Pepa Bueno: “Vivir la revolución árabe es participar de la historia”

destacado pepa

Pepa Bueno  ha formado parte recientemente del equipo de enviados especiales de TVE a El Cario, Egipto. La periodista es redactora y editora de la segunda edición del Telediario de la cadena pública y participa en los Cursos monográficos de 5º de periodismo en el C.U. Villanueva. Cuv3 conversa con ella tras una de sus clases de técnicas de la entrevista.

 ¿Qué pasa por la cabeza de un periodista cuando tiene la oportunidad de cubrir como enviado especial la mecha de la revolución en el mundo árabe?

Te pones en el tuétano de la profesión. Es la sensación de estar viendo la historia, participando de la historia. Y luego la responsabilidad de contarlo bien porque es difícil cuando hay un momento de mucha inestabilidad política, de revolución. Hay que acudir a la fuentes y saber que estás contando exactamente lo que tienes que contar para ofrecer al espectador todas las claves y hacerle entender qué está pasando.

¿Qué dificultades se encontraron para informar?

Encuentras las propias de una situación tan inestable. En concreto, en El Cairo había toque de queda. Luego el movimiento estaba bastante limitado. Y además, la dificultad de acceder a las fuentes oficiales. Quienes están en la revolución están encantados de contarte pero a veces de la otra parte no tienes más de lo que te quieren contar. Tratar de contar eso con el rigor que exige TVE es la dificultad añadida. Pero es nuestro oficio de periodistas, para eso estamos allí.

En un país radicalmente levantado contra Mubarak, ¿cómo se consiguen las fuentes?, ¿cómo consiguieron entrevistar a Amr Moussa?

Gestionándola mucho antes. Desde que supimos que nos íbamos empezamos a gestionar esa entrevista desde Madrid, antes de volar. Una vez llegados a Egipto, insistiendo mucho. Este oficio tiene mucho de constancia, de no darse nunca por vencido, de insistir y pelear por una entrevista, por la imagen más exacta, por el dato más correcto.

¿Cuál es el papel de la mujer en la revuelta?

Lo que pudimos ver allí es que había mucha presencia de las mujeres en la calle. Tenían un papel activo; estaban en la logística, en la organización… incluso siendo portavoces de muchas de sus reivindicaciones. Las mujeres que tienen allí experiencia en la lucha por la igualdad cuentan que están participando de la revuelta pero que de momento no están ocupando los puestos de responsabilidad y que esa es su batalla ahora. Una batalla que nos suena mucho a las mujeres de otros ámbitos.

¿Cómo consigue uno alejarse de la noticia cuando se está en el epicentro de las revueltas?

Es un ejercicio profesional que hay que hacer constantemente porque cuando llegas a zonas tan calientes y donde todo está ocurriendo de una manera muy viva, muy rápida, muy voraz tú tienes que poner la distancia suficiente para saber que tienes que contarlo. Y esto no consiste sólo en ser un notario de lo que ocurre sino que esa información tiene que tener un proceso profesional con lo que ves y con los datos que consigues por otro lado. No siempre es fácil pero ese es nuestro trabajo.

Informaciones relacionadas

Top