Pídele más a Europa

Con Copia a Europa (CC Europa) consiguió el pasado jueves 26 de noviembre sentar en una misma sala a miembros del Partido Popular, Partido Socialista, Ciudadanos y Podemos para hablar sobre Europa y su futuro porque, como lamentan los organizadores, no hay debates sobre Europa “ni en las elecciones europeas”. “Es una oportunidad de hacer Europa”, explicó Daniel Basteiro, fundador de El Español y moderador del debate.

En la sala de la primera planta del hotel Las Letras de Gran Vía se sentaron Pablo Zalba, eurodiputado del PP, Javi López, eurodiputado de PSC, Francisco Andrés, coordinador de la Comisión Internacional de Ciudadanos y Mayra Moro, de Podemos. CC Europa quiere desarrollar debates frescos, en los que el público se involucra con preguntas y formando parte de la propia discusión.

“Es una oportunidad de hacer Europa”

Se trataron diversos temas a lo largo de las casi tres horas que duró el debate. Desde seguridad y terrorismo, cómo acabar con el ISIS, el agujero fiscal de 10.000 millones que Moscovici asegura que tiene el presupuesto español y muchos otros temas. Cada uno de los políticos señalaron sus líneas maestras de cara a Europa antes de empezar el debate.

CC Europa es un proyecto de jóvenes llegados desde todos los ámbitos que buscan un debate y una conversación pública más fresca y renovada sobre Europa. Una de sus prioridades es que las juventudes participen en sus actos, que buscan un nuevo formato. Una de las formas por las que apuestan son las ya conocidas como ‘beer talks‘, conversaciones sobre temas trascendentes y públicos pero con una cerveza en la mano.

Este proyecto no es desconocido, y firma de forma habitual en periódicos como El País. Para ellos lo importante es que haya debates sobre Europa, pero lo verdaderamente relevante es que exista una “mejor Europa”.

Estados Unidos de Europa

“La posición del Partido Popular respecto a Europa es clara: Estados Unidos de Europa”, explicó Zalba, que tuvo que dedicar gran tiempo de su presencia en el debate a defender alguna de las posturas del gobierno popular en la situación actual de Europa. Zalba aseguró que “no vienen más refugiados a España porque no quieren venir a España” y defendió la negativa del gobierno a la creación de un mecanismo permanente de reparto de refugiados dentro de la UE.

“La posición del Partido Popular respecto a Europa es clara: Estados Unidos de Europa”

El debate demostró que existen muchas confluencias entre los cuatro partidos mayoritarios en lo que concierne a Europa, y que en la mayoría de los casos incluye la visión de la necesidad de una mayor integración entre los países. Quien habló de forma más clara acerca de esto fue Zalba, que directamente habló de los Estados Unidos de Europa y de la necesidad de una Europa federal.

Europa en la guerra siria

Durante el debate sobre Europa también se habló de Siria, un tema sobre el que todos coinciden en que hace falta conversaciones entre todos los implicados y un corte a la financiación del Dáesh. El debate está entre el sí o el no a la guerra. “Yo me hice militante del PSOE por la guerra de Irak, y esto no es nada parecido a la guerra de Irak”, explicó López, intentando despejar una de las dudas más comunes sobre este asunto.

“Las negociaciones deben empezar con Assad, pero tienen que terminar sin él”

“Las negociaciones deben empezar con Assad, pero tienen que terminar sin Assad”, aseguró Zalba. López aprovechó para explicar que estas negociaciones ya se están llevando a cabo desde hace tiempo en las rondas de conversaciones que la Unión Europea encabeza en Viena entre los actores implicados en la guerra.

Con información de Cristina Pita da Veiga

(Visited 203 time, 1 visit today)

About Ignacio Alarcón

Estudiante de 4º de Periodismo en CUV. Información política, económica e internacional.

2 comments

EUROPA EN EL DIVAN

Estos son días de comunión europea en los que, como siempre que sucede algo extraordinario o catastrófico, todos se preguntan por las razones de lo sucedido, qué se hizo mal o no se hizo para que ocurriera lo que todos lamentamos. Como siempre también estos son días de condenas de púlpito, reproches de salón y lamentaciones de plañidera que nada explican ni resuelven, menos aún reparan el daño y perjuicio causados. En refrán castellano, a burro muerto la cebada al rabo..

La cuestión sigue siendo saber la causa de lo que hoy es el gran problema de Europa y del mundo; el terrorismo y la inseguridad y cómo prevenir sus efectos letales cuando ya es tarde para hacer prevención de sus causas primeras. No hay efecto sin causa ni causa sin efecto o dicho de otro modo de aquellos polvos salen estos lodos aunque los neguemos, y este como cualquier problema social o humano es suficientemente complejo como para que sea tratado con conocimiento de causa e inteligencia de experto (epistemé), no de opinadores de farándula y espectáculo (doxóforos). Mucho me temo sin embargo que para esto es necesario prescindir de ideologías, creencias, moralinas de púlpito o intereses de mercadotecnia ; sobre todo prescindir de lo políticamente correcto (de lo que los periodistas son sus centuriones). Pero los doxóforos de la opinión, son también responsables de tanta incontinencia verbal con incapacidad para comprender menos aconsejar sobre ningún asunto que les desborda.

Es evidente que algo no funciona y desde hace mucho tiempo, y lo que hoy vemos como accidente solo es el resultado e un fracaso, exponente de un proceso errático y pretérito. A la ideología revolucionaria de la LIBERTE, FRATERNITÉ, EGALITE le falto siempre SECURITÉ, REALITÉ e IDENTITÉ, ya que la libertad sin identidad no produce sino disgregación, desorientación y con frecuencia decadencia. No es la libertad sino la seguridad, no es la fraternidad sino la realidad, no es la igualdad sino la identidad. Ya sabemos que la realidad se defiende mal y aunque el relativismo moral y cultural la viene negando desde hace mucho tiempo esta prevalece siempre, y tiene sus propias leyes que solo los más sabios conocen y entienden; la realidad es dísplacente y terca, viaja por caminos distintos a ideologías, fantasía, la ideología, creencias y sueños y cuando se presentan, ya es tarde como siempre; Lo demás son brindis al sol y cantos de sirena.

Las sociedades, como cualquier organismo vivo necesitan de cohesión estabilidad identidad y equilibrio, verdadero tejido conectivo que evite la desestructuración la enfermedad y la decadencia. Hasta la sociedad más retrógrada, (hasta en un pueblo de demonios) trata de preservar su identidad más propia y estimada, su cultura y valores como algo esencial y natural, protegiendo con ello el bien común, su estabilidad, su integridad, su propia salud y progreso, y no por otras razones extrañas o de conveniencia. Una advertencia: no actuar en consecuencia a este principio no impide que otros lo hagan.
Los cuerpos sociales como los cuerpos físicos u orgánicos tienen sus propia física y química, sus propias leyes naturales por las que se rigen y conducen, independientemente de las leyes jurídicas o morales que se acompañen, lo que hace recomendable conocerlas (el desconocimiento de estas no exime de su cumplimiento) antes de hacer alquimia o ingeniería social de diseño. Y entre los elementos consustanciales a estos cuerpos sociales esta la identidad ética y cultural que no es identidad de raza (racismo), ni de sexo, ni de género (sexismo), ni de clase (clasismo) sino identidad ética, cultural y de valores. Hasta los más acérrimos defensores de la igualdad y la libertad que hacen negacionismo de este incontrovertible hecho se comportan y actúan bajo este mismo básico y universal principio, estableciendo relación y vinculo con quienes más se identifican y se les parecen, y rechazando a aquellos más diferentes o alejados de su ideología y creencias sean estas religiosas, políticas o de conveniencia. Nadie acepta o rechaza, ama u odia a nadie por su raza, su sexo, por su religión o su género, sino por su condición humana y valor ético, no por su aspecto sino por su comportamiento.

Todo grupo o cuerpo social necesita tejido conectivo que las mantenga cohesionadas y estables , identificación que aglutina y cohesiona (fusión de identidad) o desidentificación que disgrega y desestructura (fisión de identidad); tanto la conducta delictiva o de corrupción como la criminal y terrorista responden a este último proceso.
La realidad social y cultura europea como toda realidad se manifiesta distinta a la que ideólogos, poetas, moralistas y alquimistas sociales idearon imaginaron e hicieron creer de forma generalizada, por aquello de que preferimos el error compartido a la incertidumbre.
Las llamadas sociedades occidentales democráticas y desarrolladas, sociedades del bienestar, de amalgama cultural y disgregación social, abrazadas a la religión revolucionaria que olvido la realité la securité y la identité, resultan poco equilibradas seguras y eficientes, de escasa estabilidad y dificil gobernanza. Bélgica, Francia, Alemania……como el resto de países occidentales y Europeos siguen sentadas en el diván psicoanalizándose de sus complejos de culpa sobre los males del mundo, pero mientras tanto están perdiendo la batalla de su seguridad, identidad y cultura en aras de una rancia ideología/religión y sus dogmas alentados por ideologos, poetas, clérigos, profetas, cantantes y aficionados alquimistas con aspiración a genio, incluso místicos y sacerdotisas de los nuevos oráculos que nada saben de la realidad y naturaleza de estas cosas; de este modo, lo único que une ya a Europa es el islam (y posiblemente el futbol) no su cultura ni historia. Y es que una unión basada solo en intereses económicos o de mercado y no en valores de identidad éticos y culturales, duran poco tiempo.

Una sociedad amalgamada y desestructurada con identidad de superficie espectáculo y camiseta deja el camino libre a otras moralmente más fuertes y religadas. No importan ya las causas de los hechos consumados ni las políticas de igualdad ni de integración que se apliquen porque pronto estas mismas sociedades serán la minoría que tendrá que adaptarse e integrarse a la que llego para quedarse y no al contrario. Porque la realidad social como la naturaleza de las cosas escapa a todo intento mediocre de poseerla y manejarla al antojo de ideologías, moralinas o intereses; ni responde a lo moralmente deseable ni a lo políticamente correcto, lo que no siempre se acepta ni respeta; en la mayor parte de las ocasiones esto lleva a percepciones erróneas juicios falaces y decisiones equívocas de peores consecuencias que las que se trataba dar remedio. Nada nuevo; se puede engañar a los hombres pero no a la realidad
Una vez más la realidad de los hechos revela la dificultad de integrar culturas y mentalidades, integración más deseada que real, no por falta de voluntad ni esfuerzos ni recursos que no se hayan empleado. Los últimos acontecimientos de violencia y atentados terrorista en el seno de países europeos ponen de relieve una vez más la fallida política de integración sin límites ni fronteras, alentadas por visionarios, alquimistas y falsos profetas, de ideario ideológico, religioso o mediático ( alianza de civilizaciones ) que nada saben de la química social y su naturaleza. Hoy sabemos que la violencia como la integración no se solucionan con chorreo de millones, sino con educación y trabajo basados en principios comunes y valores éticos sólidos
La cuestión sigue siendo ciencia o religión, imaginación o realidad, ideología o conocimiento, doxa o epistemé; no son sermones de púlpito ni demagogia política, ni arenga mediática, ni siquiera de razones economicistas o de mercado sino simple cuestión de identidad basada en el conocimiento técnico- científico (epistemé) y la ética de la razón más crítica. Ya decía Nietzsche ” Cada vez que un jurista se dedica a la ciencia abusa de la ley y cada vez que un científico se dedica a la política cierra tras él la puerta del laboratorio.
En palabras de Klemperer, también en democracia se genera con frecuencia un lenguaje errático y un discurso autocomplaciente que nos exime de pensar y vivir coherentemente y nos dota de aquella dulce y engañosa seguridad que proporciona un dogma compartido

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.