20-N/ España decide: Rajoy presidente

szbnxq

Mariano Rajoy y "sus mujeres" durante la celebración en Génova

“No va a haber milagros. No los hemos prometido. Pero ya hemos visto otras veces que, cuando se hacen bien las cosas, los resultados llegan. Yo confío en que el trabajo, la seriedad y la constancia, –que son los principios que me han acompañado a lo largo de mi vida– servirán también para que, más pronto que tarde, todos empecemos a ver los frutos. Les invito a todos ustedes a compartir esa confianza”. Así concluyó Mariano Rajoy su primer discurso como presidente electo del Gobierno.

Los españoles asistieron a las urnas el pasado domingo para elegir a su presidente. A un lado, Alfredo Pérez Rubalcaba, socialista, cántabro y heredero de José Luis Rodríguez Zapatero. Al otro lado, Mariano Rajoy, candidato popular, gallego y amante de la perseverancia. 110 escaños uno, 186 escaños el otro. El Partido Popular abogaba por el cambio, y los españoles estuvieron de acuerdo.

Sobre las 22.00, con más de un 80% escrutado, la victoria popular era clara. Y la diferencia, abismal.

Ferraz vs. Génova

Ferraz, sede del PSOE (izda) y Génova, sede del PP (dcha)

La sede del PSOE rebosaba tranquilidad. Los pocos militantes que se acercaron no dudaron en apoyar a sus políticos, aunque fueron pocos. Muy pocos. Las encuestas hablaban de una victoria popular, pero ni Alfredo Pérez Rubalcaba ni su equipo se esperaban que fueran casi cuatro millones de votos de diferencia. El peor resultado de su historia.

El equipo del todavía presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no dudó en apoyar al candidato socialista. “Allí estaban todos: Elena Salgado, Manuel Chaves, Ángel Gabilondo, Ángeles Gónzalez Sinde, Valeriano Gómez, Jesús Caldera, Diego López Garrido, Gaspar Zarrías, Cristina Narbona, Jaime Lissavetky, Juan Fernando López Aguilar y Rafael Simancas”, según afirmó el diario El Confidencial Digital. Pero, ¿quién faltaba?

Zapatero no quiso mostrarse en público junto a Rubalcaba. Prefirió apoyarle desde su despacho en la cuarta planta de la sede, donde permaneció desde las 19.00 horas.

En Génova, sede del Partido Popular, la situación fue muy distinta. Gritos de “¡Presidente, presidente!” y las ya tan conocidas peticiones de bote protagonizaron la noche. Música, banderas de España y del partido, simpatizantes jóvenes y no tan jóvenes cubrieron toda la calle. Allí permanecieron hasta que Mariano Rajoy, acompañado de sus mujeres, salió a agradecer a toda España su apoyo.

Sorpresas en las urnas

La victoria del Partido Popular había sido predicha por expertos, estadísticas y medios de comunicación. Todos sabían que el 20N supondría el fin de la era socialista, por lo menos durante los próximos cuatro años. Pero las urnas desvelaron otras curiosidades que difícilmente se pudieron pronosticar.

La sorpresa menos agradable vino de la mano de Amaiur, coalición política liderada por Iñaki Antigüedad y estrechamente relacionada por la banda terrorista ETA. 333.628 votos, 7 escaños y la posibilidad de formar grupo parlamentario. La heredera de Herri Batasuna, ilegalizada en el año 2002, tiene como objetivo  “conseguir los objetivos independentistas, autodeterministas y soberanistas”.

Gráfico de los resultados de las Elecciones Generales 2011

Los votos de izquierdas que no fueron a parar al PSOE no cayeron en saco roto. Cayo Lara y su partido, Izquierda Unida, obtuvieron 11 escaños, su mejor resultado desde los tiempos de Julio Anguita, allá por el año ’93.

UPyD, por su parte, rompió con todas las estadísticas: se preveía que obtuvieran entre uno y dos escaños. Ya lo dijo la líder del partido, Rosa Díez: “Vamos a esperar a los resultados oficiales, no nos fiamos de las estadísticas”. El resultado final fue favorable: cinco escaños y a falta de tres décimas para formar grupo propio. De los 14 diputados que tiene el grupo mixto, casi la mitad serán de UPyD. Toda una victoria.

¿Y ahora qué?

Una vez terminada la campaña y habiendo obtenido unos resultados tan significativos, es hora de realizar los cambios oportunos. El Comité Federal del PSOE se reunirá el próximo sábado para “afrontar esta nueva etapa”, según afirmó el Secretario General del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. Tras siete años sin comparecer en Ferraz, Zapatero se ha subido a la tribuna una última vez para “agradecer a los siete millones de españoles que han depositado su voto” en el Partido Socialista.

Según el ahora líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba: “Tenemos un proyecto sólido para la oposición”. De momento, ese proyecto debe comenzar por la reestructuración del PSOE y la elección de un nuevo Secretario General.

En cuanto a Mariano Rajoy, durante su discurso de victoria, afirmó que, por su parte, y por la de sus compañeros del Partido Popular, “no van a faltar ni ganas, ni el entusiasmo, ni el trabajo, ni el compromiso”. Y según hemos podido ver en los medios de comunicación, el gallego ha madrugado para empezar su gestión como presidente del Gobierno.

Todavía no se sabe quién acompañará a Rajoy en su labor. El personaje más esperado es el ministro de Economía, puesto en el que se barajan varios nombres: Luis de Guindos, Rodrigo Rato o Cristóbal Montoro.

Se prevé que Mariano Rajoy jure su cargo el próximo 22 de diciembre, fecha en la que también deberán hacerlo sus ministros.

Los españoles han depositado su confianza en el líder popular para que solucione el objeto de preocupación de los ciudadanos: el desempleo. “El mundo no se construye en un día”, por lo que tendremos que tener paciencia y esperar que este nuevo Gobierno nos saque de la crisis económica y humana a la que estamos sometidos.

Informaciones relacionadas

Top