“Es muy emocionante vivir en directo la elección del nuevo Papa”

Gema Bellido, corresponsal de cuv3 en Roma
Gema Bellido, corresponsal de cuv3 en Roma

La Iglesia pasa por la transición de un nuevo pontificado y Roma lo vive en primera línea. Miles de personas se agolpan alrededor de San Pedro para participar de un hecho histórico que sorprende al mundo entero. La renuncia de Benedicto XVI abre una nueva etapa en la Iglesia. El estado de Sede Vacante hace que se debata sobre quién será el próximo representante de Cristo en la tierra. Gema Bellido, antigua alumna del Centro Universitario Villanueva, cuenta a cuv3 desde Roma cómo se viven estos días previos al cónclave y elección del nuevo Papa.

P: ¿Cuál es el ambiente que se respira en las calles de Roma?

R: Cuando se supo la noticia de la renuncia del Papa, el ambiente en Roma cambió de la noche a la mañana. Muchos medios de comunicación del mundo entero empezaron a situarse en los alrededores de la Plaza de San Pedro. Se respiraba algo diferente entre los propios romanos y muchas personas de muchos sitios del mundo empezaban a llegar a Roma para estar los últimos días con Benedicto XVI. Algunos que ya habían planificado el viaje hacía tiempo agradecían poder estar en Roma, otros venían exclusivamente para esto (en la última audiencia supe de un brasileño que esperaba la visita de Benedicto XVI en agosto, para verle en la JMJ de Río de Janeiro. Al enterarse de que este Papa no iría, sacó un billete de ida y vuelta para poder verle en persona en Roma). Los días anteriores al 28 de febrero han sido muy especiales. Se notaba la gran afluencia de muchas personas en los últimos actos públicos del Papa: en las audiencias de los días 13 y 27; los dos últimos ángelus con él y la Misa del miércoles de ceniza (13 de febrero que, aunque siempre se hace en la iglesia de Santa Sabina, se cambió a la plaza de San Pedro por la cantidad de gente que había pedido asistir). Después de que la renuncia fuera efectiva, hay más tranquilidad en la ciudad. Y una cierta expectación por el cónclave.

P: Ahora la Iglesia está huérfana, ¿cree que esto es cosa de algunos (los cristianos católicos) o de todo el mundo?

R: No sé si la Iglesia está huérfana, porque realmente aunque ha costado mucho despedirse de Benedicto XVI no ha sido comparable a cuando se muere el Papa. Escuchar personalmente a Benedicto XVI que no abandonaba la Iglesia, que la Iglesia es de Cristo y Él la guía, supongo que realmente reconforta y quizás ese sentimiento que podríamos llamar de orfandad, disminuye. El otro día me decía una italiana que estudia políticas en La Sapienza que no se sorprendía por la cantidad de gente que hay estos días en Roma, porque el Papa es, posiblemente, la personalidad más carismática del mundo entero. Por eso, pienso que no es algo que afecte sólo a los católicos sino a toda la humanidad. El Papa no siempre habla exclusivamente a los católicos, sino a todo el mundo.

P: ¿Qué piensa la gente ahora con el cónclave?, ¿tienen fe en que realmente la renuncia de Benedicto será por el bien de la Iglesia?

R: Pues hay de todo, como siempre. Hay gente que opina que detrás de la renuncia del Papa “hay algo más” e intentan justificarla hablando de “conspiraciones entre los cardenales”,“luchas de poder” y cosas por el estilo. Estar en estos momentos aquí es una suerte porque puedes vivir las cosas directamente. Que el Papa haya insistido tanto en explicar por qué se iba y los motivos de su renuncia ayuda a clarificar al mundo entero por qué ha tomado esa decisión. La mayor parte de la gente de la calle, creyentes y no, valoran la decisión del Papa y lo han acogido como un acto valiente y lleno de rectitud. En Italia, por ejemplo, el mismo día en que salió la noticia de la renuncia del Papa vi en el telediario cómo todos los líderes políticos mostraban su respeto y alababan la decisión de Benedicto XVI.

P: ¿Qué nombres se oyen de cara al nuevo pontificado?

R: La verdad es que tampoco presto tanta atención a esto. Se habla mucho de los cardenales más jóvenes, puesto que parece que Benedicto XVI  renunció por su edad y su falta de fuerzas, pero no sé concretamente qué nombres decir… Supongo que los medios españoles también hablarán bastante de esto.

P: ¿Qué opina acerca de este hecho? ¿Qué supone para usted estar en “primera línea de fila” viviendo este acontecimiento histórico?

R: Supone una gran suerte. No podía imaginarme que iba a vivir un momento como este en Roma. Ha sido una gran alegría poder asistir a los últimas apariciones públicas de Benedicto XVI y estar allí para agradecerle todos estos años. Imagino que será muy emocionante, sobre todo, poder asistir a la fumata blanca y ver “en directo” al nuevo Papa.

P: ¿Cómo deberían de comportarse los medios de comunicación en estos días? 

R: Pues como lo están haciendo en su mayor parte. En los periodistas con los que he coincidido en estos días he podido ver una actitud de respeto y de admiración por Benedicto XVI. Hay que entender que lo propio de los periodistas es “contar noticias” y, en cierto modo “vender su noticia”, y por eso entiendo que a veces busquen un punto de  controversia donde no la hay. Además, muchas veces tampoco son expertos en los asuntos de la Iglesia, lo que les lleva a escribir como si se tratara de asuntos civiles, o como si el gobierno de la Iglesia fuera como el de un país. Me llamó mucho la atención un cosa que me contaba una amiga de Brasil. Después del último ángelus con el Papa una periodista de una emisora de su país se le acercó y le hizo una entrevista. Al ver que respondía conociendo de lo que hablaba le pidió su e-mail para consultarle en adelante, reconociendo que hay muchos temas del Vaticano en los que ella no es experta. Me parece un buen ejemplo de lo que es un buen periodista.

P: Estarán yendo a Roma numerosos curiosos y periodistas, ¿dónde se sitúan? Para los peregrinos que llegan, ¿qué buscan? ¿qué intención tienen de estar allí unos días antes del cónclave?

R: Curiosos la verdad es que no tantos… periodistas muchos. Tienen una zona habilitada al comienzo de Via della Conciliazione (muy cerca de la Plaza de San Pedro). Además, algunas cadenas de televisión han habilitado una especie de tarima o escenario en los balcones que están más cerca de San Pedro. Me contaban que la BBC tiene uno de estos balcones alquilado de forma permanente, por si ocurre cualquier cosa en el Vaticano. Ha habido más afluencia de peregrinos en los últimas apariciones de Benedicto XVI. Ahora, Roma está más tranquila. Quizás, cuando se conozca la fecha del cónclave, habrá personas que querrán viajar para estar aquí en el momento en el que se anuncie el “Habemus Papam”.

P: Allí en Roma, ¿la gente se encuentra sola o tiene presente que Benedicto XVI está a unos cuantos kilómetros del Vaticano rezando y apoyando?

R: Esta pregunta es difícil…pienso que tiene mucho que ver con la visión que del Papa y de la Iglesia tenga cada uno. Los hay que no se acuerdan tanto ya de Benedicto XVI. Muchas otras personas están rezando especialmente estos días por el cónclave, por los cardenales, por el futuro Papa y saben que Benedicto XVI hace lo mismo, tal y como nos  dijo antes de marcharse.

About Yolanda Langdon

Periodista/Journalist @YolandaLangdon

2 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.