Román, presidente de Vodafone España: “Todo te lo tienes que ganar”

fr1_featured

Francisco Roman durante su exposición en Villanueva C.U.

Así lo afirmaba el pasado día 30 de noviembre a los estudiantes de quinto de publicidad del Centro Universitario Villanueva, un cercano Francisco Román, presidente de Vodafone España, compañía de telecomunicaciones líder de los cinco continentes.

Sumidos en un panorama empresarial y económico desolador, una de las alternativas más recurrentes para otorgar valor a las compañías parece ser el hecho de dotarlas de actividades de responsabilidad social, terreno que sin duda suscita muchas desavenencias entre los más escépticos.

Éstos últimos afirman que la famosa “RSC” de las empresas, no es más que una tendencia a la que en la actualidad deben sumarse todas, o una forma de mostrar su faceta más comprometida de cara a la sociedad, o para evitar que se califique su conducta de poco ética y despreocupada.

Francisco Román sin embargo, a pesar de dirigir una compañía indudablemente compuesta de números, resalta la importancia de lo cualitativo como estrategia diferenciadora de la competencia: no se puede contemplar al cliente como cautivo, ni como un mero beneficio. Hay que aportarle valor, un valor que se traduce en servicios y productos que comprendan la realidad social en la que nos hallamos. Se trata, tal y como ya afirmaba la Unión Europea hace diez años, “de la integración voluntaria de las necesidades o expectativas de los grupos de interés, de cualquier organización, en sus procesos de negocio”.

Este planteamiento, halla sus raíces seguramente en el hecho de que el nacimiento de Vodafone esté ligado a la liberalización del mercado de telefonía: “el primer día no teníamos absolutamente nada. Teníamos que construir. Así, todo te lo tienes que ganar, lo que te hace desarrollar una mayor sensibilidad hacia la sociedad y los clientes”.

Dónde se encuentra la clave

La clave de la Responsabilidad Social Empresarial se halla de este modo no en el hecho de invertir en la cultura, que es algo que en definitiva puede hacer cualquier marca indistintamente, sino en apostar por aportar valor a una actividad que conozcas como compañía. Es de este modo como nace la Fundación Vodafone España, que junto con partners de prestigio como la Cruz Roja o la Once entre otros, busca salvar las diferencias en la vida cotidiana de personas con minusvalías, cuyas dificultades en la rutina diaria se ven acrecentadas ante la falta de una oferta que tome en consideración las necesidades de su colectivo. De este modo surgen tarifas especiales, la incorporación del lenguaje braille a los terminales, o incluso el lector de código bidi de medicamentos, que retransmite su prospecto de forma oral para personas con dificultades de visión.

Aún así, es inevitable que surja la pregunta de cómo se mantiene la sostenibilidad en una compañía tan grande. En este aspecto, Román no puede sino afirmar que todavía existen muchas lagunas cuya dificultad para ser solventadas se incrementa ante la sofisticación de la oferta en el mercado. La demanda crece a un ritmo vertiginoso, acelerado aún más por el rápido avance de las nuevas tecnologías, por lo que “no hay manera, ni nosotros ni los competidores, de responder a las expectativas y retos del consumidor”.

De igual modo, esto no debe condicionar nuestra elección como profesionales a la hora de decidir trabajar en una compañía: “trabajad en una empresa cuyos principios éticos no se cuestionen”- afirma. Y esto suele traducirse en tres pilares: actuar de forma responsable, ética y honesta; hacerlo de forma co-eficiente y contribuir al desarrollo de sociedades sostenibles.

Así, la sostenibilidad, es algo que sin duda se percibe por los consumidores, pero el deseo de desarrollar un política de compromiso social tiene que surgir del empresario casi de forma espontánea, aportando de esta forma su grano de arena al ecosistema del que formamos parte.

¿Un consejo?

Francisco Román lo tiene claro: “no tengáis miedo”. Es necesario ver una oportunidad en aquello que nos rodea y cogerla con alegría y entusiasmo. “Llega un momento en la vida en el que el gozo de vivir se enfrenta al miedo de perder”, por lo que no hay que sentir temor. Actualmente, tanto desde el plano empresarial como el personal, se trata de una cuestión de actitud y, seguramente, sea la que nos hace llegar el presidente de una de las compañías más relevantes a nivel mundial, la que ha situado a este empresa en la posición que ocupa. Esta actitud se basa en un concepto muy simple: la generosidad, una generosidad que se traslada en no pensar en uno mismo, sino en aquello que podemos aportar.

Authors

Informaciones relacionadas

Top