Rodrigo Cortés: “Trabajar con Robert de Niro es un regalo de Navidad”

Rodrigo Cortés, director de la película "Buried"

El director de cine Rodrigo Cortés hizo un hueco en el montaje de su próxima película, Red Lights, para atender las preguntas de cuv3. Después de su éxito mundial con BuriedCortés tiene otro largometraje ya finalizado, Emergo, que se estrenará durante el Festival Sitges del 6 al 16 de octubre. Este film está dirigido por Carles Torrent, y él ha escrito el guión. El argumento se centra en un grupo multidisciplinar de investigación paranormal que acude a un apartamento donde se están produciendo todo tipo de fenómenos extraños. Su propósito, además de escribir el guión, era dirigir Emergo. Pero Warner le dio la oportunidad de desarrollar Red Lights como una superproducción en la que participan actores como Robert De Niro, Cillian Murphy, Sigourney Weaver o Leonardo Sbaraglia.

Pregunta: ¿Cómo vivió el éxito de Buried?

Respuesta: Con mucho agotamiento y mucho cansancio. Ese proyecto era una apuesta contra el sentido común, contra la lógica. Además se tuvo que hacer a una velocidad de vértigo, se rodó en 17 días, y nuestra intención era estrenarla en el Festival de Sundance. Pero para ello había que hacer una contrarreloj en la post producción. Se montó en menos de seis semanas, cuando lo habitual hubiese sido como cuatro veces ese tiempo, y se sonorizó a la misma velocidad. Prácticamente llegamos a Sundance con las latas goteando. Eso significa que llegué allí porque alguien me arrojó desde un avión, y me lanzó en mitad de la nieve. No era muy consciente de lo que sucedía alrededor. Cuando se desató la fiebre ya en el primer paso, con aquellas pujas y reventas de entradas ya en la puerta era incapaz de conectar aquello conmigo mismo.

P: ¿Cómo consigue plasmar tanta tensión sin que el personaje salga del ataúd?

R: Nuevamente la clave fue no usar la lógica. Si piensas de forma lógica te centras en las restricciones, las cosas que no se pueden hacer, y esa es la forma equivocada de pensamiento. Lo que hice fue planificarla como si fuera una macro persecución en la ciudad de Nueva York, sin ningún tipo de limitación técnica. Lo primero que se hace es tratar de pensar en las emociones que se busca generar y cómo se quiere golpear al espectador. Para Buried se construyeron siete cajas distintas con diferentes necesidades técnicas y narrativas, algunas con paneles móviles o con la escala cambiada. En fin, se utilizó todo aquello que hiciera posible lo imposible.

P: De todo lo vivido con Buried, ¿con qué momento se queda?

R: No lo sé, es complicado porque ha sido tan agotador y ha habido tan poca pausa desde entonces… Llevo desde entonces trabajando de lunes a domingo, no he tenido la distancia necesaria para valorarlo. Pero supongo que aquella semana en Sundance fue muy especial, tiene mucho que ver con que es un festival poco glamouroso en el que estás constantemente a bajo cero, y todo el mundo tratando de cubrirse con todas las prendas de abrigo que sea posible. Hace que todo sea especialmente bonito, uno está alejado de todo, rodeado de montañas en mitad de la nieve.

P: ¿En qué fase se encuentra Emergo?

R: Es un guión que escribí cuando estaba preparando Red Lights y tiene mucho que ver con esa experiencia. En gran medida surge de la gran cantidad de material que tuve que desarrollar en la investigación sobre el mundo que trata Red Lights. Y decidí hacer otro guión sobre el reverso de la moneda. Red Lights trata sobre un grupo multidisciplinar de parapsicólogos, con una escala muy distinta. En ella suceden muchas cosas en muchos lugares, es muy ambiciosa financieramente, mientras que Emergo se desarrolla en un apartamento durante tres días y tres noches. Decidimos llevarla a cabo por las buenas reacciones internacionales que tuvo el guión. Se rodó en agosto del año pasado, ya hemos acabado la postproducción. Y se presentará oficialmente en el Festival de Sitges.

R: ¿Están relacionadas las películas?

P: No tienen ninguna relación, más allá que hay una afinidad temática. Ambas exploran determinados aspectos del mundo paranormal, desde una forma opuesta. En Emergo se graba todo lo que sucede con cámaras de vigilancia para poder estar seguros de que no pierden nada en caso de que suceda algún fenómeno. Es como si hubiera 85 horas de material de trabajo y se redujera a 80 minutos de película en la que alguien tratara de contar qué sucedió en aquella casa. Red Lights es una experiencia muy distinta, con más de 70 actores, con fenomenología de todo tipo. Es un thriller psicológico, mucho más que una película de terror. Tiene el ADN de los thrilers políticos de los 70.

P: ¿Por qué tiene esa afición por los thrillers?

R: No lo sé. Supongo que es una forma de reaccionar ante lo que uno ve y le genera una determinada creación. No es una obsesión por ese género. Imagino que es una manera de trabajar con el ritmo, el tempo, con las emociones del espectador y tratar de llevar adelante algo que solo es posible en un universo esencialmente cinematográfico.

P: ¿Qué ha significado para usted dirigir a Robert De Niro?

R: Es algo extraño, hay momentos en los que evidentemente uno despierta y en el set busca al verdadero director porque piensa que se ha colado en una película de otro.  Aunque la sensación se acaba enseguida. Cuando se acercan en la primera reunión estas leyendas vivientes, 30 minutos después hablas con ellos de lo mismo que con el resto del reparto: personajes, diálogos y conflictos. Cuando uno escribe la lista a los Reyes Magos sobre los actores ideales que pondría en su película, de repente se encuentra con que por primera vez en lugar de calcetines te han traído el tren eléctrico que pediste. El número uno de cada lista te está diciendo que sí porque reacciona a sus personajes, a sus diálogos, y a lo que ha visto que has hecho previamente.

Authors

Informaciones relacionadas

One Comment;

  1. Pingback: cuv3 cumple 1.000 noticias : cuv3. El digital de la FCOM de Villanueva C.U.

Los comentarios están cerrados.

Top