La crisis multiplica por cuatro las emigraciones españolas

emigrantes españoles

Cerca de 500.000 emigrantes españoles han abandonado el país en los últimos diez años. ¿Lo hacen de forma voluntaria y libre? ¿Es una emigración obligada por la situación de crisis económica de España de la última década? ¿Es consecuencia de la falta de perspectivas laborales y personales en su propio país?

Los datos parecen demostrar que los españoles realmente emigran cuando las circunstancias obligan. De hecho, el número de emigrantes se ha multiplicado por cuatro durante la última crisis económica respecto a los años anteriores. En los últimos cinco años de la época de bonanza económica previa a la crisis (2002-2006) salieron de España poco más de 100.000 españoles, prácticamente el mismo número que solo en 2015 abandonaron el país.

Los españoles realmente emigran cuando las circunstancias les obligan

Las siguientes infografías, con datos extraídos de la última Estadística sobre Migraciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), permiten corroborar la percepción de que los españoles emigran más obligados que por voluntad propia.

La primera de ellas, un mapa, recoge el número de emigrantes españoles según el país de destino elegido en los dos grandes periodos analizados: bonanza económica (2002-2006) versus crisis económica (2007-2015).

La segunda de las infografías es una gráfica que muestra claramente cómo las cifras de emigración se han multiplicado en los cinco países que han recibido un mayor flujo de españoles a lo largo de los últimos años .

Los lugares de destino se mantienen

Los emigrantes españoles, probablemente por cercanía, han seguido prefiriendo en los últimos años buscar sus nuevas oportunidades de trabajo y vida en Alemania y Reino Unido. Cierto es también que, según los datos, tanto Estados Unidos como Ecuador se han convertido igualmente en países de acogida para ellos. Por razones distintas: Estados Unidos, por las alternativas laborales que ofrece; Ecuador, porque según el INE acoge a la migración de retorno de ecuatorianos a su país de origen junto a sus hijos (tras años trabajando en España, incluso adoptando la nacionalidad). Desde 2007, los gobiernos español y ecuatoriano han desarrollado conjuntamente diversos planes de retornos voluntarios financiados: se han aprobado medidas que van desde pagar a las familias ecuatorianas los billetes de avión de regreso a su país a asegurarles en el destino un bono vivienda pasando por eximirles del pago de impuestos sobre las mercancías transportadas…

Alemania, Reino Unido, Francia, EEUU y Ecuador son los países con mayor inmigración española

Este dibujo de la emigración por país de destino -también hay que incluir a Francia que, igualmente por cercanía no solo física sino también social, siempre ha sido una de los opciones exteriores preferidas de los españoles- puede cambiar en el futuro.

En el Reino Unido, que ha estado siempre a la cabeza de los países donde emigran los españoles, han aparecido múltiples dudas y sombras, tras el Brexit del pasado mes de junio. El Gobierno británico lleva meses diciendo que quiere reducir el número de trabajadores y estudiantes extranjeros y ha ido proponiendo medidas en este sentido: desde dificultar su contratación, establecer registros de empleados, limitar el acceso a la sanidad,  obstaculizar la firma de alquiler de vivienda…

Parece, por tanto, que será más difícil acceder al mercado laboral de ese país.

¿Quién emigra?

Hombres y mujeres en torno a los 30 años y con estudios superiores. Este es el perfil del emigrante español de los últimos años, el emigrante vinculado a la crisis, según el propio INE, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la patronal de empresas de trabajo temporal Asempleo. A su juicio, más que por estar en desempleo per se, los españoles han salido del país ante la falta de perspectivas de estabilidad en el empleo y ante la imposibilidad de encontrar un trabajo vinculado a su formación profesional.

Los españoles emigran por falta de perspectivas en el mercado laboral español

Un último apunte: las cifras de emigración de los años de la crisis son realmente abultadas y, sin embargo, es posible que aún se “queden cortas”. Los españoles que trasladan su residencia a un país extranjero no siempre se dan de alta como residentes permanentes en ese país; a las dificultades burocráticas propias de cualquier papeleo se une que, al hacerlo, se pierden derechos en España (atención sanitaria salvo urgencias, los puestos en las listas de espera de viviendas de protección oficial…).

About Cristina Carrasco

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*