Guillermo Montesinos: “El público está cansado de tanta ordinariez”

Su trayectoria televisiva y cinematográfica ha recorrido series de éxito y rodajes con directores de renombre como José Luis Cuerda, Pedro Almodóvar o Fernando Trueba. Ahora, el actor castellonense Guillermo Montesinos se mete en la piel de Venancio en “El extraño viaje”, obra que él mismo ha adaptado de la famosa película de Fernando Fernán Gómez.

– Su último trabajo ha sido la adaptación al teatro de “El extraño viaje”. ¿Por qué escogió esta película?

Hace tres años, con Marta Fenollar me puse a hacer la adaptación teatral. Desde la primera vez que la vi, en los ochenta y pico, tuve la impresión de que podía hacerse una obra de teatro. De repente había que hacer alguna adaptación para teatro y era la ilusión que tenía. Yo no me dedico a hacer adaptaciones pero en este caso vi que el personaje que hace Jesús Franco en la película podía hacerlo yo. También la hice en busca de trabajo, no solamente de colocar la obra.

– ¿Qué fue lo más difícil del proceso de adaptación?

 Primero fue la elección de los personajes. En una compañía de producción privada con más de cuatro personajes ya casi que no salen las cuentas. Estaba un poco supeditado a ver qué personajes escogía y qué número, un planteamiento que había que decidir. Otra cosa que fue complicada es que a partir de la mitad de la película se empiezan a contar todos los sucesos en flashback . Cuando a Carlos Larrañaga lo detienen aparece uno con el que el espectador va viendo lo que estaba pasando. A mí no me gustaba hacerlos así que fue un trabajo ímprobo conseguir hacerlo todo en tiempo real. He aprovechado todos los textos que he podido en la obra de teatro porque creo que los diálogos son fantásticos.

– En alguna ocasión ha declarado que “El extraño viaje” llevada al teatro es un homenaje a Berlanga. ¿Qué ha significado para usted la figura de este director?

Muchísimo. No es solamente un homenaje a Berlanga sino también a Fernando Fernán Gómez y a los dos guionistas: Manuel Ruiz Castillo y Pedro Beltrán. A nivel personal, Berlanga significa muchísimo, sobre todo por haber tenido una oportunidad de hacer un protagonista como en “La Vaquilla”. Para mí fue como la tesina dentro de mi carrera.

– ¿Qué recuerdos guarda del rodaje de “La Vaquilla”?

 Muchísimos, he aprendido y he disfrutado con él de una forma imborrable e irrepetible.

– Empezó en el mundo del teatro con siete años. ¿Qué recuerda de sus primeros pasos en el escenario? 

Fueron maravillosos. Fue en una Zarzuela que pasaba por Castellón y que necesitaba dos niños .Por la amistad de mis padres con los del teatro me hicieron ensayar unas frases, hice la función y me encontré con la vibración del público, que se percibe y se transmite. Es algo inenarrable y tuve una sensación de gustar al ver a la gente reírse de las dos frases que dije. Para mí era bastante habitual ir al teatro, si no era ver las funciones era estar ahí entre cajas o en un palco. Encontrarme con la compañía Zarzuela fue un shock porque era la primera vez que veía a gente mayor simpática y maravillosa, como de cuento, divertidísimos. La sensación que tenía a esa edad era de que las personas mayores no eran así, por lo menos en donde yo vivía. A partir de ahí cualquier cosa de teatro que hubo en Castellón ya me enganchó.

– ¿Cree que el teatro es el género más gratificante?

A nivel actoral puede que sí porque eres tú, tu cuerpo, tu mente… eres dueño del espacio y es en directo. Esto en cine es distinto, aunque también tienes tus espectadores, que es el equipo que está ahí. Ambos son muy gratificantes, la sensación como actor es parecida en ambos campos.

– En 1988 le nominan a mejor actor de reparto por “Mujeres al borde de un ataque de nervios”. ¿Es de este papel del que más orgulloso está?

No, la verdad es que lo estoy de muchísimos más. De ese por lo que ha supuesto a nivel de distribución, que se haya visto la película por todo el mundo. Me han visto por toda la geografía, en ese sentido es maravilloso pero yo estoy muy satisfecho de muchísimos más papeles como “La Vaquilla”, “El crimen de Cuenca”, las películas que hice con Carles Mira, “Sé infiel y no mires con quién”, “La vida alegre”… Podría decir muchas, siempre encantadísimo de haberlas hecho.

– Cuando le llega una oferta para cine o teatro, ¿qué es lo que le hace aceptarla o rechazarla?

Es muy complejo, depende de cómo te pille, de muchos factores. En principio si pagan (risas), por supuesto la historia, la compañía, con quién voy a trabajar… muchas cosas. Todo esto es siempre igual, estés empezando o lleves muchos años en esto.

– Hasta principios de este año estuvo interpretando a Candil en “El Galán Fantasma” de Calderón de la Barca. ¿Cree que es en la interpretación de un texto clásico donde realmente se reconocen las dotes de un buen actor?

Hacer un texto clásico es una prueba fantástica para un actor, con ese verso complicadísimo pero maravilloso de decir y de escuchar. Realmente ha sido de los trabajos teatrales de los que más he disfrutado, por la importancia de Calderón y por el personaje. He estado encantadísimo de trabajar en esa compañía, con esos compañeros y haciendo un Calderón. Yo ya he hecho teatro clásico muchas veces y hacer esta obra me ha hecho mucha ilusión, me gustaría hacer otra.

– ¿Cree que el público actual aprecia las obras de teatro clásico?

Yo creo que sí. Quizás en cierta parte ha caído durante unos años, en los que lo clásico era sinónimo de aburrimiento o de un pestiño muy largo. Era algo con no demasiado entusiasmo por parte del público aunque siempre ha habido un público adicto al clásico. Lo que sí que ha pasado, que he notado, es que el público está ansioso y deseoso de escuchar ese verso, o por lo menos de una forma de hablar rica e inteligente al mismo tiempo. Esto se debe a que en los últimos años el castellano se ha estropeado bastante y el público está como reacio o cansado de tanta ordinariez y de oír hablar mal en las televisiones y algunas producciones de series o de cine donde el lenguaje quizás se esté emitiendo un poco más ordinario, menos cuidado. Yo creo que el público cuando ve un clásico lo agradece.

– ¿Qué opina del panorama actual de las series españolas?

No puedo opinar demasiado porque no veo casi nada. No soy adicto a las series como espectador, no veo casi ninguna. Habrá algunas que funcionen más o menos pero, que gusten o no, no siempre va unido a un rigor y a una calidad.

– ¿Qué opina de la polémica surgida en estos últimos meses con la “Ley Sinde”?

No conozco la ley, pero todo lo que sea mejorar para la cultura y la industria de este país en el cine y en teatro… Seguimos estando a la cola de todos los estamentos sociales en cuanto a apoyo estatal y todo lo que sea apoyar y mejorar la situación laboral, que todo el mundo trabaje pero que cobre, bienvenido sea. Todo lo que sea facilitar todo esto será bueno, que funcione como industria, que funcione como debe de funcionar.

– Hábleme de sus proyectos a corto plazo

Ahora estoy de gira con “El extraño viaje” y hay una posible película con una directora extranjera pero aún no hay nada firmado. También tengo una película en Santander, “La sombra del otro”, que la rodamos ya hace unos meses y ahora se vuelve a iniciar. Hice una pequeña colaboración con Álvaro García, el director. De momento estoy muy centrado con “El extraño viaje” y eso es lo que me tiene atareado.

(Visited 411 time, 1 visit today)

About María Quintana

Licenciada en Periodismo

1 comments

Comments are closed.