En la ONU, con Hillary Clinton

Luis Renes en la sala principal de la ONU.
Luis Renes en la sala principal de la ONU.

“Pasar un tiempo en el extranjero tras acabar la carrera es el mejor máster que puedes realizar. Es una experiencia obligatoria para todo periodista, tanto personal como profesionalmente hablando.  No hace falta estar en la ONU, en la UE o en la Casa Blanca… Muchas veces con hacer las maletas ya empiezas a ver las cosas desde otro punto de vista”, asegura Luis Renes, antiguo alumno del Centro Universitario Villanueva.

Licenciado en Periodismo, ha estado un año trabajando dentro de la Misión Permanente de España ante las Naciones Unidas en Nueva York. Allí ha podido conocer a personas tan influyentes en el panorama mundial como Ban Ki-Moon, el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero o Hillary Clinton. Ahora atiende a las preguntas de cuv3 para compartir su experiencia como representante de España en el extranjero.

Pregunta: ¿En qué ha consistido exactamente su trabajo? 

Respuesta: Formaba parte de la Misión Permanente de España ante las Naciones Unidas. Entre otras cosas, nos hemos volcado con la candidatura de España al Consejo de Seguridad, por lo que tocaba organizar seminarios, entrevistas bilaterales, visitas de ministros, etc. Todo para promocionar la candidatura y convencer al resto de países de que nos voten el próximo octubre. Tampoco dejamos de lado el día a día en la ONU: asistir a reuniones con los 194 países y realizar un seguimiento para Exteriores de lo que sucede en Naciones Unidas.

“Trabajar en el extranjero es el mejor máster que puede hacer una persona”

P:¿Qué labor tiene España dentro de la ONU?

R: Más de lo que pensamos en nuestro país. Es uno de los mayores contribuyentes en el sistema de Naciones Unidas y destaca por su implicación en materia de cooperación. Dentro de la ONU España está más valorada de lo que creemos.

P: ¿Por qué decidió irse a trabajar a Nueva York?

R: Los últimos meses de carrera veía que todo se acababa y que empezaba la “vida real”. Tenía clarísimo que necesitaba irme fuera de España, ver mundo, madurar lo que aprendes en la carrera y, por supuesto, perfeccionar los idiomas. Dos días antes de que surgiera mi beca en Nueva York tenía ya un pie en Israel, así que, sí o sí, sabía que me esperaba una temporada fuera.

 P:¿Cómo encontró el trabajo?

R: Fue a través de Villanueva. Lo vi tan interesante y tan difícil que yo daba por hecho que no me lo iban a dar por el volumen de gente que lo había solicitado. Pero una tarde del verano pasado me llamaron del Ministerio de Exteriores para la entrevista final para la mañana siguiente. Me fui corriendo a casa y estuve preparándola en inglés toda la noche. Hubo suerte y aquí estoy.

“En el trabajo me dan ganas de sacar la grabadora y ponerme a entrevistar”

 P: Al empezar la carrera, ¿pensaba que acabaría trabajando en esto?

R: Creo que es el último lugar donde me veía. Ni siquiera te lo llegas a plantear. Con lo mal que te lo pintan cuando eliges estudiar Periodismo yo creo que piensas antes acabar en un Mcdonalds que en la ONU, pero con el tiempo te das cuenta que hay mil puertas por abrir y que, si uno quiere, puede acabar donde se proponga. Me gustaba y me gusta el periodismo político. Ahora me apasiona lo que estoy haciendo pero sí que es cierto que me veo más comunicando la noticia que siendo parte de la noticia. Es decir, cuando estaba en una votación de la ONU o cuando tenía al lado a alguien importante me daban ganas de retransmitir la votación por twitter o sacar la grabadora y ponerme a entrevistar.

 P: En Nueva York ha conocido a personas tan carismáticas como Hillary Clinton. ¿Cómo es lejos de las cámaras una de las personas más influyentes del mundo? 

R: La verdad que apenas he tenido contacto con ella. Aquí conoces a diplomáticos de todos los países. Por los pasillos te saludan y ya no sabes dónde les has visto antes pero respondes por educación. Entonces, un día salía corriendo al comedor y al girar una columna me choqué con una cara familiar. Le saludé sin saber quién era y mientras le daba la mano me di cuenta de que estaba saludando a Hilary Clinton. Me quede en shock.

P: ¿Ha conocido a algún personaje famoso más?

R: A Ban Ki-Moon, que siempre sonríe a los becarios, a los ministros Margallo y Mato, a la ex ministra Bibiana Aído o a la ex vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Un día estuve esperando con Leíre Pajín a que Zapatero saliera de una reunión. Estuvimos hablando y la situación fue tan surrealista que cuando llamé a mi padre para contárselo me dijo que no me lo inventara, pero era verdad. Sueles ver a caras conocidas, pero desde dentro acabas dando más importancia a los trabajadores de la ONU que salen a las 9 de la noche intentando que una resolución salga adelante que al político de turno que viene a hacerse la foto, aunque entienda también que esa foto es necesaria.

P:¿Es buena la imagen de España en el mundo?

R: Yo creo que es mejor la imagen de España fuera de nuestro país que en nuestro propio país. Cuando te preguntan de dónde eres y contestas “Spain” ya de entrada se les pone una sonrisa. Una de las cosas que más me ha asombrado es que todos los taxistas se conozcan las alineaciones del Real Madrid y del Barça, y que estén al tanto de la competitividad entre ellos. A veces saben más de fútbol que los propios españoles.

P: ¿Cree que su experiencia fuera de España será una ventaja a la hora de encontrar trabajo aquí? ¿Animaría a la gente a trabajar en el extranjero?

R: Yo espero que sí, pero más que por el hecho de que aparezca en tu currículum, por todo lo que te aporta a ti mismo. Por la seguridad de enfrentarte a una entrevista laboral, por entender métodos de trabajo de otras culturas, las formas de hacer networking, etc. Todo en su conjunto te da unas tablas que hacen que al volver a España lo veas todo más fácil porque juegas en casa. Pero para jugar bien en casa tienes que ver cómo juegan fuera. Al acabar la carrera es el mejor máster que puedes realizar. Es una experiencia obligatoria para todo periodista. Tanto personal como profesionalmente hablando. Y tampoco creo que haga falta estar en la ONU, en la UE o en la Casa Blanca… Muchas veces con hacer las maletas ya empiezas a ver las cosas desde otro punto de vista

P: ¿Qué es lo que más echaba de menos de España?

R: Lo tengo clarísimo: la comida y la vida en las calles. Aquí te cruzabas con mucha gente pero no hay esa conexión que sientes en España. El Rastro o la Plaza Mayor dan mil vueltas a la Quinta Avenida o Times Square.

P: ¿Seguirá trabajando para el Gobierno de España o prefiere volver a hacer radio, prensa o televisión?

R: Yo encantado de seguir aquí o en algún medio mientras pueda continuar trabajando y aprendiendo en el mundo del Periodismo. Aunque prefiera radio, prensa o televisión, creo que también es bueno durante un tiempo ver las cosas desde otro punto de vista y eso es una de las cosas que me llevaré de la ONU.

(Visited 242 time, 1 visit today)

About Miguel Ángel Garcia Villaoslada

Estudiante de 4º de Periodismo.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.