La vuelta al mundo en 365 días

Dar la vuelta al mundo es algo con lo que todos los niños sueñan después de haber visto las aventuras de Willy Fog o leer La Vuelta al Mundo en Ochenta Días de Julio Verne. Para unos se trata de un sueño inalcanzable, algo utópico. Pero para otros no.

Alejo Tomás pertenece a ese segundo grupo. El pasado junio citó a sus jugadores del equipo de baloncesto al que entrenaba para comunicarles una noticia muy importante: “En diez días me voy a dar la vuelta mundo”. Atónitos dejó a sus pupilos, que ven cómo se quedan huérfanos de entrenador. Pero no les extraña, pues saben que para él viajar es su estilo de vida.

[Vea aquí las mejores fotos de la vuelta al mundo de Alejo Tomás]

Su único compañero de viaje es una mochila de 30 litros

La vuelta que Alejo va a dar al mundo no va a ser de 80 días. Van a ser 365. Ha solicitado una excedencia en su trabajo, y más que ponerle trabas le han puesto todas las facilidades porque saben que es su sueño. Tal es así que le mantienen las puertas abiertas para cuando quiera regresar.

El itinerario

Para esos 365 días Alejo ha trazado meticulosamente su plan de viaje, aunque reconoce que “no puede estar cerrado a un itinerario porque seguro que surgen imprevistos que hacen modificar mi ruta”. Tiene pensado recorrer América de sur a norte hasta noviembre. Después le tocaría visitar Australia, Nueva Zelanda y Malasia hasta febrero. Y ya a partir de ese momento no lo tiene muy claro, pues dice que “serán el viaje, las circunstancias, el clima y los viajeros que pueda encontrar los que me ayuden a tomar las decisiones”.

A la hora de diseñar su itinerario ha incluido las maravillas del mundo que le quedan por visitar, aunque sobre todo ha tenido en cuenta un factor: el clima. “He tratado de buscar el verano, viajando a climas tropicales o al hemisferio sur en su primavera”, explica.

Solo un continente no está incluido en su ruta: África. El motivo es sencillo: “Quiero dedicarle un viaje exclusivo, me parecía demasiado ambicioso y duro incluir a África dentro de mi itinerario. Conozco Marruecos y Egipto, así que ya habrá más tiempo para ir con calma”.

“Mi casa durante un año”

Alejo ha decidido lanzarse a esta aventura en solitario. “Quizás podría haber esperado a que otras personas me acompañaran, pero no sabes bien cuándo puede ser el mejor momento. Y si no lo hacía ahora, quizás no lo haría nunca”, aclara. Sin embargo, no estará solo durante toda su aventura. También ha tenido en cuenta a la hora de trazar su ruta los amigos que tiene por el mundo y así aprovechar también la posibilidad de alojarse con ellos.

Aparte del tiempo que pueda coincidir con compañeros, el único compañero de Alejo durante estos 365 días es una mochila de 30 litros y una de 10 metida en ella. La grande la utilizará para guardar toda la ropa y la pequeña para los aparatos electrónicos y la documentación. Todo esto apenas pesa 7 kilos, “un valor perfecto, puesto que la recomendación está en torno al 10-15% de nuestro peso. Esto me permite ir con ella a todas partes, sin facturar, pues quiero que mi casa para un año venga siempre conmigo”.

Presupuesto

Alejo lleva soñando con este viaje desde hace mucho tiempo. En concreto, lleva dos años ahorrando para hacer efectivo un sueño que de barato tiene poco. “Al igual que hay gente que se gasta lo que tiene en unos Levys o en tabaco –cuenta Alejo-, yo me lo guardaba para cumplir este sueño”. Pero no solo de ahorros vivirá su viaje, pues tiene un piso alquilado a un amigo que le proporciona todos los meses “un dinero que no me viene del todo mal”.

El presupuesto con el que se mueve ronda los 10.000 euros. Considera clave la gestión diaria del dinero y por eso intenta reducir los gastos al máximo posible buscando amigos en con los que alojarse o bien conociendo gente que le permita pasar noche en su casa, algo de lo que ya tiene experiencia de anteriores viajes.

Dentro de ese presupuesto incluye el billete vuelta al mundo, que le permite realizar una serie de vuelos con un conjunto de compañías e incluso puede cambiar el recorrido establecido. Eso sí, este billete cubre el plan de viaje que tiene previsto. Cuando llegue el momento de seguir una ruta que todavía no tiene perfilada tendrá que decidir sobre la marcha el medio de transporte.

Un apoyo incondicional

Aunque en esta aventura Alejo solo cuente con su mochila de 30 litros y puntualmente con algunos amigos, tiene todo el apoyo de sus familiares y conocidos. A través de su blog y twitter publica las mejores fotos y las crónicas de los lugares en los que ha estado. Cada comentario o cada whastapp que recibe le llenan de alegría y hace que las distancias sean menores.

Lleva ya 90 días viajando y no le cabe duda de que emprender este viaje ha sido la mejor decisión de su vida. Su aventura no ha hecho más que empezar. Ahora vive en un sueño del que no despertará hasta el año que viene.

(Visited 855 time, 1 visit today)

About José María Álvarez de Toledo

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS

2 comments

Deja un comentario

*