Domingo Villar: “Siempre habrá alguien que lea”

“La situación en España no sé si da para una novela negra o para una comedia amarga”. Así define la actualidad de nuestro país el escritor gallego Domingo Villar, uno de los nombres más destacados de la novela negra, durante su visita al C.U. Villanueva con motivo del XIII Certamen de las Letras.

[Así transcurrió el III Certamen de Relato Breve de Villanueva]

Villar comenzó su carrera como autor en el año 2006 con su novela “Ojos de agua”, y asegura que prefiere centrarse en sus libros y seguir contando sus “pequeñas aventuras”. A su juicio, para que las novelas resulten eficaces tienen que ser creíbles y verosímiles. Y, por esto, Villar asegura que “no importa tanto lo que se produzca sea real o no, sino el cómo la cuentes”. La situación en la que se encuentra España actualmente desborda la verosimilitud por todos lados. “No hay quien se lo crea – añade el autor – cuando piensas que ya no va a pasar nada más abren otra grieta y sale más agua”.

“Los autores escribimos porque necesitamos hacerlo”

En nuestro país tenemos una gran cultura por la lectura, pero, aun así, el mundo de las letras está pasando por su mayor crisis. “La mayoría de los escritores seguiríamos escribiendo, aunque nadie nos leyera. Escribimos porque necesitamos hacerlo”, confiesa Villar. Esto también ha servido para que se aprovechen de aquella gente que se encuentra al otro lado y que está dispuesto a trabajar gratis.

La tecnología es uno de los principales causantes de este daño, favoreciendo las descargas de contenidos de manera ilegal y gratuita. “Hay un problema severo con los derechos de autor parece que los intangibles son de todos que un libro que te puedes descargar da la sensación de que carece de valor y al perder el valor se reduce el precio”, asegura pensativo Villar.

La tecnología como principal enemigo

También se debe tener en cuenta que en los últimos años los precios tan altos a los que se han puesto los ebooks solo han provocado enfado y, como consecuencia, no han favorecido a generar un buen mercado. Por otro lado, añade el autor, “si la competencia es gratis todo va a ser infinitamente más caro”. En estos momentos difíciles sobre todo prevalecen las ganas de todos aquellos que luchan por este mundo. Domingo Villar lo ve cómo una necesidad en donde “el mundo necesitará a gente que siga contando historias”. “No creo que los libros estén muertos ni que las historias estén muertas, siempre habrá alguien que lea“, agrega.

“El mundo necesitará a gente que siga contando historias”

Futuros proyectos

Sus novelas son muy reconocidas en el norte de España, su tierra natal, dónde tiene mucho éxito, pero han sido traducidas a 9 idiomas por todo el mundo y vendidas en países como Sudáfrica o Australia. “Viajan bastante bien con modestia, pero bien”, comenta el novelista entre risas.

Lo que le lleva a la fama es su último libro publicado en 2009, “La playa de los ahogados”, que se ha convertido en una película del mismo nombre en el año 2015. Supone toda una renovación para la novela y es importante desde luego para que los personajes puedan vivir una nueva experiencia audiovisual.

Villar reconoce estar más cómodo con “los libros en los que yo mismo manejo desde la primera mayúscula hasta el último punto” donde prefiere “encerrarse en su cueva y hacerlo todo él”. Se encuentra en la cumbre de su carrera profesional. Actualmente tiene una nueva novela en marcha dónde el autor ha reconocido que podría llamarse “Cruces de piedra”.

Vídeo de Ramiro Angulo

Deja un comentario

*