¿ Y mañana qué ropa me pongo? Pregúntele al hombre del tiempo

Una frase que se repite en la mente de todo el mundo pensando en la jornada del día siguiente. Una pregunta que se lanza al vacío, pero que en la mayoría de los casos la responde una sola persona: el hombre (o mujer) del tiempo. Un personaje en el que, sin tener en cuenta la cadena, los televidentes depositan su confianza para saber qué tiempo va a hacer al día siguiente y en función de eso elegir el “modelito”.

Una gota de historia

Una profesión que creció en popularidad en 1961 cuando apareció el primer hombre del tiempo en la televisión, Mariano Medina, y que desde entonces lleva acompañando a todos los espectadores, en especial, a la hora de la cena. Poco tiene que ver la tecnología que usan ahora los meteorólogos con los mapas de tiza que usaba Medina. Un rudimentario equipo que ya tenía la difícil tarea de traducir el mensaje físico en un mensaje que la gente pudiera entender.

A ese problema aún se enfrentan los presentadores del tiempo actuales. Mar Gómez, meteoróloga de la popular página Eltiempo.es, explica que utilizar mapas que hagan el contenido visual hace mucho más sencilla la tarea de traducir a un lenguaje cercano y sencillo el idioma de las isobaras.

A pesar de esa principal dificultad el hombre del tiempo es una figura querida entre los televidentes por acercarse cada día a los hogares de los españoles y que se ha ido modificando. No solo por los precarios mapas con los que se inició, sino también por el protagonista que transmite el mensaje.

[Jacob Petrus: “El público sigue pidiendo las isobaras”]

¿Hombre del tiempo o mujer?

Una profesión que empezó siendo exclusiva para físicos y meteorólogos ahora abre las puertas a periodistas y crea equipos mixtos de las dos profesiones. “Es más fácil explicar el tiempo si eres meteorólogo y sabes de lo que hablas, pero hay periodistas que se dedican a ello y lo hacen estupendamente”,  explica Mar Gómez.

Pero más allá del cambio de perfil el gran cambio es el de genero. Aunque siga siendo conocido como el hombre del tiempo la paridad en este trabajo es casi total. Jóvenes y guapas mujeres presentan el tiempo en todas las cadenas y, como en el caso de Mónica López en Televisión Española, son las jefas del equipo de meteorología. Un cambio que se inició en la década de los 70 cuando con Pilar Sanjurjo fue la primera mujer en dar el tiempo en España.

[Florenci Rey: “El hombre del tiempo desaparecerá tal y como le conocemos”]

Pronóstico de la profesión: inestable

El trabajo ha cambiado y saltado de las pantallas de la tele hasta la de ordenadores y tablets con páginas que tienen picos de visitas de hasta dos millones de personas al día. Páginas web que ofrecen una información mucho más actualizada y pormenorizada de la situación atmosférica y que hace peligrar el tradicional tiempo de la tele.

Un espacio que con estas últimas tendencias se está adaptando y modernizando. “El meteorólogo ya no tiene sólo que dar el tiempo – explica Mar Gómez- también tiene que hacer una labor de investigación y divulgación científica para que se conozca más su labor”.

About María Rodríguez

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.