Habemus Papam: “¡Francesco! ¡Francesco!”

Mariana, argentina, en la plaza de San Pedro
Mariana, argentina, en la plaza de San Pedro

Habemus Papam. Y como dice él mismo: “Me han ido a buscar al final del mundo”. A Argentina. Pocos lo esperaban pero, a pesar de todo, al escuchar su nombre –¡Bergoglio!– la plaza entera ha aplaudido entre el estupor y el desconcierto. Algunos pensaban que era francés, algún avispado decía “es el argentino” pero, por si las dudas, la gente comenzó a gritar “Francesco”, “Francesco”.

La histórica jornada dejó un buen puñado de inolvidables recuerdos e imágenes de la elección del Papa, al menos para los que estaban allí. A las 6.30 de la tarde, el ambiente en la Plaza de San Pedro ya estaba completamente caldeado. Muchos decían con gran seguridad “la fumata blanca será hoy”, y- a pesar de la lluvia y la temperatura, más baja que estos últimos días-  una multitud esperaba expectante el color del humo que saldría de esa pequeña chimenea. cuv3 lo ha podido presenciar en directo.

“Me da igual su nacionalidad”

Peter, estudiante de ingeniería médica, y Nicholes, estudiante de griego, son de Nueva York y están en Roma de viaje de estudios. Para ellos este momento “es histórico”. “A pesar de que no soy católico no quería perdérmelo”, comenta en declaraciones a cuv3 Nicholes, quien, al ser preguntado si saldría papa algún norteamericano,  apostaba “por un cambio. Pienso que será del sur, de Latinoamérica”.

Algunos de los italianos ansiaban que el Papa fuera de su país, como Giuditta, que estudia medicina en La Sapienza. Pero a otros muchos no les importaba la nacionalidad. “Me da igual”, decía Mara, una joven madre, mientras que su hijo Alessandro – de unos seis años- apostillaba: “Yo prefiero que sea italiano, porque así lo podré entender y hablar con él”.

La espera desde la fumata blanca al saludo desde el balcón no se ha hecho larga. Cesó la lluvia y un sacerdote italiano dijo que “es impresionante esto. Todo el día lloviendo, para purificarnos y ahora, viene la bendición”. A los cantos de “Viva il Papa”, la salve en latín, el himno de Italia, y el desfile de la guardia suiza le sucedieron los minutos –casi una hora- para conocer el nombre y el rostro de Francesco, el nuevo papa.

“Le conozco porque soy de Buenos Aires”

Mariana, argentina, no se lo creía: “Estoy muy feliz y muy sorprendida. No me lo esperaba. Estoy muy contenta de que sea un papa argentino, aunque con tener nuevo papa, ya estoy feliz. Lo conozco porque soy de Buenos Aires, pero yo pensaba que saldría uno más joven, de unos 50 años”.

El Papa argentino, el primer papa latinoamericano, salió y conquistó al público con su sencillez. Impresionante fue el silencio de toda la plaza cuando dijo que, antes de impartir la bendición Urbi et Orbi, quería que todo el pueblo rezara por él.

“Hermanos y hermanas, os dejo. Gracias por tanta hospitalidad. ¡Rogad por mí y hasta pronto! Nos vemos pronto: mañana me voy a rezar a María para que guarde Roma. ¡Buenas noches y buen descanso!”

(Visited 139 time, 1 visit today)

About Gema Bellido

Corresponsal de cuv3 en Roma. www.alaspuertasdelconclave.blogspot.it

2 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.