Cirugía plástica, o cómo mejorar la felicidad de la gente

Operación de párpados en el Hospital Virgen de la Paloma Fotografía: Diego Magaña
Operación de párpados en el Hospital Virgen de la Paloma de Madrid
Fotografía: Diego Magaña

La medicina es uno de los campos más importantes de la humanidad practicada desde el origen de la especie, con métodos más o menos primitivos. El hombre es un ser frágil que puede herirse con demasiada frecuencia, pero el problema viene cuando alguien nace con una malformación, o cuando se mira en el espejo y ve que cierta parte de su cuerpo no le hace sentirse cómodo, pues no está en armonía con su aspecto físico.

Es aquí donde entra la cirugía estética o plástica, encargada de reparar el cuerpo de aquella persona que lo desee o necesite. El trato de esta disciplina siempre se debe hacer con mucha delicadeza, pues hablamos de una de las ramas de la medicina que más polémica suele traer.

El doctor Ezequiel Rodríguez, de 63 años, es uno de los pioneros españoles en este tipo de cirugía. Iniciado en este sector tras unas oposiciones que hizo en 1974, hoy en día ejerce su profesión en el madrileño Hospital Virgen de la Paloma. Para él, la cirugía estética es “la más social de todas”. Con ella se consigue que una persona alcance un bienestar interno que le haga afrontar su día a día con más felicidad y confianza.

Él pudo ver cómo se reconstruían cuerpos tras la explosión de un camión cisterna en el camping de Los alfaques, Tarragona, en 1978. Este fue uno de los accidentes más terribles en la historia de España, pero el doctor Rodríguez asegura no sentirse afectado ante este tipo de situaciones: “Los médicos lo somos por vocación, debemos estar dispuestos y encantados de tratar cualquier quemado o malformación que nos llegue, por grave que sea”.

El miedo a una operación de este tipo es algo común, “lo anormal sería no tenerlo”

¿Cambió de piel Michael Jackson?

En España podemos ver cómo cada día alguna persona famosa se ha operado de alguna parte de su cuerpo para conseguir un aspecto más joven y bello. Pero, ¿está bien modificar lo creado por la naturaleza? Desde los cuadros de Rubens hasta ahora, la estética que busca el ser humano ha cambiado mucho. Se va, por ejemplo, de un aspecto algo pasado de peso a buscar la delgadez más atractiva de nuestros tiempos.

Al doctor Rodríguez le parece algo natural y nada raro que alguien quiera sentirse más cómodo consigo mismo. Sin embargo, asegura que “hay cosas que van contra natura, como el cambio de piel o sexo” que tocan ya terrenos más personales en la moral de un doctor. El caso más famoso del mundo es, sin duda, el supuesto cambio de piel que recibió el fallecido cantante Michael Jackson cuando pasó del tono negro al blanco (operación que, curiosamente, siempre negó Jackson que hubiera sucedido).

En cuanto a la religión, durante mucho tiempo fue algo que atentó contra la ley de Dios, pero en 1958 el Papa Pío XII afirmó que la cirugía plástica tan solo continuaba la obra de Dios de buscar la belleza en la gente.

Prestigio y clínicas privadas

“El respeto de un cirujano plástico no depende de su profesión, sino de la persona en sí”, afirma el doctor Rodríguez, quien no ve diferencia entre el trato a este tipo de doctores en comparación con el resto de profesionales de la medicina. El problema, sin embargo, está primero en la gran cantidad de médicos que hacen este tipo de operaciones sin la formación adecuada, al ser especialistas de otro tipo de cirugías.

Tampoco ayuda que en muchas provincias españolas no se cuente con especialistas en cirugía plástica que puedan reconstruir malformaciones en sitios como Ávila, Teruel, etc. No es una profesión tan difundida, y la polémica viene “en la poca difusión que se hace de nuestro trabajo día a día, recibiendo cobertura solo las operaciones más polémicas”, asegura el doctor Rodríguez.

Las clínicas de cirugía estética privadas y comerciales van por otros derroteros. Un cirujano plástico de un hospital tratará a su paciente personalmente durante muchas sesiones. En cambio, una entidad privada “irá a venderte el producto y hacer caja, sin llegar a ver al cirujano que operará hasta el día de la misma operación”, explica el doctor Rodríguez, que afirma que “una persona debe tener confianza en su médico y saber quién tendrá la responsabilidad de cambiar su aspecto”.

Datos concretos

Desde párpados a aumentos de pechos y liposucciones, al año se operan en España más de 100.000 personas. Además, destaca el gran aumento de operaciones de hombres que está ocurriendo en este sector. De cada 10 operaciones realizadas, 1 o 2 de ellas a hombres (en muchos casos operándose de nariz, párpados o ginecomastia, el crecimiento excesivo de pecho en un chico tras la pubertad).

El doctor Rodríguez cuenta con un estudio concreto, realizado en 2010, con el que los profesionales de este sector pudieron por fin manejar datos concretos de cómo se mueve la cirugía estética en España. ¿La situación es en 2013 la misma? No, de hecho hay en marcha un nuevo estudio para conocer cuáles son los efectos de estos últimos años de crisis económica en esta profesión.

Lo que está claro es que España no es un país ajeno a la cirugía estética o plástica. El miedo a una operación de este tipo es algo común. “Lo anormal sería no tenerlo”, afirma el doctor Rodríguez, “pero la gente debe, tras saber los riesgos, confiar en un buen médico, pues solo estamos aquí para mejorar su calidad de vida”.

(Visited 366 time, 1 visit today)

About Diego Magaña Ibáñez

Alumno de 4º de Periodismo en Villanueva CU

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.