El coche que quieres te está buscando

coche soñado

“Los cinco sentidos en la carretera”. Una de las frases míticas que todo buen profesor de autoescuela, padre preocupado o vecino nos dice cuando conducimos. Pero si recorriendo la autopista los carteles publicitarios cambian, nuestro ojo se despista. Y si además es ese coche que queremos y no tenemos, puede que se nos despisten los dos.

Publicidad personalizada

Lo que se ha instalado este mes en Rusia resume la clave de la pirámide de Maslow; cuando tenemos algo, queremos lo siguiente. Esta ascendencia hace que cualquier conductor de un BMW x5 o Volvo xC60  que circule por una autovía de Moscú tenga un reclamo: el nuevo Jaguar SUV que quiere. Un flash, un cambio de pantalla. Ya no nos anuncian el nuevo iPhone o un lugar de vacaciones, por unos segundos el mensaje cambia de forma repentina: va dirigido a quien conduzca. Y a nadie más.

Por unos segundos el mensaje cambia de forma repentina: va dirigido a quien conduzca. Y a nadie más.

Son muchas las empresas de estadística y datos que estudian los patrones de los ciudadanos en base a sus características. Hay quien estudia los gustos por la marca de patatas que uno compre, las tendencias de ocio según los programas de televisión o nuestros perfumes favoritos según las revistas que leemos. Y según un estudio entre las Universidades de Cornell y Stanford, el modelo de coche que compramos puede definir hasta a quién votamos. Si además el inmenso mundo de los datos se cruza con el de la publicidad y el marketing, surgen estas pantallas. Nuestro coche habla por nosotros y si añadimos que nunca estamos contentos con lo que tenemos, la demanda está más que servida.

La demanda sin límites

Ha sido la startup Synaps Lab la encargada de instalar esta novedad. Según su informe, los dueños de ambos modelos de BMW y Volvo quieren el nuevo Jaguar. Y no sólo se quedará en los coches; según Technology Review, tiene una previsión de ofrecer este canal a más marcas, e implantar entre 20 y 50 pantallas este año en Rusia, y hasta 370.000 pantallas en Estados Unidos.

Según el informe de Synaps Lab, los dueños de BMW y Volvo quieren el nuevo Jaguar

Y los medios son, como ya es habitual, tecnológicos. Mediante la combinación de altas cámaras de velocidad establecidas a 180 metros de la valla publicitaria, con un sistema de reconocimiento de la marca y modelo del coche que circula. A continuación, se activa un protocolo de pujas por el que se selecciona la publicidad adecuada para ese producto (dentro de las marcas que hayan invertido).

La tecnología vuelve a sorprendernos. Aliada con la publicidad, nos cataloga y se hace más inteligente. Eso sí, la decisión de comprar o no ese nuevo coche con el que soñamos es cosa nuestra.

(Visited 60 time, 1 visit today)

About Sara Delgado García

Estudiante de cuarto de Periodismo en Villanueva C.U.

1 comments

Deja un comentario

*