo cogieron de la nuca, y me lo injertaron pelo a pelo. En total me implantaron 3.500 pelos”, comenta Juan. “La anestesia es local, así que te enteras prácticamente de las ocho horas de intervención“, añade. La recuperación dura aproximadamente 24 horas, pero la cabeza vuelve a su estado natural a los 9 meses. “El día de la operación es muy fastidiado, tienes que dormir prácticamente de pie y te ponen una venda en la cabeza para que no se te baje el hinchazón a la cara”, cuenta Juan Antonio.

En Turquía sobran las facilidades

Lo que hace a esta ciudad especial, aparte de ser la única en el mundo que pertenece a dos continentes, es el precio especial que ofrece a los clientes. “La operación sale por unos 2.000€, pero incluye el alojamiento durante dos noches en hoteles de 4 estrellas con desayuno incluido, taxi para cualquier traslado previo a la intervención y champús para los meses posteriores. Es decir, el cliente solo se tiene que preocupar por sacarse el billete de avión“, declara Juan.

El boca a boca está siendo la fuente de crecimiento de estas operaciones debido a que el grado de satisfacción de los mismos es realmente positivo. “Vuelvo a irme a Estambul a finales de noviembre del 2017. Quiero poblarme la coronilla pero esta vez me cogerán pelos de la barba y del pecho. Mis resultados han sido mejor que los esperados y no tengo dudas en repetir”.

About Marta González León

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U

Deja un comentario

*