Javier Ayuso: “El Rey es la imagen de la democracia”

“La irrupción en la vida privada de la Familia Real era algo que tenía que suceder antes o después. Con frecuencia se llama periodismo a cosas que no lo son. Ni determinadas tertulias en televisión ni comentarios anónimos en internet lo son”, afirma con contundencia Javier Ayuso, portavoz de la Casa del Rey.

Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ejerció doce años como director de Comunicación de BBVA y Cinco Días y trabajó como periodista en el diario ABC y El País. Está considerado como un hombre prudente y brillante y ha recibido varios reconocimientos por su aportación al periodismo. Ahora, con ilusión y ganas, habla como director de Comunicación de la Casa de S.M. el Rey y como experto en su profesión.

Pregunta:  ¿Cómo es un día normal en su trabajo?

Respuesta: Como director de Comunicación de la Casa de S.M. el Rey, suelo llegar al despacho a las 9 de la mañana. La primera hora la dedico a leer los resúmenes de prensa, radio, televisión, webs y redes sociales. Luego tengo la primera reunión del día con el equipo de Comunicación de la Casa, para comentar las noticias y opiniones publicadas y organizar el trabajo del día. A partir de ese momento, depende mucho de los días y de las actividades de la Familia Real. El área de Comunicación da cobertura a toda la Familia Real y nos repartimos el trabajo entre todos. Suelo almorzar con periodistas y por la tarde seguimos con la actividad habitual y reuniones internas. La jornada laboral termina en torno a las 8 de la tarde, aunque mantengo el teléfono móvil abierto 24 horas al día. Las llamadas se suceden sin parar durante todo el día.

P: ¿Cómo es trabajar en un puesto en el que cualquier información se magnifica?

R: En un puesto como el que ocupo ahora, la discreción y la prudencia son valores fundamentales.

P: Echando la vista atrás en su trayectoria, ¿cuándo supo que quería ser periodista?

R: A los 14 años tenía muy claro que quería ser periodista. Siempre me gustó leer y escribir y ya en el colegio hacía un periódico.

P: ¿Qué papel juega la comunicación para usted teniendo en cuenta que se ha dedicado a ello casi toda su vida?

R: La comunicación, en todas sus vertientes, ha formado parte de mi vida profesional a lo largo de casi cuarenta años. La mitad como periodista y la otra mitad como gestor de la comunicación de empresas o instituciones.

P: Usted estuvo en EEUU con una beca del World Press Institute. ¿Qué imagen hay de España en el extranjero?

R: Estamos hablando de 1985, un año en el que España estaba buscando su lugar en el mundo. Todavía no habíamos entrado en la Unión Europea y teníamos que demostrar que la democracia se estaba consolidando, diez años después de la muerte del general Franco. En esos años se nos observaba con atención. Éramos todavía un proyecto de país moderno y democrático.

“Los grandes acontecimientos de nuestro país en la democracia han sido protagonizados por el Rey”

P: La “fuga de cerebros” puede estar debilitando la marca España. ¿De qué manera influye la corona en la marca España?

R: Eso de la fuga de cerebros es muy relativo. Hay muchos jóvenes que se van a estudiar o a trabajar al extranjero y contribuyen a mejorar la imagen de España. En cuanto a la aportación de la Corona a la marca España, es fundamental. El Rey aporta la imagen de la persona que trajo la democracia a España, la defendió frente al intento de golpe de Estado de 1981 y ayudó a situar el prestigio de nuestro país en cotas altísimas en todo el mundo. No hay que olvidar que el reinado de Juan Carlos I es la etapa de mayor estabilidad, libertad y prosperidad de la historia de España. Los grandes acontecimientos de nuestro país en el periodo democrático han sido protagonizados por el Rey y sus gestiones internacionales han solucionado muchos problemas.

P: ¿Considera que el periodismo siempre ha estado en una mala situación con respecto a otras profesiones?

R: No, en absoluto. Creo que el periodismo es el oficio más bonito del mundo y que ha jugado un papel muy importante en el desarrollo de la democracia en España. Sin prensa libre no hay democracia, por eso creo que el trabajo del periodista es fundamental. Durante la transición democrática y  los años ochenta y noventa vivimos una edad de oro en el periodismo español, que luego se ha ido deteriorando por el impacto de la crisis económica en los medios de comunicación. Aunque hay que recordar que la crisis está afectando a todas las profesiones.

P: La crisis nos afecta a los jóvenes de diferentes maneras. Una de ellas es la jubilación tardía, ¿qué opinión le merece que cada vez existan menos oportunidades estando mejor preparados?

R: Es cierto que los jóvenes tienen ahora menos oportunidades laborales que hace diez, veinte o treinta años, por la durísima crisis económica que estamos sufriendo. Pero también es verdad que el nivel de formación y las oportunidades de viajar y tener otras experiencias formativas, humanas, etc., es muy superior ahora que en el pasado. Yo espero que a medida que se vayan mitigando los efectos de la crisis, los jóvenes españoles, que están mejores preparados que los de mi generación, vayan teniendo más oportunidades. Mientras tanto, habrá que moverse y buscar salidas fuera de España.

P: Al periodismo se le suma la crisis de veracidad, de luchar diariamente contra el periodismo “poco ético” y de “cotilleo”. ¿Cómo se vive en la Casa Real que en los medios de comunicación se hable sin tapujos de temas personales de sus miembros?

R: Con frecuencia se llama periodismo a muchas cosas que no lo son. Ni determinadas tertulias en televisión se pueden calificar como género periodístico, ni los comentarios anónimos en redes sociales son periodismo, etc. Para mí, el trabajo del periodista debe ser igual en un tipo de medio que en otro. Un periodista debe buscar una buena historia, contrastarla y confirmar su veracidad y contarla bien. En cuanto a la irrupción en la vida privada de la Familia Real, era algo que tenía que suceder antes o después. No tenía sentido que se mantuviera un tabú sobre la Familia Real. Dicho esto, yo creo que hay unos límites de privacidad para todos los ciudadanos, incluidos los miembros de la Casa Real, sobre todo para los menores. Muchas veces se sobrepasan esos límites.

About Victoria Larrodé

Estudiante, 5º de Periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.