“El Circuito del Jarama pudo ser un campo de golf”

Circuito del Jarama

No existe lugar más mítico en Madrid para un amante del motor que el Circuito del Jarama. Fue el primer trazado permanente de la historia de España, y acogió en su día el GP de España de Fórmula 1, del Campeonato del Mundo de Resistencia, del Campeonato de la FIA de Prototipos, de la Formula 2, del Campeonato del Mundo de Turismos…

Sin embargo, a día de hoy no queda demasiado de esta gloriosa historia. Antes de que se comenzara a edificar en los alrededores, y de que los vecinos decidiesen presentar quejas ante un juzgado, muchos de los socios del RACE (Real Automóvil Club de España), propietario del circuito, habían decidido ya darlo por perdido, planificando campos de golf o edificios de oficinas sobre el plano del Jarama.

“Es histórico, lleva más 50 años en pie haciendo carreras”

Para comentar toda esta historia, hablamos con Pablo Gimeno, posiblemente el mayor experto sobre el circuito en todo el mundo. Prueba de ello es que fue el encargado de escribir y publicar los cuatro tomos llamados simplemente ‘El Circuito del Jarama’, encargados directamente por la Fundación Cultural RACE, que en aquel momento presidía el exministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete.

El autor ha decidido relatarnos cómo fueron esos primeros años del Jarama, hasta dónde llegó su época dorada, u por último, dónde estuvo la clave de su declive.

Un poco de historia

P: ¿Qué significa el Jarama para usted?

R: Es histórico. Lleva más de 50 años en pie, haciendo carreras y sigue inspirando de igual forma a la gente. Desde el año 1966 que se celebró la primera carrera ‘oficiosa’ como prueba, y la primera oficial en el 67, no ha parado de llenarse, y aunque últimamente ha tenido que pasar por más dificultades, los socios que ahora mismo presiden el RACE lo tienen impecable. Podría acoger una carrera del DTM por ejemplo mañana mismo.

P: ¿Una anécdota especial?

R: Cuando piensas en el piloto más grande que haya corrido aquí, pues siempre acabas en F1. Niki Lauda, Mario Andretti, Gilles Villeneuve… Aunque me quedo con Jim Clark, que ganó aquí muy poquito antes de fallecer. Vino para una carrera de Fórmula 2 en el 67, mientras el circuito se estaba homologando, y ganó. Poco después se celebró un también en un GP de España que no puntuaba, y también se subió a lo alto del podio.

La anécdota está en que, durante una de esas carreras, Clark había roto un buje de su Lotus, y como guardaban los monoplazas en un taller cercano, Peña se llamaba, el jefe de mecánicos le dijo “esto te lo arreglo yo”. El chico cogió un bloque de aluminio, lo metió al torno y ‘pam’, hecho el repuesto.

. Este chaval, que era de los pocos que sabía inglés, así que lo tenían todos de traductor con el equipo y sobre todo con Clark. Llegó el pesaje, y como las básculas no estaban terminadas, tuvieron que venir a la Castellana, al depósito de Isabel II donde había pesas para camiones. Se pesaba coche y piloto para el peso mínimo. El equipo Lotus trajo a aquella carrera a Clark, junto con Phil Hill y Jackie Oliver. Pues Oliver había pasado la noche haciendo ‘actividades extracurriculares’ y el tío no aparecía. Entonces llegó Colin Chapman, el jefe de Lotus al mecánico y le dijo “hazte pasar por él”, así que le pusieron el mono y le metieron más ropa para que diera el peso que tenía el piloto.

¿Qué le pasa al Jarama?

P: ¿Dónde empezó la decadencia del circuito?

R: En Madrid había pocos sitios para jugar al golf, Puerta de Hierro y poco más. ¿Qué pasaba? Que comprando una acción del RACE, tenías golf, para el campo que había al lado. De ahí que fueran desapareciendo los socios automovilistas a los que les interesaba el circuito, y que se llenase de gente que solo estaba para conseguir a un precio asequible jugar al golf, al tenis, piscinas, lugares buenos para comer… Eso llevó al RACE a una situación un poco absurda. Incluso en una reunión de socios, uno de ellos llegó a decir con completa seriedad “si cerramos el circuito, ahí se pueden hacer otros 18 hoyos”. El Jarama por entonces se reformó alargando la recta, solo para cumplir los requisitos que se pidieron en su día para las carreras internacionales. Los socios se negaban porque decían que lo que se iba a reformar podía servir para casas o más hoyos de golf.

P: ¿No se hizo nada por evitarlo?

R: Pues el Marqués de Cubas, al ser hijo y nieto de presidente del RACE, intentó defender el circuito, pero se lo cargaron. Esta historia es algo más reciente, pero utilizaron una excusa llamándolo ‘rojo’ para quitárselo de en medio. Este tema vino porque el Marqués pactó con el alcalde de San Sebastián de los Reyes, que por entonces era del PSOE. Lógicamente, el municipio tiene poder sobre los terrenos del Jarama, así que el alcalde dijo que, si eso no era circuito, debía ser zona verde para parques. Los socios no lo aceptaron, y echaron al Marqués y renegaron del consistorio, porque su idea era demoler la pista para hacer pisos, durante el ‘boom’ del ladrillo.

P: ¿Y cómo está el panorama a día de hoy?

R: Pues lo que no entiendo muy bien es la gente que protesta por ruido de carreras, cuando se han comprado una casa al lado del circuito. Por desgracia, el juez les ha dado la razón, así que han limitado los días que se puede correr. Hay una sentencia favorable para los vecinos, pero el circuito mantiene una serie de días al año de permiso para hacer carreras. La pista es perfectamente apta para coches de competición modernos, y además el RACE económicamente ahora mismo está muy bien. Tienen algo así como 300.000 socios. Digo esto porque, por ejemplo, han hecho una nueva torre y se ha hecho muy bien, y las demás reformas están quedando genial.

(Visited 114 time, 1 visit today)

About Marcos H. de la Morena

Estudiante 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.