Luis del Olmo, el hombre de los 11.000 programas de radio

ABC Punto Radio, Madrid. Diez y media de la mañana. Comienza Protagonistas, su programa de radio. Nadie en el estudio, solo él y el micrófono, frente a frente. Los técnicos le observan mientras realizan su trabajo. Comienza a dar paso a las llamadas de los oyentes y lee algunos correos enviados por ellos. La productora, Ester Pedraza, le prepara un café con cinco galletas “campurrianas” que, según explica, son su preferidas. Mientras escucha a los oyentes dar su opinión sobre un tema, desayuna tranquilamente, sin prisas, sin nervios, sin tensión.

Entra la publicidad y tiene unos minutos para descansar. Se levanta y puede apreciarse a la perfección su elevada estatura. Las pequeñas dimensiones del estudio le hacen aún más alto de lo que es. Viste con traje, camisa blanca, pantalón negro y corbata de rayas con colores muy llamativos. La chaqueta está colgada en el respaldo de su silla. Tiene la mesa llena de papeles, hojas garabateadas, una carpeta y al menos seis periódicos apilados. A su lado, una papelera a rebosar donde va tirando las hojas ya leídas.

En el bolsillo de su camisa tiene un papel que parece ser importante,  lo usa de guía y lo saca alguna que otra vez para consultarlo. En la mano contiene un rotulador de color rojo con el que subraya lo más interesante del guión. Todo lo hace al momento. La productora entra corriendo en el estudio  y le da una hoja que ni siquiera se ha preparado, al segundo comienza a leerla tan natural que da la sensación de que no tiene absolutamente nada. “Es un jefe estupendo, no muy exigente”, afirma.  Él es Luis del Olmo.

Luis del Olmo en el estudio de ABC Punto Radio

Luis del Olmo en el estudio de ABC Punto Radio

Comienza hablando sobre el estado de salud del ex ministro Miguel Boyer, y las causas por las que se produce un derrame cerebral. En torno a las once y media se abre la puerta y entra Ángel Gabilondo, ex ministro de educación. Viene a presentar su libro Darse a la lectura, donde defiende que leer es un modo de vida. Del Olmo le cuenta que han desconectado tres emisoras en el País Vasco de Punto Radio y Gabilondo responde “qué mundo de locos, más vale no entenderlo todo”. Hablan sobre la importancia de la lectura. “Ver a tu padre leer es imprescindible, la lectura es un principio básico y estamos haciendo ejercicio sin darnos cuenta”, dice Ángel Gabilondo. “Me da pena la posibilidad de que desmantelemos entre todos lo que hemos construido juntos”, afirma.  Y cree que hay cuatro puntos importantes en la educación: los niños de cero a tres años, la formación profesional, la universidad y los idiomas.

Está finalizando la entrevista y ya se puede observar a través del cristal de la puerta a Isabel Sartorius, la ex pareja del Príncipe Don Felipe que viene a presentar su libro Por ti lo haría mil vecesque trata sobre el problema de la codependencia. “Los tres primeros meses no me vi con fuerza para escribirlo, pero de repente tuve la necesidad de contarlo, porque yo había sufrido la codependencia, había leído mucho sobre el tema y me apetecía acercar el problema a la gente”, explica.

“La codependencia es la condición psicológica de obsesión, control y cuidado que tenemos con la persona que sufre las adicciones”, así lo define. Sartorius aconseja a los oyentes que “hay que vivir la vida, no sobrevivirla”. Para terminar Del Olmo lee una de las páginas más emotivas de su libro.

11.280 progaramas de “Protagonistas”

Finaliza el programa y Del Olmo se levanta tranquilo, pausado… sale del estudio para que pueda comenzar el siguiente programa. Fuera le esperan sus dos guardaespaldas. Está inquieto porque tiene que coger el AVE a Barcelona y no le sobra mucho tiempo.

Así es una mañana con el periodista de Ponferrada, el hombre de los más de 11.000 programas de radio (11.280 con el de este jueves). Mañana será otro día.

(Con información de Rafael Perezagua)

 

Authors

También te puede interesar.

One Comment;

  1. Pingback: cuv3 cumple 1.000 noticias : cuv3. El digital de la FCOM de Villanueva C.U.

Los comentarios están cerrados.

Top