La comida como droga: cuando la adicción a los alimentos es un problema

| 24 junio, 2011

Matener un peso saludable puede ser, en muchas ocasiones, una tarea muy complicada ya no sólo por factores externos, como la publicidad, que hacen difícil comer equilibradamente, sino también por la adicción, similar a las drogas, que pueden generar algunos alimentos en muchas personas.

Esto es lo que ha revelado un estudio publicado en la revista “Archives of General   Psychiatry” y realizado por investigadores de la Universidad de Yale. Anteriormente, otros ensayos habían demostrado que la comida puede generar adicción, pero con éste los científicos han investigado la reacción cerebral que se produce en adictos a la comida al estar expuestos a ella.

Actividad cerebral de drogodependientes

La investigación, realizada con 48 mujeres de buena salud pero con distinto peso, muestra que la actividad neuronal en ciertas regiones del cerebro es similar a la que presentan drogodependientes ante estímulos como la cocaína. Esta actividad incluye una elevada activación en el circuito de recompensa en respuesta a la comida.

Los científicos utilizaron imágenes de una resonancia magnética funcional para demostrar la diferencia en la actividad cerebral producida al ofrecer un batido de chocolate a las 48 mujeres en lugar de ofrecer una solución inocua que no produjo ningún cambio en ninguna región cerebral.

Según Europa Press, los autores descubrieron que las puntuaciones en la adicción a la   comida correlacionaban con una mayor activación en áreas del cerebro que incluían a la corteza cingulada anterior (CCA), la corteza orbitofrontal medial (COM) y la amígdala en respuesta a una recepción anticipada de la comida.   

Mejores tratamientos 

Este estudio supone una gran ayuda para las compañías farmacéuticas y médicos a la hora de ofrecer productos que palien un problema más común cada día como la obesidad, como afirman sus autores: “En suma, estos descubrimientos apoyan la teoría de que el consumo   compulsivo de comida podría ser dirigido en parte por una mayor   activación de las propiedades de recompensa de la comida. De forma similar, los individuos adictos son más propensos a ser fisiológica,   psicológica y conductualmente reactivos a los indicios asociados a las sustancias”.

Gracias a esta investigación, pacientes a los que no perder peso les suponía un grave problema podrán entender mejor la causa del mismo, ya que conocer qué alimentos les provocaba adicción mejorará su calidad de vida y sobre todo les permitirá comer más equilibradamente. La publicidad también podría desempeñar un papel en el problema de obesidad y deberían abordarse nuevos estudios que determinen si la publicidad de la alimentación desencadena este mismo tipo de actividad cerebral.

Por último, el estudio denuncia que la publicidad también podría desempeñar un papel en el problema de obesidad de modo que habría que determinar si la publicidad de la alimentación desencadena este mismo tipo de actividad cerebral generando un problema de salud pública.

Etiquetas: , , , ,

Sección: Artículos, Sociedad

Sobre el autor ()

Alumna de 3º de Periodismo y de Gobierno y Comunicación de Instituciones

Comments are closed.