Un galeón de regalo por sus 200 años

galeon

El día 19 de marzo en España se celebra “San José”, muy conocido por el ser El día del Padre, en el que los niños más pequeños hacen dibujos, poemas o manualidades que les regalan al padre de familia. En 1812, imagino que esta tradición aún no existía como tal en España, pero justamente ese día se promulgó la primera constitución de nuestro país.

Conocida por ser una de las constituciones más liberales, en ella se establecía el sufragio universal masculino indirecto, la soberanía nacional, la monarquía constitucional o la libertad de imprenta. Ahora, 200 años después en Cádiz, ciudad donde se constituyó, han construido un galeón que está recorriendo España y recordando a los españoles esas “libertades, valores y derechos (…) que cambiaron el devenir de este país y sus habitantes”; así lo define El noticiario del Galeón, cuatro hojas que simulan un periódico de la época y que reparten a la prensa en cada recepción oficial.

“La Pepa” tiene 55 metros de eslora, 320 metros cuadrados de superficie útil y cinco cubiertas que fueron construidas entre 2009 y 2010. Ha viajado por gran parte del mundo, y ha llegado a estar en lugares como la Expo de Shanghai (China) de 2010. Durante este verano ciudades como Bilbao, Santander o A Coruña han sido testigos de esta nave convertida en museo flotante donde “se rescata, se recuerda y se pone en valor el espíritu de La Pepa en el bicentenario de su proclamación”.

Todo aquel curioso que quisiese conocer más detalles de su construcción, la historia de la constitución, o simplemente ver el galeón por dentro, ha tenido ocasión de hacerlo durante los días que ha estado atracada en estas tres ciudades. En Bilbao más de 18.000 personas se acercaron a conocerlo y en Santander y A Coruña se formaban largas colas que hacían imaginar que entrar a verlo no era desperdiciar el tiempo.

 

Muchas preguntas y fotografías

Una vez dentro, varios miembros de la tripulación recibieron a los visitantes que preguntan, curiosean y fotografían todo lo que es posible. Una tripulación que va rotando con el tiempo y que mayoritariamente está formada por hombres. Durante los días que pasaron en la capital cantabra, tan sólo dos valientes mujeres se enfrentaban a los visitantes y a sus 16 compañeros. Entre ellos están Manuel o Juan, uno de Sevilla y otro de Bilbao, ambos periodistas que decidieron hacerse voluntarios y navegar durante un tiempo por España con “La Pepa”. Confiesan que esto tan solo es una etapa, que lo suyo es el periodismo, que no olvidan, y por eso se encargan del Gabinete de comunicación del navío.

Alberto, en cambio, lleva en el galeón desde que salió de Cádiz por primera vez. En cada ciudad por la que ha pasado La Pepa, este joven gaditano le ha acompañado disfrutando, asegura, de cada milla navegada. Por ahora no tiene más planes que quedarse y continuar disfrutando del mar. Eso sí, después de las elecciones del 20-N, pues “La Pepa” hace un pequeño parón en su viaje por los puertos de España. El último en recibir su visita ha sido el Puerto de Huelva, debido a causas meteorológicas que han impedido al galeón llegar a su destino final, a su casa, Cádiz.

Ya en marzo esta primera fase de la travesía concluirá para celebrar los actos del bicentenario de la constitución, además esta ciudad andaluza será durante todo el año 2012 Capital Iberoamericana de la Cultura, por lo que servirá de escenario de diversos actos políticos y culturales.

La Pepa, una replica de los galeones españoles que unieron España y América durante tres siglos y de la proyección ultramarina de la primera constitución española, también se ha visto plasmada en forma de cómic como uno de los personajes principales de una de las historias más importantes de nuestro país, nuestra primera constitución. Esta iniciativa ha llegado de la mano del Consorcio del Bicentenario, ayudado por la Diputación de Cádiz, a través de 30 viñetas guionizadas por el historiador Rafael Garófano y dibujadas por Ángel Oliveira, que pretenden enseñar de una manera sencilla y atractiva a los niños qué sucedió en España hace 200 años.

El doble fin de construir este galeón era el de mostrar el barco como un símbolo de Cádiz como ciudad de ultramar, y el de acercar el origen, la redacción, los contenidos y la influencia de la Constitución de 1812 a todos los españoles.

Hasta que llegue el momento de cumplir con obligaciones oficiales, la tripulación se muestra encanta ante todo visitante que se acerque a este museo flotante, y si tienes suerte y te topas con el capitán, puede que seas uno de los pocos afortunados que sea invitado a cenar con la tripulación y conocer todo lo que no enseñan a los curiosos. Esta redactora sí que tropezó con él, pero tuvo que rechazar la oferta por compromisos previos. Una verdadera lástima pues en estas líneas habría contado cómo son estas 20 personas que navegan millas y millas para enseñarnos un poquito mejor qué decía la Constitución de 1812.

Authors

También te puede interesar.

Top