Entre la imaginación y los años 60, por Outsiders Division y Rocío Laseca

Tras un breve descanso de una hora entre desfile y desfile en la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid, continúa la jornada en el pabellón número 14 de Ifema. Es entonces cuando llega el turno de Outsiders Division y Rocío Laseca.

Con un hilo musical sobre el que se escucha poesía sobre sueños y recuerdos, creación del compositor Nuages, la pasarela se inunda con las creaciones de Outsiders Division. Esto canto a la imaginación y el mundo de los sueños se plasma en un sinfín de creaciones duras llenas de colores, donde los patrones quedan a la vista, recordando en ocasiones a los acabados de Alber Elbaz para Lanvin.

Forever Fantasy

Las materias primas sin tratamiento, tejidos duros, y el denim se contraponen con un estilo ochentero reflejado en la utilización de Converse como calzado único de los modelos, en infinidad de tonalidades. Las líneas rectas, la asimetría y la superposición de prendas que siguen una misma línea textil se alzan protagonistas en esta colección presentada bajo el nombre Forever Fantasy, que evoca al niño que todo adulto tiene dentro.

Rocío Laseca sorprende con un estilo sesentero en el que dominan los volantes

Como pieza final de la colección, aparece una modelo portando un diseño básico con letras bordadas sobre el que se superpone una capa sujeta por sus propias manos. A primera vista resulta difícil imaginar y comprender qué lleva dibujado en su exterior, pero tras observarla detenidamente, el espectador puede ver cómo el diseñador ha conseguido plasmar un mapamundi de colores, que recuerdan a las manchas de témpera que quedaban expuestas en las batas infantiles de guardería.

Espíritu sesentero

Por otro lado, y tras varios minutos de descanso, Rocío Laseca soprende con una colección totalmente diferente de la anterior, donde los volantes son protagonistas, evocando a un claro espíritu sesentero.

Los grandes volantes contrastan con la delicadeza de las creaciones, algunas de ellas en seda, en diseños donde el estampado textil refleja la psicodelia de los años 60. Las líneas rectas se acentúan en diseños donde los volantes marcan la asimetría, combinados con transparencias y cuellos de pelo tanto para hombre como para mujer.

Los accesorios son realmente aquellos elementos que marcan la diferencia y el espíritu innovador de la diseñadora, pues presentan diseños de gafas clásicas renovadas, en colores fosforitos y donde la visibilidad es casi nula. Las medias de purpurina y los calcetines caídos se combinan con botas y zapatos de agua, todos en color verde botella.

Con información de Fátima Caro

About Lucía Martínez Sánchez

Estudiante de 4º de Periodismo y Diploma de Especialización en Gestión y Comunicación de Moda en el Centro Universitario Villanueva.

Deja una respuesta