Lardiés, experto en terrorismo: “A ETA no hay que creerla nunca”

Graffiti de apoyo a la banda terrorista ETA

“El etarra que pide acercamiento de presos, que pide ayuda a cambio de que ETA deje de matar; que ayude, que colabore con la justicia”. Así se manifiesta Alberto Lardiés, periodista de La Gaceta, frente a las exigencias que pide la banda de Euskadi.

El pasado mes de octubre hablábamos en cuv3 sobre las reacciones al comunicado de ETA, – donde la banda anunciaba el “cese definitivo de la violencia”- y escepticismo era el sentimiento que imperaba por encima de todos. A día de hoy, esta sensación sigue presente, y es que durante los últimos días no hemos cesado en ver las diferentes posturas de la banda terrorista: acabar con la Doctrina Parot, no a la dispersión y la negativa de pedir perdón a las víctimas, entre otras.

Alberto Lardiés es periodista y escritor. Actualmente se encuentra trabajando en La Gaceta como redactor de política nacional, experto en terrorismo. cuv3 habla con él sobre ETA: el comunicado, sus exigencias y el posible futuro de la banda terrorista.

PREGUNTA: Analizando el comunicado de ETA, ¿qué falta para que seamos menos escépticos?

RESPUESTA: Con ETA yo creo que hay que ser siempre escéptico porque siempre nos ha engañado con sus treguas. Gente de la lucha antiterrorista que lo conocía muy bien decía que “ETA tiene muchas cosas malas, pero tiene una cosa buena: que no miente, que en sus comunicados y actas dice la verdad”. Eso falló en el proceso de paz de 2006 cuando en plena tregua atentaron la T4. Ahí ya perdieron la credibilidad por sus divisiones internas y por muchos factores. Es una banda de fanáticos y locos a la que no hay que creer nunca.

P: ¿Cree que el hecho de que Amaiur esté en el parlamento es una forma de conseguir financiación para ETA?

R: Creo que con eso hay un poco de mito, ¿no? Se suele decir eso. Pero yo creo que ahora mismo lo que ha ocurrido es que, en buena medida, el final de ETA -o este proceso de ETA al que estamos asistiendo- es porque Batasuna se dio cuenta durante el proceso de paz que había que seguir la vía política y no tenían ningún sentido los atentados. Entonces ha presionado mucho Batasuna a la propia ETA, ha habido un poco de pelea interna. Pero Batasuna y ETA no han roto.

P: No ya armas, y dinero, sino información que es mucho más poderosa…

R: Información sensible puede que sí. Por ejemplo, era importante o no que tuviera grupo propio en el congreso. Los que tienen grupo propio tienen acceso a la comisión de secretos oficiales en el congreso, y una serie de cosas que sí daban información sensible y daban cierto poder que Amaiur no ha conseguido. No creo que esa información sea utilizada para que llegue a un jefe terrorista. Quiero pensar que no.

P: El Rey dijo en su discurso que “la justicia debe ser igual para todos”. ¿Cree que debería ser igual para los etarras?

R: No, creo que un código penal en el que se establece que los delitos de terrorismo tienen que pagar más no está mal. Está perfectamente. No me parece que eso haga que la justicia no sea igual para todas. En el frente de justicia hay ahora mismo dos grandes temas: uno, si legaliza a Sortu y otro si tumba o no la llamada Doctrina Parot.

P: Pero la Doctrina Parot ya ha afectado a algunos etarras. 

R: Sí, en esta Doctrina Parot hay unos 15 ó 20 etarras que ya están afectados y han recurrido al Tribunal Constitucional y éste está estudiando el conjunto de recursos y si tumba o no esa doctrina. Claro, una de las exigencias de ETA era acabar con la Doctrina Parot. Si esta se tumba, ¿qué pasará? Que más de 200 etarras van a cumplir menos años y van a salir antes de la cárcel. ¿Qué va hacer el TC con la Doctrina Parot? Pues es muy difícil saberlo. ¿Qué creo yo? Pues que puede que la tumbe, y eso sería una derrota del estado de derecho, una injusticia enorme para las víctimas y otro grado de impunidad más para los terroristas.

P: Según la Constitución, el objetivo principal de las penas de cárcel es la reinserción. Seamos realistas, sólo hay un par de etarras que han cumplido las características necesarias para poder decir que se han reinsertado… Digamos que es anticonstitucional, porque un etarra sale de la cárcel y vuelve a la banda.

R: Ha ocurrido en muchas ocasiones. En general, los etarras no se arrepienten. Un etarra tiene muchos sentimientos, de equivocación, de haberse metido donde no debía, sentimiento de dolor por alguna muerte que causó… Pero arrepentimiento por haber formado parte de ETA y no creer ya en sus convicciones… ¡No existe! Es una mentira.

En los últimos años, el Gobierno socialista en las cárceles llevó a cabo una política que se llamaba la Estrategia de Premios y Castigos. Se premiaba acercando a los terroristas a las cárceles del País Vasco. Se premiaba a los etarras que renegaban de la violencia, que se mostraban disconformes, en desacuerdo con los sentimientos de ETA. Algunos etarras, 70 de 100, llegaron a firmar cartas en las que decían que pedían perdón a sus víctimas y que ETA tenía que acabar. Y además, la mayoría, según los más expertos, firmaban eso por conveniencia, porque sabían que afirmándolo iban a obtener unos beneficios penitenciarios.

P: ¿Y en el caso de Soares Gamboa?

R: Soares Gamboa, parece ser, o él dice, que está arrepentido. Lo ha dicho públicamente, en entrevistas… Puede ser la excepción que confirme la regla.

P: La Fundación de Víctimas del Terrorismo emitió en un comunicado que aún había 314 asesinatos de ETA sin resolver. En el caso de que se resuelvan, ¿qué pasará con estos presos? ¿Cree que se pondrá tanto empeño?

R: Evidentemente hoy se da una paradoja. En los próximos meses de esos 314 hay unos cuantos que van a prescribir y no se va a poder perseguir a quien cometió aquel delito y son etarras que están refugiados en Cuba, Venezuela, Méjico. Viven escondidos, con otra nacionalidad. Las víctimas podrán cruzarse con los asesinos por la calle. Los delitos de terrorismo no deberían prescribir nunca. ¿Por qué prescriben? ¿Por qué ya han pasado suficientes años como para que se olvide lo que hizo? Pues no, a sus víctimas desde luego no se les ha olvidado. La Fundación decía que tiene que profundizar en estos estudios, se calcula que hay doscientos y pico etarras que tienen causas pendientes con la justicia. ETA acabará y muchos de sus crímenes permanecerán impunes.

About Sandra Sanchez Merinero

Estudiante de 4º de periodismo en el Centro Universitario Villanueva