Ocho cosas que quizá no sabía sobre Melilla

Vista general de Melilla

Quizá debido a sus dimensiones o al aparente poco peso que parece tener en el resto de España, la ciudad de Melilla resulta ser una gran desconocida para muchos españoles. Tanto en la actualidad como en su dimensión histórica, Melilla ha sido una de las patas sobre las que se ha sustentado la soberanía nacional por su importancia estratégica. Es por eso que históricamente ha sido un territorio en disputa entre árabes, rifeños y habitantes de la península ibérica. A continuación le presentamos las ocho curiosidades que quizá no sabía sobre Melilla.

(Echa un vistazo a la galería fotográfica de Melilla)

1. Española antes que España

Melilla ya era España antes que España misma lo fuera. El territorio al norte del Riff que ocupa la ciudad española actualmente se constituyó como tal en el año 927 bajo el dominio del Califato de Córdoba. La España que hoy conocemos tuvo su origen en 1479 con la unión soberana de Isabel y Fernando, los Reyes Católicos. Aunque ha sido atacada en incluso invadida en numerosas ocasiones por su ventajosa posición estratégica respecto a la península.

2. ¡A mí la Legión!

Melilla es cuna y hogar de la Legión Española. Tras el Desastre de Annual en 1921, los habitantes de Melilla, temerosos de sufrir el inminente ataque de los rifeños musulmanes de la zona, pidieron auxilio al Gobierno central. Las tropas de la recién constituida Legión Española se desplazaron desde Ceuta atendiendo a la llamada de socorro. Las heroicas acciones defensivas sucedidas en los días posteriores y hasta la llegada de los refuerzos peninsulares, fueron los primeros pasos de la forja del legendario Tercio que hoy existe todavía en Melilla.

El espacio geográfico de Melilla está delimitado por una bala de cañón

3. Ciudad fortaleza

Melilla es el territorio con mayor concentración de edificaciones defensivas de España. La ciudad está dividida en cinco recintos amurallados, que a su vez cuentan con diversos fuertes de refuerzo. Al primer rencinto se le conoce por el nombre de Melilla “La Vieja” y la obra original data del siglo X, aunque sufrió importantes reformas a finales del siglo XV. Las construcciones más recientes son las fortalezas perimetrales del siglo XIX.

4. Una bala de cañón

El espacio geográfico de Melilla está delimitado por una bala de cañón disparada desde lo alto de Melilla “La Vieja”. Este singular procedimiento sirvió para acordar el pacto territorial entre España y el Reino de Marruecos en el tratado de Tetuán (1859). La extensión actual de Melilla es de 12,5 km².

5. Huellas del pasado

Para acrecentar a la huella histórica de Melilla, cabe destacar la cantidad de monumentos anteriores y posteriores a la Guerra Civil Española que, indistintamente de su ideología, han permanecido con el paso del tiempo. Intactos, salvo alguna pintada que otra, se pueden ver por sus calles vestigios del poder autoritario que antaño gobernara.

6. Baluarte del modernismo

La ciudad de Melilla es un exponente del estilo modernista por encima de ciudades como Valencia o Madrid. Debido al elevado número de construcciones de este estilo, suele hablarse de ella al nivel de Barcelona, el máximo exponente nacional. Muchas de las obras melillenses fueron diseñadas por Enrique Nieto, el arquitecto catalán discípulo de Gaudí.

La zona neutral entre la frontera marroquí y la española no se respeta

7. Doce kilómetros de valla

Todo el perímetro terrestre de Melilla está delimitado por un conjunto de vallas de hasta seis metros de altura que separan España de Marruecos. En 2013 se remodelaron para introducir el llamado dispositivo “anti-trepa”, que consistió en la instalación de una valla con orificios de dimensión reducida. La legislación internacional establece que debe existir una zona neutral que diste al menos 200 metros entre fronteras. En la práctica, esta zona no se respeta, pues en el lado marroquí se han edificado construcciones a apenas 30 metros de distancia de la valla.

8. Única en África

Otra de las cosas que hacen insólita a la ciudad de Melilla es la existencia de una plaza de toros, “El coso”, ubicada en pleno casco urbano. El recinto fue construido en 1946 ante la demanda popular de sustituir la vieja plaza de toros, “La Hípica”, que consistía en un pequeño recinto de madera en el que apenas cabían los aficionados. Éste hecho no resultaría sorprendente en una ciudad española si no fuera porque “El Coso” es la única plaza de toros del continente africano. También se suma al monto de particularidades de Melilla otra original construcción: la capilla de Santiago, patrón de España. Única construcción de estilo gótico del continente negro. La obra original data del siglo XVI, aunque ha sido reformada en varias ocasiones debido principalmente a daños causados por movimientos sísmicos. La última restauración se hizo en 1955.

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.