Yander Zamora, Premio Rey de España de Fotografía: “Nunca salgo sin mi cámara”

“Cuba ya no es solo ron, mujeres y retratos de ancianos. Cuba está de moda, está cambiando. La miseria abunda pero desde que Obama visitó el país en 2016, le han seguido rostros como Will Smith, Mick Jagger o Chucho Valdés. Es muy probable que la Cuba que ahora vemos desaparezca dentro de veinte años. Y yo, como cubano tengo que ser parte de esa cambio.” Esto es lo que dice de su país el fotógrafo Yander Zamora, Premio Rey de España de Fotografía 2017.

Zamora acudió el pasado miércoles, 10 de mayo de 2017 al Centro Universitario Villanueva para dar una masterclass de fotografía a los alumnos de 1º y 2º de Comunicación Audiovisual y 3º de Periodismo.

Galardonado como autor de una de las diez mejores fotos del año según la revista Time, con la que obtuvo el Premio Rey de España de Fotografía 2017, Zamora narra las experiencias de ser freelance en un país donde el salario mínimo es de 15 euros al mes.

La foto

“Nadie quería fotografiar la llegada del avión, todos querían a Obama pisando tierra. Y me tocó a mí. Me fui tres horas antes al aeropuerto y empecé a estudiar por dónde podría llegar el avión. Por fortuna, llegaron tres aviones de la Casa Blanca antes del Air Force One así que ya tenía la imagen en mi cabeza. Finalmente, decidí disparar justo cuando pasaron unos coches azules que acompañaban el color del cielo y del avión, y además, resaltaban el contraste entre la pobreza cubana y la vanguardia americana”, relata Zamora

El fotógrafo asegura que tenía poco más de quince minutos antes de que Obama pisara tierra, “fue casi más difícil enviarla a la redacción de Reuters que hacer la propia foto. Llegué en diez minutos a la redacción, envié las fotos de la tarjeta sin mirarlas. A los cinco minutos me hallaba en la rueda de prensa y los periodistas me enseñaron la foto publicada por Reuters. Era la mía, no me lo podía creer”.

“Irme de Cuba es lo fácil, lo cómodo. Yo quiero fotografiar el cambio”, reconoce Zamora

Además de la anécdota, es sorprendente cómo el galardonado habla con toda naturalidad sobre cómo, cada vez que realiza un reportaje importante, pide los equipos a las agencias. “Si trabajo en Cuba sé que no me va dar para equipos potentes. Ojalá pudiera comprarme una cámara más pequeña con más prestaciones -ríe Zamora- porque la mayoría de mis reportajes son de calle y la gente se asusta con cámaras tan grandes”.

Sin embargo, hubo un tiempo en el que se planteó abandonar su país, pero eso es “lo cómodo, lo fácil”, él “quiere hacer historia” con sus fotografías. No quiere perderse detalle de este cambio para que, cuando hayan conseguido que la maltratada Cuba se recupere, ya nadie la reconozca en esos retratos.

Media hora es una noticia vieja

Todos en el gremio conocen que las noticias se piden para “ayer” y más cuando se trata de una imagen, de un instante. “Nunca salgo a comprar el pan sin la cámara – asegura Zamora- me da miedo que ocurra algo y se me escape”, explica.

“Nunca salgo a comprar el pan sin la cámara, me da miedo que ocurra algo y se me escape”

“Sois comunicadores, no perdáis nunca esa mirada. No dejéis que os engañen con las típicas postales de paisajes, buscad la originalidad”, anima el fotógrafo a los estudiantes. La originalidad. La clave del éxito. Reconoce que ser original no siempre le ha salido bien, pero sabe que le debe los triunfos a ese ángulo que nadie más encontró.

Por otro lado, Zamora insiste en no confundir inspiración y originalidad con esperar a que pase el tiempo. “Hay que estudiar, hay que ver a los demás. Dedico un par de horas al día a ver fotos de páginas webs, como Magnum, que siempre están abiertas en mi ordenador.”

“Romped las reglas pero con planificación. Buscad vuestra firma”, concluye Zamora

Nunca vais a tener tanto tiempo como en la universidad. Planificad. Ese es el mayor consejo que deja el joven fotógrafo a los estudiantes. “Romped las reglas pero con planificación. Qué sepáis por qué. Buscad vuestra firma”, concluye Zamora.

Deja un comentario

*