Las cruces engalanan Granada

Claveles rojos, mantones de manila, trajes de flamenca, música de un compás 3/4 que desemboca en sevillanas, mes de mayo en Granada… La festividad de las cruces llega a la ciudad de la Alhambra este 3 de mayo, un día grande para esta ciudad y sus visitantes foráneos.

Tradición

Desde hace años remonta la tradición de engalanar cruces y vivir una gran fiesta. A parte de la fiesta, también se desarrolla un concurso donde participan colectivos, colegios, asociaciones o grupos de amigos. En este concurso hay varias modalidades donde encontramos decoración de escaparates, calles y plazas…

Rafa Caracuel, concejal del Partido Popular granadino, forma parte del jurado de este concurso.“Se agradece que cuenten con uno, yo formo parte del jurado de los colegios. Tiene mucho mérito y tanto niños, como padres y profesorado dan lo mejor de ellos para adornar su cruz”,  afirma Rafa Caracuel. El jurado está formado por concejales y personal del Ayuntamiento de Granada y gente experta en el mundo de la decoración.

Requisitos

Caracuel cuenta a los micrófonos de cuv3 cuáles son los principales requisitos para poder participar en el concurso y de ese modo optar a los premios. La cruz debe de tener más de dos metros de altura con sus brazos proporcionales, además debe de llevar rojo en su decoración. “Este rojo suele estar comprendido por los claveles, que año tras año es el elemento fundamental”, afirma Caracuel. La decoración que se suele poner a su alrededor son macetas, elementos de cobre, mantones de manila o hay quien innova y añade otros elementos.

Como en todas las tradiciones hay algo típico que no puede faltar y es el pero (manzana) con las tijeras. “Siempre buscamos la puntilla a todo y para que eso no ocurra, se pone el pero con las tijeras que a su vez cortan el pero. De ese modo no falta nada”, apostilla Caracuel.

“Buscamos la puntilla a todo”

Hace diez años se eliminaron las barras que había por las calles de la ciudad nazarí, y todo esto era un gran problema tanto para vecinos, hostelería y turistas. “El problema no eran las barras. En ocasiones todo esto desembocaba en un botellón en las calles aledañas”, afirma el concejal.

“El problema no eran las barras”

La antigua corporación decidió eliminar las barras,  de ese modo dejar que la tradición y esencia no se perdieran. “No queremos que las barras hagan que la fiesta pierda su encanto”, se lamenta el edil. Este año el Partido Socialista, sin el consenso de ninguna otra fuerza política de las que comprenden el Ayuntamiento, ha decidido sacar de nuevo las barras a la calle tras diez años escondidas.

Deja un comentario

*