Leire Otaegi, una periodista con corazón de activista

6.043.473 víctimas desde 1984, 95.000 homicidios, 10.500 víctimas de minas antipersonas, casi 7.000 de reclutamiento forzado de niños y niñas, 6.500 casos de tortura, 4.000 de violencia sexual… Estos son algunos de los datos recogidos en la guerrilla colombiana. Cuando hablamos de teoría todos tenemos muy claro qué papel es el que deben tener los medios de comunicación en cualquier circunstancia: denunciar, dar voz, dar testimonio de lo que ocurre en el mundo. En la práctica esto es distinto, ya que en la mayoría de las ocasiones se trata de conflictos olvidados o mal contados.

Mesa redonda

Algunas de estas cuestiones de especial importancia fueron tratadas el pasado 14 de octubre en la Facultad de Comunicación del Centro Universitario Villanueva. La mesa redonda estuvo compuesta por tres periodistas concienciadas con la necesidad de informar y persuadir de la importancia que tiene la protección de las mujeres en países que viven en el núcleo de un conflicto. Caddy Adzuba, la recién galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2014 fue la encargada de cerrar la reunión con su experiencia en la República Democrática del Congo, su país de origen.

La sociedad civil sigue siendo la principal víctima

Leire Otaegi, periodista que trabaja actualmente para Euronews en Francia, fue la encomendada para explicar cómo es el terror que azota actualmente a Colombia, un conflicto armado interno que dura ya más de medio siglo y que salda más de seis millones de víctimas. Las cuestiones varían, siendo políticas, económicas y sociales, pero el principal objetivo de ataque nunca cambia, siendo éste la población civil.

Al mismo tiempo que desarrolla su actividad profesional, Otaegi también lleva a cabo labores de activismo centradas en este país sudamericano. Su labor se centra principalmente en la lucha por la igualdad de las mujeres colombianas y la búsqueda de la justicia por los crímenes de violencia sexual que no sólo cometen las guerrillas, sino también los grupos paramilitares e incluso los miembros de las fuerzas públicas. Toda esta llamada al cambio viene, en gran parte, impulsada por la Asociación Lola Mora, de la que Otaegi forma parte desde hace más de diez años.

En busca de estabilidad

Tal es el punto de las atrocidades que se cometen en este tipo de crímenes, explica la periodista, que han llegado a clasificarse como un “catálogo del horror”. La sociedad civil sigue siendo la principal víctima, por lo que las condiciones del pueblo colombiano no son ni mucho menos deseables. “Civiles obligados a seguir las normas marcadas por los que en ese momento ostentan el poder. Poderes que ejercen a través de la violencia, el miedo y de la ley del silencio”, explica Otaegi.  A pesar de esto, no todo es guerra en Colombia. Los intentos por lograr la paz se han intensificado desde 2012 gracias a las negociaciones que comenzaron con el gobierno de Juan Manuel Santos junto a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Se calcula que el 40% de estas mujeres también participan en el conflicto armado

Estas negociaciones, que están teniendo lugar en la ciudad de La Habana, se han establecido según un esquema de asuntos prioritarios que se dividen en seis tipos de acuerdos. Ya se ha llegado a un consenso en tres de ellos: en la ampliación de la participación femenina en la política colombiana, en la política de desarrollo agrario integral (el acceso a la tierra) y en el problema de las drogas ilícitas. Ahora las negociaciones se centran en el tema de las víctimas, en esas más de seis millones de personas afectadas por el conflicto que buscan justicia.

Ellas quieren alzar la voz

Las mujeres se han visto muy afectadas en la guerrilla, ya que como asegura Otaegi: “Ellas han sido y siguen siendo víctimas directas e indirectas”. Pero no sólo son víctimas, sino que se calcula que el 40% de estas mujeres también participan en el conflicto armado. Las mujeres, en cuanto al ámbito político, eran hasta ahora “meras espectadoras” y lo que se busca es que haya un mayor impacto del género femenino en estas cuestiones que también les afecta directamente, por ello Leire Otaegi participa en la campaña #SíSucedióenColombia.

Un movimiento creado con la finalidad de que las mujeres colombianas sean escuchadas en su país y en el proceso de paz que está teniendo lugar en La Habana. Otaegi llama a todo aquel que quiera colaborar con la causa, para que no se olviden de la voz de las mujeres.

(Con información de Magda Corno García)

About Sara Barreira

Estudiante de 4º de Periodismo en C.U.V.

2 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.