¿Cómo distinguir una camiseta de fútbol falsa de una auténtica?

Las marcas mueven grandes cantidades de dinero, sea cual sea el mercado al que pertenecen. Uno de los ámbitos que mejor ha sabido aprovechar este filón económico ha sido el de la ropa y equipamiento deportivo. Camisetas, botas, chándals, sudaderas y un largo etcétera de prendas, cuyo elevado precio nutre las arcas de clubes y distribuidores. Frente a ellos, ha surgido un negocio paralelo, el de las camisetas falsas, que va en aumento y ya mueve miles de euros, sobre todo, a través de Internet. Permite adquirir todo tipo de ropa a un precio de “ganga”.

 La diferencia entre una camiseta real y otra falsa es su tejido, textura y etiqueta

A pesar de que la venta está penada por la ley, quienes se dedican a esta lucrativa actividad buscan resortes que les permiten escapar a penalizaciones y multas. En la mayoría de los casos venden a través de páginas web, como aliexpress, camisetasdefútbol o camisetasbaratas entre otras muchas y también en puntos estratégicos. Normalmente, la mercancía es importada desde China o Tailandia. Además, en España existen almacenes que también comercializan falsificaciones.

¿Original o falsa?

Los reporteros de cuv3 han salido a la calle para comprobar si de verdad la gente sabe distinguir el original de la falsificación. Dieron a comparar dos camisetas de la Champions del Real Madrid. La mitad de los encuestados no detectó la copia y creyó que era la “buena”. Eso quiere decir que la mitad de los consumidores podrían ser engañados y pagar por una “reproducción” el precio del original. Visto de otro modo y para que el público sea el ganador y no el estafado, diríamos que el 50% de los que sueñan con una equipación saben que pueden obtenerla a un precio casi tres veces inferior al coste real (85€ frente a 20€ más o menos).

Las camisetas más pedidas son las del Real Madrid

Uno de los entrevistados, Jorge, aseguró que trabaja todos los días con camisetas de Indonesia y sabía diferenciar cuál era la verdadera, pero a la hora de la verdad falló. Esto nos demuestra que estás replicas son casi exactas.

Vendedores piratas

Por otra parte, cabe preguntarse quién es esa persona anónima que nos vende la ropa y por qué vende fuera de la legalidad del mercado. No quieren desvelar su identidad y, en la mayoría de los casos, los motivos que les han llevado a vender copias son el paro, la falta de un empleo regulado y la necesidad de subsistir. Tampoco faltan vendedores que no necesitan el dinero y que simplemente se dedican a ello como un complemento al trabajo que desarrollan en una empresa u otra entidad.

Uno de ellos es Manuel. Lleva 5 años dedicado a este negocio y afirma que el modelo de negocio es sencillo, ya que él le envía a su “vendedor chino” el pedido y luego él lo vende. Lo interesante de esto es el bajo precio, ya que a nuestro “falsificador” le cuestan 15 euros y él las vende a 20 o 25 euros, es aquí donde se encuentra el beneficio. “La diferencia entre una camiseta real y otra falsa es su tejido, textura y etiqueta” , explica Manuel.

El problema que subyace en todo este proceso es que el consumidor medio español no tiene un presupuesto lo suficientemente desahogado como para estar renovando camisetas, cada vez que su equipo cambian el modelo. Sin embargo, si acuden a un mercadillo o proveedor pirata, la cosa cambia.

(Con Información de Álvaro Campos)

(Visited 11.634 time, 1 visit today)

About Borja Galán Pascual

Estudiante de 4º Periodismo

Deja un comentario

*