Carta a María de Villota

Alumnos de periodismo con María de Villota y el profesor Juan Caño
Alumnos de periodismo con María de Villota y el profesor Juan Caño

Querida María:

Te has ido. Has dejado un vacío en el corazón de todos los que hemos compartido un rato de tu tiempo. Nosotros, alumnos del Centro Universitario Villanueva, tuvimos la inmensa suerte de ser testigos de tu continua sonrisa. Porque si algo hiciste durante la charla fue sonreír. La vida no te lo puso fácil pero supiste sacarle todo el jugo a su lado más dulce.

Entrevistarte fue un lujo. Todo un privilegio. Nos enseñaste lo que se ve de más con un ojo de menos. Nos empujaste a ser mejores y a perseguir nuestro sueño.  “Cuando sigues una pasión y lo unes a un compromiso, a una determinación, al final todo se cumple”, dijiste. Tú seguiste tu sueño, lo alcanzaste y, sin apenas tiempo para saborear tu victoria, te lo arrebataron de las manos. De la misma forma que hoy, 11 de octubre, te han alejado de todas las personas que te quieren.

María, decidiste ser piloto y lo lograste. Superaste las barreras que te puso “un mundo de hombres”. No solo eso. Tras tu accidente volviste a levantarte, a luchar por otras personas. Sin saberlo, nos empujaste a ser mejores. Nos contaste tu historia y, aunque te temblaba la voz al hablar del accidente, no dejabas de sonreír.

Jamás vimos una sonrisa más sincera

Nos impresionaste. Nos dejaste con la boca abierta. El mismo asombro que sentimos hoy, cuando te has ido. Luchaste por tu vida y conseguiste permanecer entre los que te quieren y hoy lloran tu ausencia. Todavía no entendemos por qué ha ocurrido. Estabas en Sevilla, ibas a participar en el Congreso “Lo que de verdad importa”. María, ibas a inspirar a otros cientos de jóvenes como nos inspiraste a nosotros. Ellos se han perdido tu sonrisa, pero nosotros no la olvidamos.

Tu presencia, el pasado mes de mayo, fue la mejor lección magistral recibida.

María, gracias. Gracias por enseñarnos que los sueños que se persiguen, se consiguen. Gracias por mostrarnos que la vida es esfuerzo y sacrificio. Gracias por demostrarnos que nunca nada está perdido del todo.

Siempre recordaremos cómo entraste en el aula, con tu parche y tu sonrisa, acompañada por tu hermana, siempre a tu lado. Te recordaremos hablando del pasado, de tu trayectoria a contracorriente y tu sueño de ser piloto. No olvidaremos, tampoco, cómo nos hablabas del futuro, de Rodrigo y cómo esperabas que tus hijos nunca quisieran ser pilotos.

Gracias María, por enseñarnos a vivir. 

(Visited 216 time, 1 visit today)

About Alejandra García Daniel

Alumna de 5º de Periodismo

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.