Emprendedores de sueños

“España, a la cabeza del fracaso escolar y del paro juvenil en Europa”, “Más de 300.000 jóvenes se han ido de España durante la crisis”… Frente a titulares desalentadores, interminables colas de paro, EREs y cierres de empresas, ellos, los nuevos emprendedores, aportan el punto positivo a la generación actual de chicos y chicas españoles, el rayo de luz al final del túnel. Ideas de calidad, esfuerzo, noches en vela, ilusión y mucha constancia son los ingredientes principales que conforman las almas de jóvenes emprendedores que luchan cada día por sacar adelante un proyecto en el que nunca dejan  de creer.

Laura Corsini, Federico Rey, Camilo López y Natalia Urbina son cuatro emprendedores españoles a los que la crisis no les ha impedido perseguir sus sueños y llevarlos a cabo entre financiaciones imposibles, quebraderos de cabeza y muchas noches en vela repletas de cafeína.

Detrás de “Biombo 13” se esconde el talento y la creatividad a raudales que desprende la joven Laura Corsini. No dudó en aprovechar sus tres meses libres del pasado verano, tras finalizar sus estudios universitarios, para volcar todo el talento acumulado en lo que hoy ocupa una gran parte de su vida.

Tiene una máxima clara: “Si te emociona lo que haces estás creando y si no, estás obedeciendo” y es precisamente la apuesta por la originalidad lo que desprenden las camisas de la marca de la madrileña.

Cada clienta diseña su propia prenda que será confeccionada posteriormente por el equipo de “Biombo13” tal y como ella lo haya demandado. Se trata de camisas de diferentes colores que pueden seleccionarse directamente a través de internet y que llevan decoraciones siempre a elección de la clienta, conformando de este modo una prenda única.

Vender online, mejor que en una tienda

“Lo que más me está gustando de todo este proceso es el trato personal con el cliente, poder aconsejarle, es algo que no querría perder nunca. Tampoco me gustaría tener una tienda física, me gustaría más vender en puntos de venta que comercialicen cosas especiales y en Internet, que creo es el futuro”, afirma Laura Corsini.

La tienda online de esta joven emprendedora avanza a pasos agigantados, las ventas que realiza en la capital tienen cada vez más éxito e incluso ha tenido la posibilidad de realizar un desfile gracias a la colaboración de alumnos del CES.

Una alternativa al teatro comercial

Federico Rey es actor y actualmente compagina su participación en la webserie Sin vida propia con su labor en el Teatro del Arte (TDA), donde consiguió introducirse gracias a la empresa con la que se subió al escenario en dos ocasiones. Junto a su compañero Jaime, se encarga de la coordinación y de las redes sociales de este espacio de Lavapiés, un proyecto que confiesa que desde el primer momento le ilusionó, por lo que no dudó a la hora de formar parte de él.

“Se trata de dar una visión diferente al teatro comercial y al gran formato y buscar esos pequeños espacios que son los que están funcionando”, declara. Al nombrarle la palabra crisis, Federico Rey suscribe las palabras de Imanol Arias y afirma que un actor está por naturaleza en paro: “Ahora mismo no hay una guerra contra nadie sino contra uno mismo e intentar vender lo que a ti te gusta. El teatro está reinventándose, principalmente por el auge de las salas pequeñas ante los ‘Coliseums’ y las ‘Gran Vías’ que siempre se han llenado. Ahora triunfan las salas pequeñas y nosotros hemos querido buscar eso pero con un punto diferente a nivel de programación”, confiesa.

Una aplicación para conectar a los deportistas

Timpik es el proyecto de Camilo López, un joven de Motril que cuando llegó a Madrid sintió la necesidad de crear una aplicación que conectase deportistas, de manera que fuese fácil encontrar gente con la que practicar un deporte, en su caso jugar al fútbol.

El deporte más demandado por los usuarios es precisamente el fútbol, seguido del pádel y entre los más curiosos se encuentran el denominado Carro-vela y el Kin Ball, en el que una pelota gigante es la protagonista.

Camilo López mira al futuro de forma positiva y anima a todos los jóvenes que se muestran temerosos de sacar su proyecto adelante: “Que se atrevan, es verdad que da miedo… yo el día que dejé el trabajo vomité cuando di la noticia pero luego de lo único que me arrepiento es de no haber dado este paso antes“, declara.

A pesar de comprender la situación de vértigo por la que pasan muchos jóvenes que quieren emprender en tiempos de crisis, Camilo López, no concibe el tirar la toalla ante las adversidades. “Para alguien que ama su proyecto y tiene ese gen emprendedor no existe esa opción”, afirma con contundencia.

Los problemas legales para los emprendedores

Los proyectos en los que Natalia Urbina está sumergida también tienen que ver con las nuevas tecnologías. Esta estudiante de Comunicación Audiovisual está actualmente inmersa en dos proyectos: “Mindnific” y una aplicación farmacéutica. El primero  lo define como “una plataforma online donde los jóvenes estudiantes de escuelas de creatividad de todo tipo puedan compartir su concepto de creatividad a través de proyectos o productos”.

Si el trabajo del emprendedor no es fácil, en internet lo es aún menos: “Tienes que tener un equipo de desarrolladores web que no siempre cumplen a la hora o hay problemas en el último minuto, hay cambios en la página web… Entonces se retrasa el lanzamiento”. A pesar de ello, Urbina destaca una serie de “pros” para referirse a desarrollar un proyecto propio en la red. “Es mucho menor la inversión porque no tienes que pagar un local, a Hacienda, empiezas con poca gente… pero sí tienes que esforzarte igual o más que en cualquier otro proyecto”, matiza.

Otro de los quebraderos de cabeza del joven emprendedor pueden tener su origen en los conceptos legislativos, como es el caso de la aplicación de detección de fármacos que quiere desarrollar Natalia Urbina: “La legislación es un poco estricta con el tema de la publicidad de los medicamentos pero nosotros estamos viendo la parte más informativa, más social y queremos, además de emprender, ayudar a la gente”.

Manos delicadas que rozan nerviosas los tejidos de camisas producto de creatividades de madrugada, sueños intactos entre bambalinas, pantallas de ordenador que reflejan rostros cansados pero llenos de ilusion, ideas, planes… En definitiva, las de estos emprendedores son miradas hacia un futuro incierto pero que ellos quieren construir.

About María Quintana

Licenciada en Periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.