La Pasión de Morata “transforma” al pueblo por completo

La Pasión de Jesús de Morata de Tajuña, un pueblo situado al sureste de la Comunidad de Madrid, se ha convertido en sus 31 años en una de las pasiones más importantes de la zona a la que asisten cerca de 20.000 personas cada año para disfrutar de la representación. Desde su comienzo han cambiado muchas cosas. Desde los apóstoles interpretados por mujeres por falta de hombres, hasta la decoración de los distintos escenarios que se han ampliado en estos años: “La Pasión del siglo XXI no tiene nada que ver con la que hacíamos en el siglo XX”, cuenta Fernando Villalain, director de la Pasión de Morata.

El cambio de las nuevas tecnologías

“Las nuevas tecnologías han cambiado la Pasión por completo”, expresa Julián de la Torre, uno de los técnicos de sonido de la representación que participa desde los comienzos. De la Torre explica que al inicio se grababa toda la música de forma analógica y en la actualidad va todo a través del ordenador: “El que suenen los 30.000 vatios que utilizamos es mucho más sencillo ahora”.

Participan más de de 500 vecinos y la visitan 20.000 personas

Un protagonista muy vergonzoso

Villalaín cuenta que aunque la representación al principio tenía muy pocos recursos, ahora entre actores, técnicos, encargados o personas que ayudan en montajes, la Pasión cuenta con más de 500 participantes. Pero el participante principal es José Manuel Escobar, el actor que representa a Jesús de Nazaret. Escobar cuenta que lleva haciendo de Cristo tres años aunque “pasaba mucha menos vergüenza cuando hacía el papel de sanedrín que es más secundario”. “La Pasión ha transformado mi vida. No tengo estudios y soy un triste camionero pero gracias a la Pasión me siento una persona famosa por un día”, declara el actor.

La seguridad, otra pieza importante

Con los últimos ataques terroristas, la seguridad es otro de los temas más importantes de la representación. “El día de la representación hay entre 50 y 60 personas para que no suceda nada en el pueblo”, cuenta José Antonio Hervás, responsable de la seguridad de la Pasión.

Soy un triste camionero pero gracias a la Pasión me siento una persona famosa por un día

El director de la Pasión explica que el Jueves Santo, el pueblo se llena de actividades y rutas para que toda la gente que llegue a Morata pueda ver todo lo que hay en el municipio: “Desde por la mañana hay un mercadillo con personas vestidas de pueblo judío, conciertos de las bandas del pueblo y de música sacra y se abren todos los sitios turísticos para que la gente pueda visitarlos”, expresa Villalaín.

“La gente se piensa que es una simple representación en un escenario y de repente ven a los actores por la calle al lado suyo y todo el mundo concluye la Pasión diciendo que no esperaban que esto fuera así“, declara Villalaín.

(Visited 141 time, 1 visit today)

About David de la Torre Sánchez

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva CU

Deja un comentario

*