Geocaching: antes que Pokemon Go… y sin bichos

Cualquier niño, de cualquier generación, ha jugado alguna vez a la búsqueda del tesoro. Todos hemos deseado en algún momento que todas nuestras fantasías, en este sentido, se volvieran realidad. ¿Qué pasaría si alguien hubiera inventado una herramienta que nos permitiera convertir este juego en realidad? Pues bien, existe y se llama Geocaching.

Este juego nació a mediados del año 2000, gracias a David Ulmer, un vecino de Portland que pensó que ya que los GPS tenían una capacidad de localización cada vez más precisa, podría esconder un ‘tesoro’ en cualquier lugar del mundo para que quien quisiera pueda ir a buscarlo. Dos días después de esconder el primer objeto, diez personas habían acudido ya al lugar. A partir de ahí, comenzó este juego.

Así ha crecido el Geocaching

Groundspeak, la empresa que a día de hoy posee esta herramienta de geocalización, vio en este juego un nicho de negocio y decidió desarrollarlo. A raíz de esta compra, “comenzó el fenómeno mundial que es a día de hoy Geocaching”, afirma Santiago Sánchez, integrante de Geocaching Spain.

Una persona puede esconder el recipiente y con las coordenadas, cualquiera puede localizarlo

A día de hoy, según cuenta Santiago Sánchez, esta herramienta “es un club deportivo sin ánimo de lucro que se dedica a la promoción del Geocaching en un ámbito lúdico-deportivo”. Esta actividad, en la actualidad, consiste en que una persona esconde un recipiente -de cualquier tamaño- y publica las coordenadas en una página de Internet para que otras personas puedan localizar el lugar exacto y así encontrar el tesoro.

En el momento de creación de Geocaching, únicamente existía la posibilidad de jugar copiando las coordenadas en un papel y buscándolo con el GPS convencional. Sin embargo, con la aparición de los actuales smartphones, sus creadores desarrollaron la aplicación móvil disponible hoy en día tanto para Apple como para Android.

Uno de los problemas que plantea esta aplicación es que en lugares donde no hay cobertura, no se puede jugar, ya que no permite el uso del GPS. Sin embargo, esto no plantea grandes dificultades para los usuarios, ya que el uso de esta aplicación es cada vez más urbano.

Competencia con Pokemon Go

Este verano, Pokemon Go, la aplicación desarrollada por Niantic, resultó un éxito en el mercado de los juegos para móviles. Este invento llegó a los usuarios como una forma de volver a la infancia. Sin embargo, no es la primera vez que los jugadores podían encontrar objetos dejándose guiar por la geolocalización de su móvil.

La diferencia con Pokemon Go es que Geocatching te permite descubrir nuevos lugares

Santiago Sánchez afirma que, además de haber sido desarrollada 16 años antes, Geocaching tiene un valor diferencial y es que “todo aquel que coloca un recipiente lo hace también porque quiere mostrar un lugar”. “De hecho -explica el integrante de Geocaching Spain- conozco infinidad de casos de personas que decían conocer un lugar a la perfección y esta aplicación le llevó a una zona que jamás habría descubierto de no ser por esta práctica”.

(Con información de José Manuel Fernández)

About Alejandra Morata

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*