Dúrcal da la bienvenida al hornazo

Harina, levadura, sal, huevo, agua y aceite son los ingredientes necesarios para poder hacer los hornazos. En la localidad granadina de Dúrcal, como cada Domingo de Resurrección y Lunes de Pascua, los vecinos de este municipio se juntan para llevar a cabo la festividad del hornazo.

“Hacemos casi 5.000 hornazos”

Nos hemos ido hasta Dúrcal, a la panadería Hermanos Arroyo, donde Juan Manuel y José Arroyo nos han enseñado y explicado cómo se hace este bollo de aceite. Al atravesar el quicio de la puerta de este establecimiento con más de setenta años de antigüedad, el olor a pan de aceite recién hecho aumentaba nuestras ganas de conocer la tradición y de hincarle el diente. José Arroyo, propietario de la panadería, asegura que en los días previos a la festividad hacen gran cantidad de hornazos. “Durante toda la Semana Santa hacemos casi 5.000 hornazos”, explica.

Los hermanos Arroyos nos reciben junto a su primo Antonio que se encuentra en la amasadora. José y su  mujer Eva dan forma a la masa y la transforman en el hornazo. Rosa María pinta los bollos con huevo para que así estén dorados y Juan Manuel es el encargado de meter las planchas con las masas para fermentar, meter y sacar del horno.

Tanto el Domingo como el Lunes de Pascua, la gente se va al campo a pasar el día. A la hora de la merienda es cuando entra en juego el momento del Hornazo y aquí ya cada cual elige con que comérselo. Está quien lo prefiere dulce con chocolate, uvas pasas, fruta… o el que lo prefiere salado y se lo come con salchichón y chorizo casero, hecho en sus matanzas.

El huevo y su juego

Este manjar es una base de pan de aceite, dentro lleva un huevo de gallina ponedora y lo cubren dos tiras de pan de aceite. En estos días “El huevo es fundamental en el hornazo”, afirmaba Arroyo a los micrófonos de CUV3. Lo que hace que el huevo sea fundamental es el juego que da, aquí gana el más astuto y sea capaz de reventarle a su amigo el huevo sin que este se de cuenta de sus intenciones.

En la panadería Hermanos Arroyo, o más conocida en el pueblo como la panadería de Dolores, podemos encontrar todo tipo de dulces para comer en este día. Bollos de aceite, hornazos, roscas de aceite con un huevo y para los más pequeños también hacen hornazos pequeños. ” Todo esto viene de tradición familiar, comenzó mí padre y nosotros continuamos con la tradición”, contaba Arroyo.

Cruzando el puente de lata y bajando la Cuesta de la Fidea, llegamos al Río de Dúrcal. Allí es donde la mayoría de los Durqueños se concentran y festejan que Dios ha resucitado comiéndose este rico manjar tan básico hecho con harina, levadura, agua, sal, huevo y aceite.

Con información de José Manuel Fernández

(Visited 287 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*