20-N / Así funciona un colegio electoral

urnas elecciones generales 2011

Ha llegado la hora de votar. Después de una campaña electoral que no ha satisfecho a todos, parece que votantes y políticos son los elementos fundamentales del 20N, pero ¿cómo podríamos ejercer el derecho al voto sin los miembros que forman las mesas electorales? Las personas que hacen posible llevar a cabo la celebración de un proceso electoral son elegidas por los Ayuntamientos mediante sorteo público. Se realiza entre personas mayores de 65 años y que sepan leer y escribir.

Cada mesa debe estar compuesta por tres personas: un presidente o presidenta y dos vocales, cada uno de ellos con sus respectivos suplentes. Los componentes tienen una serie de derechos entre los que destacan una dieta de 62.61euros, reducción de cinco horas en su jornada de trabajo del día posterior, en caso de trabajadores por cuenta ajena y funcionarios… A los presidentes se les ofrece un cursillo de carácter voluntario y de libre asistencia.

Manual para los miembros de las mesas electorales
Los elegidos reciben una notificación en su domicilio en la que se señala el cargo que deben cumplir. Junto a ella se entrega el “Manual para los miembros de las mesas electorales” cuyo fin es ayudar a desempeñar correctamente las funciones que se deriven del nombramiento como miembro de Mesa. Está facilitado por el Ministerio del Interior que también ha creado en su web una sección en la que encontrar toda la información referida a las Elecciones Generales y donde se puede ampliar toda la información que precisan los miembros de mesa. La condición de miembro tiene carácter obligatorio y es un deber cívico ineludible; por ello, “en el supuesto de que deje de concurrir a desempeñar las funciones, las abandone sin causa legítima o incumpla las obligaciones que impone la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, incurrirá en pena de prisión de 3 meses a 1 año o multa de 6 a 24 meses”, recoge la notificación firmada por el Presidente de la junta electoral de Madrid.

En la hoja que se le entrega al ciudadano se especifican una serie de motivos por los cuales pueden liberarse de su nombramiento. En caso de cumplir alguna de esas excusas se dispone de siete días para presentar la justificación documentada que impida la aceptación del cargo ante el presidente de la Junta Electoral. Quedan excluidos de cumplir con este cargo los médicos y personal sanitario de guardia, los enfermos y discapacitados y los mayores de 69 años.

“Empieza la votación”
Los componentes de las mesas y sus respectivos suplentes deben acudir a los locales electorales a las 8 de la mañana para comprobar que todos los citados están presentes  y para realizar una supervisión del material y de las condiciones en las que está, evitando que se imposibilite la votación. A las 9 la Presidencia de la Mesa anuncia el comienzo de la jornada electoral con las palabras: “empieza la votación” y deberán estar atendiendo a los votantes hasta que se anuncie, a las 20:00, en voz alta que ha concluido la sesión. Pero sus funciones no acaban aquí.

Es el momento de introducir en las urnas los sobres que contienen las papeletas del voto por correo y a continuación, se procederá al voto de los miembros de la mesa. Una vez que han quedado zanjadas las votaciones tiene lugar el escrutinio que debe realizarse de forma “inmediata y sin interrupciones” y se comenzará por las papeletas al Congreso de los Diputados para finalizar con las del Senado.

La Presidencia es la encargada de extraer y abrir los sobres para comunicarle el voto al resto de miembros de la mesa quienes comprobarán que el número de sobres sea el mismo que las personas que hayan votado. Las papeletas son destruidas, a excepción de los votos nulos o los que han sido objeto de reclamaciones. La jornada de los componentes de las mesas finaliza cuando entregan la documentación electoral, en primer lugar en el Juzgado de Primera Instancia y finalmente al empleado del Servicio de Correos.

También te puede interesar.

Top