Viaje a Vanity Fair

telescopic featured

Gloria Swanson 100 retratos  y dos épocas. La revista Vanity Fair  ha querido hacer un “flas” de sus 100 años de historia con la recopilación de sus mejores fotografías. Un anhelo que comparte con Ivorypress Art+Books Space para unir la excelencia, la calidad, pero de alguna forma también el riesgo, la provocación y la voluntad de hacer del arte y la cultura popular una aventura común.

El billete de embarque con destino “ Vanity Fair 100 Years: Masters of Photograpy” incluye un periplo por los maestros de la fotografía tales como Man Ray, Bruce Weber, Edward Steichen o Cecil Beaton. Una marcha dividida en dos épocas y que podrá realizarse hasta el 8 de enero de 2011.

El objetivo de Anne Leibovitz, fotógrafa estrella de la revista, o el de Edward Steichen dieron luz a imágenes que nacieron para las páginas de Vanity Fair y que han dotado a un centenar de ellas el hecho de ser una obra de arte. Igual de modernas, sensuales, irónicas que a principio de siglo cuando el editor Condé Mostrose Nast creó la revista, las fotografías han creado por sí mismas una seña de identidad en las portadas más representativas de las ediciones.

Personajes como Gary Cooper, Marlene Dietrich pueden cruzarse en este recorrido por la evolución de la fotografía que se bifurca en dos caminos: desde 1913 hasta 1936 con el cierre de la revista y la reapertura, en marzo de 1983 hasta la actualidad.

La imagen del actor George Clooney rodeado de mujeres en una piscina, o el retrato de Gloria Swanson con un velo de encaje cubriéndole la cara son dos claros iconos y referentes en la fotografía de la moda y del espectáculo.

Para Debra Smith, guía de esta andanza,  no ha tenido que ser fácil bucear por los archivos de Vanity Fair. Ahondar en 100 años de historia conlleva a hacer una selección de toda clase de personajes y parajes que recogen el reflejo de un mundo de actualidad cultural, política, económica, deportiva y social.  

Lourdes Garzón directora de “Vanity Fair España” apunta que el recorrido merece la pena ya que los 100 retratos originales se diferencian del resto porque ni el fotógrafo ni el personaje se conformaron con lo evidente”

La entrada cuenta además con uno de los grandes privilegios, el disfrute de escenas que por primera vez serán vistas por ojos europeos. Entre ellas la fotografía que Helmut Newton hizo a la actriz Sigourney Weaver en 1995 o el retrato del actor James Cagney captado por Imogen Cunningham en 1932.   

Sin duda un viaje que nos invita a grabar en nuestra memoria la perfección que un maestro atrapó con su objetivo.

Authors

Informaciones relacionadas

Top