“Se te queda cara de imbécil cuando no te dan un Goya”

Se define como mujer orquesta. Ha trabajado como guionista, productora, directora, actriz y todo lo que se puede relacionar al mundo del cine y la actuación. Su meta, vivir del cine, su pasión. Manuela Burló describe cómo ha conseguido llegar hasta aquí: seis cortometrajes, dos largometrajes y más de 200 premios por todo el mundo.

Burló comenzó, como considera que debería hacerlo todo el mundo, estudiando y practicando. “Es una profesión de prácticas donde es necesaria la formación. Los nuevos estudiantes deben valorar que en mi generación conseguir una cámara era un deporte de riesgo”, explica entre risas esta mujer todoterreno.

Primeros trabajos

Sus ganas de contar y mostrar sus ideas le llevaron a realizar su primer cortometraje cuando aún se encontraba en la Escuela de Cinematografía y Audiovisuales de Madrid, Dolores. Con este primer proyecto logró colarse en festivales de todo el mundo. Entre esos premios destaca el del Jurado en el Festival Internacional de Cine de San José, California.

Este primer contacto con el mundo de la dirección en cortos le animó a seguir y no esperar, como ella dice, “la llamada del ahorro”: “No podía estar esperando a que alguien me llamase para un trabajo, yo me lanzaba e intentaba con los pocos recursos que tenía hacer lo que me gustaba”.

Nominación a los Goya

A este corto le siguieron cinco más, entre ellos “Quiero estar el resto de mi vida contigo”, “Camas” o Pipas”. Este último le llevó a vivir una de las situaciones más surrealistas de su carrera, su nominación a los Goya. “No sabéis la cara de imbécil que se te queda cuando no te dan un Goya y todo el público dice lo contrario”, añade la actriz. Una gala donde, según Manuela Burló, los directores de cortos se sienten desplazados. “Ni siquiera pasas por el photocall, en estos premios no existes”, comenta la directora.

Tras estos primeros años buscando financiación y un hueco para plasmar su visión, recibe la gran oportunidad: dirigir un spot de publicidad. “El dinero que gané me sirvió para devolverlo a todas esas personas que me dieron gratis algo que nunca se recupera, el tiempo”, cuenta la intérprete murciana.

El salto a la gran pantalla

Su salto al largometraje llega de la mano de Adrián Guerra que le ofrece dirigir “Cómo sobrevivir a una despedida”. Pese a tratarse de una película de encargo Manuela tuvo la oportunidad de darle su visión: “Era increíble contar con un presupuesto como ese y poder aportar algo de mí”.

En los Goya ni siquiera pasas por el photocall, no existes

Por aquel momento, Burló ya tenía escrito el guión de su siguiente trabajo cinematográfico Rumbos, “una historia que nació mientras esperaba en un semáforo” cuenta la directora. En esta ocasión, consiguió darle forma y materializarlo gracias a la ayuda de AtresMedia y Sony Pictures.

Manuela Burló lo deja claro. “No podemos esperar la esa llamada del ahorro, ser fieles y consecuentes a las historias que queréis contar. No podéis dejar que vuestras ideas mueran en un ordenador”, concluye la nominada a un Goya.

Con información de Erika Muñoz

(Visited 74 time, 1 visit today)

About Claudia Kohlvelter

Estudiante de 4º de Periodismo y Edición de Medios Digitales en Villanueva C.U.

1 comments

Deja un comentario

*